Qué ver en Sant Feliu de Guíxols

Gracias a que me gusta caminar he podido conocer muchos pueblos de la Costa Brava viajando por sus Caminos de Ronda. Por ello, hoy te quiero contar qué ver en Sant Feliu de Guíxols, una de las localidades menos conocidas de la zona.

Qué ver en Sant Feliu de Guíxols
Te cuento qué ver en Sant Feliu de Guíxols, una de las localidades de la Costa Brava

Cómo llegar a Sant Feliu de Guíxols

Situada en la Costa Brava, Sant Feliu de Guíxols es una localidad de la comarca del Baix Empordà, en la provincia de Girona. Se encuentra entre Tossa de Mar y Playa de Aro, dos destinos muy turísticos del litoral catalán a los que está unida, entre otras cosas, por la ruta de senderismo GR-92 que recorre toda la costa mediterránea.

Así fue cómo yo llegué, haciendo una ruta de senderismo de varios días que comenzó en Aiguablava y terminó en Sant Feliu de Guíxols. Ahora bien, si no te gusta caminar, no te preocupes, pues está conectada por carretera con otros pueblos de la costa y con Girona y Barcelona, hasta donde puedes llegar en avión o en tren desde otras ciudades españolas y europeas.

La ciudad de Girona es la más próxima, pues se encuentra a unos 30 kilómetros de la localidad. Si viajas en coche (o piensas alquilar uno para recorrer la zona) basta con seguir la carretera C-65. En caso de moverte en transporte público, la empresa Teisa tiene una línea que conecta ambos lugares con muchas frecuencias diarias.

Para llegar desde Barcelona puedes tomar la autopista AP-7 (con peajes) si viajas en coche. También hay un autobús de Sarfa que sale desde la estación de autobuses (estación Nord) o el aeropuerto de El Prat.

Para conocer cómo llegar a estas ciudades, no te pierdas los posts sobre viajar sola a Girona y viajar sola a Barcelona.

Qué ver en Sant Feliu de Guíxols, Camino de Ronda
Podrás llegar a Sant Feliu de Guíxols a través de su Camino de Ronda, con paisajes como éste

Qué ver en Sant Feliu de Guíxols

Aunque no sea tan conocida como otras localidades de la Costa Brava (Lloret de Mar, Tossa de Mar, Playa de Aro, etc.), no significa que no haya nada que ver en Sant Feliu de Guíxols. ¡Al contrario! Seguro que te sorprenden mucho su entorno natural y algunos monumentos.

Playas de Sant Feliu de Guíxols

Estando en la Costa Brava, me parece oportuno comenzar hablándote de sus playas. Sant Feliu de Guíxols se ubica en una zona con muchos entrantes de acantilados que forman rincones muy bonitos, y en algunos de ellos hay calas rocosas en las que darte un baño. Ahora bien, si prefieres la arena, tienes dos opciones.

Una de ellas es la playa de Sant Feliu, que es la que se encuentra junto al centro del pueblo. Se trata de una playa larga, resguardada del oleaje por la propia orografía del terreno y por el espigón del puerto deportivo. En ella se pueden hacer diferentes deportes náuticos, así que si te apetece realizar un poco de ejercicio, puedes reservar alguna actividad, como kayak o paddle surf.

La otra gran playa de arena de Sant Feliu de Guíxols es la playa de Sant Pol, compartida con S’Agaró. También se encuentra metida en una bahía, por lo que sus aguas son tranquilas para el baño. Junto a la playa se conserva un pequeño ecosistema desaparecido ya en otros lugares de la Costa Brava: las dunas litorales. También te recomiendo fijarte en el edificio modernista de la Torre de les Punxes y en las casetas de colores que sirven como vestuario a los bañistas.

Qué ver en Sant Feliu de Guíxols, playa Sant Pol
La playa de Sant Pol tiene varios atractivos

Camino de Ronda a S’Agaró

Hasta la playa de Sant Pol puedes llegar caminando por el Camino de Ronda. Los Caminos de Ronda eran antiguas vías de comunicación y vigilancia que hoy en día se han convertido en agradables paseos junto al mar. La ruta de senderismo GR-92 los recorre por toda la Costa Brava, así que puedes realizar un tramo entre ambas localidades si te apetece caminar. En este tramo recorrerás muchas de las pequeñas calas rocosas de la costa de Sant Feliu, con rincones muy bonitos donde las olas se estrellan contra los acantilados.

