• Tiempo de lectura:17 minuto(s) de lectura

¿Estás pensando en hacer el Camino de Santiago sola pero no terminas de atreverte? En este post quiero sacarte de dudas y contarte todo lo que necesitas saber para perder los miedos y que te lances a vivir esta aventura única que es el Camino. ¿Preparada?

Camino de Santiago sola
En este post intentaré motivarte para hacer el Camino de Santiago sola. ¡Es toda una experiencia!

Sobre el Camino de Santiago

Puede que lleves mucho tiempo queriendo probar la experiencia del Camino o que apenas conozcas sobre él, así que lo primero de todo quiero contarte brevemente qué es el Camino de Santiago.

Se trata de una de las rutas de peregrinación más importantes del mundo, y es que desde que en la Edad Media se hallasen los restos del apóstol Santiago el Mayor en Galicia, han sido millones de personas las que han recorrido a pie cientos de kilómetros para visitar su tumba. Si bien su origen es religioso, cada vez hay más gente que realiza la peregrinación por motivos culturales