Para saber más, te recomiendo leer mi post sobre los Caminos de Ronda.

Centro de Sant Feliu de Guíxols

Volviendo a Sant Feliu de Guíxols, no puedes dejar de darte una vuelta por el centro del pueblo. Muchas de sus calles son peatonales y están llenas de tiendecitas y restaurantes, y en La Rambla y el Paseo del Mar encontrarás muchas terrazas.

En este último lugar también se pone un mercadillo los domingos por la mañana que se extiende a algunas calles aledañas y a la plaza del Mercado, donde se encuentra el mercado municipal. Además, podrás encontrar algunos edificios llamativos, como la Casa Patxot, de estilo modernista, y el Casino La Constancia, de estilo neomudéjar, ambos declarados Bien de Interés.

Qué ver en Sant Feliu de Guíxols, casino
El Casino La Constancia es uno de los edificios más llamativos de Sant Feliu

Monasterio de Sant Feliu de Guíxols

Además de los edificios mencionados, hay otro lugar que ver en Sant Feliu de Guíxols que merece una mención aparte. Se trata del Monasterio, su mayor tesoro patrimonial, declarado Bien de Interés Nacional. Fue construido en el siglo X por la orden benedictina y en torno a él surgió la localidad.

Se trata de un monasterio de aspecto fortificado, con dos altas torres construidas sobre bases de edificaciones romanas. Destacan el arco de Sant Benet, que daría entrada al recinto, y la bonita Porta Ferrada, del siglo X, que se cree que sería la fachada de un edificio desaparecido.

En el recinto del monasterio existen dos lugares de interés más. Uno de ellos es el Museo de Historia de la localidad, que repasa el nacimiento de Sant Feliu alrededor del monasterio y permite acceder a las torres y otras dependencias del conjunto patrimonial. El otro es el Espacio Carmen Thyssen, donde se expone parte de la colección de arte de la baronesa y se llevan a cabo actividades culturales.

Qué ver en Sant Feliu de Guíxols, monasterio
La Porta Ferrada y una de las torres del monasterio de Sant Feliu de Guíxols

Ermita de Sant Elm

Un último lugar que no te puedes perder en Sant Feliu de Guíxols es la ermita de Sant Elm. Se ubica en lo alto del promontorio del mismo nombre, al que te recomiendo mucho subir. La ermita normalmente no está abierta, pero sí podrás acceder a uno de los mejores miradores de la Costa Brava. Desde allí se divisa gran parte del litoral, desde Palamós en el norte hasta Tossa de Mar en el sur.

Viajar sola a la Costa Brava, Sant Feliu de Guixols
Vista de la Costa Brava desde el mirador de Sant Elm

Qué ver en los alrededores de Sant Feliu de Guíxols

Toda la Costa Brava es una maravilla paisajística, así que te recomiendo mucho visitar también otras localidades cercanas para disfrutar de sus Caminos de Ronda, sus playas y calas y sus monumentos. 

Tossa de Mar

Uno de los pueblos más bonitos de la zona es Tossa de Mar. Con sus antiguas murallas aún en pie, es el único recinto amurallado del litoral de Girona. Desde la playa se tiene una vista increíble de la zona fortificada, pero lo mejor es adentrarse en ella para caminar por sus calles empedradas. Descubrirás varios rincones muy bonitos y podrás hacerte una foto con Ava Gardner, la actriz estadounidense que se enamoró de la localidad cuando llegó a rodar una película en los años 50.

Te cuento qué ver en Tossa de Mar en otro post.

Qué ver en Tossa de Mar, estatua de Ava Gardner
Ava Gardner te espera en Tossa de Mar

Lloret de Mar

No muy lejos de Tossa te toparás con Lloret de Mar. Conocido por ser un destino de sol y playa, entre sus calles esconde una gran herencia indiana, legada por aquellos que emigraron a América y volvieron con una gran fortuna a finales del siglo XIX y comienzos del XX. La iglesia de Sant Romá o Can Font son algunos ejemplos de esa época de esplendor. También tiene bonitas playas y calas, bonitos jardines y, cómo no, Caminos de Ronda para pasear junto al mar.

Para saber qué ver en Lloret de Mar no te pierdas el post dedicado a esta localidad.

Qué ver en Lloret de Mar, iglesia de Sant Roma
La iglesia de Sant Romá, una de las joyas modernistas de Lloret de Mar

Blanes

Un poquito más hacia el sur llegarás hasta Blanes. Siguiendo sus Caminos de Ronda te encontrarás con bonitas calas, sin olvidar las ruinas de su castillo de Sant Joan en lo alto de una colina. A sus pies, dos jardines muy curiosos, el de Marimurtra y el de la Pinya de Rosa, así como el centro del pueblo y sus grandes playas. Allí, en una roca que divide la bahía, comienza la Costa Brava.

Para más información, te invito a leer el post donde te cuento qué ver en Blanes.

Viajar sola a la Costa Brava, Blanes
Mirando a Blanes desde las ruinas del Castillo de Sant Joan

Playa de Aro

Si viajas desde Sant Feliu de Guíxols hacia el norte llegarás hasta Playa de Aro. Es otra localidad conocida por ser un destino de sol y playa y no me extraña, porque allí encontrarás una gran playa y varias calas muy bonitas. Eso sí, te aconsejo ir fuera de temporada para disfrutarlas más tranquilamente. Además, podrás visitar unas antiguas ruinas romanas.

Te hablaré de Playa de Aro en detalle más adelante.

Sant Antoni de Calonge

Junto a Playa de Aro se sitúa Sant Antoni de Calonge, otro destino algo menos conocido, pero que también cuenta con muchas playas. Además de las playas situadas junto al núcleo de población, siguiendo los Caminos de Ronda existen muchas calas, algunas de las más bonitas de la zona, como Cap Roig. Además, encontrarás algunas antiguas torres defensivas, como la Torre Valentina. 

Te hablaré de Sant Antoni de Calonge más adelante.

Caminos de Ronda de Girona, Sant Antoni de Calonge
Vista de las playas de Sant Antoni de Calonge

Palamós

Por último, pegado a Sant Antoni de Calonge se encuentra Palamós. Sus playas quizá no sean tan conocidas como las de los pueblos vecinos, pero en su término municipal cuenta con algunos rincones de increíble belleza. No tienes más que seguir el Camino de Ronda hacia el norte para encontrarte con la playa de La Fosca, con las ruinas del castillo de Sant Esteve, y la playa de Castell, con las ruinas de un poblado íbero. 

Te invito a leer mi post sobre qué ver en Palamós.

Caminos de Ronda de Girona, playa de La Fosca
Entre las playas que más me gustaron de Palamós está La Fosca

Dónde dormir en Sant Feliu de Guíxols

Para disfrutar con calma del pueblo, sus playas y su entorno natural, te recomiendo quedarte unos días, en los que puedes recorrer también otros pueblos cercanos. No puedo recomendarte ningún hotel en concreto porque yo visité Sant Feliu al final de mi ruta de senderismo y desde allí volví a Barcelona, pero como se sitúa en la Costa Brava, tienes muchas opciones de alojamiento para poder encontrar lo que mejor se ajuste a tu estilo de viaje.

Espero que tras leer este post tengas más claro qué ver en Sant Feliu de Guíxols y te hayan entrado ganas de hacer una escapadita para conocerlo. Es un pueblo que sorprende, sobre todo si te gustan la cultura y los paisajes marítimos bonitos. ¡Así es la Costa Brava!

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Prepárate para viajar sola a España

Transportes
Compara los precios de los vuelos a España con Skyscanner
Alquila un coche para moverte por España con Autoeurope
Viaja por España en autobús con Flixbus

Alojamiento
Reserva tu alojamiento en España a través de Booking

Actividades
Reserva tus tours en España con Civitatis, Get your Guide o GuruWalk

Seguro de viajes
Contrata tu seguro de viaje a España con Mondo y llévate un 5% de descuento

Equipamiento
Compra tu equipamiento viajero en Amazon

Código ético: en este post existen algunos enlaces de afiliado, lo que significa que, si haces una reserva o contratas un producto o servicio a través de estos links (Booking, Civitatis, Amazon, Skyscanner, Mondo…), me llevo una pequeña comisión. En ningún caso pagarás de más y yo podré seguir manteniendo esta comunidad. Si te lo recomiendo es porque lo he probado, lo utilizo habitualmente y creo que puede serte útil para planificar tu viaje en solitario.

Deja un comentario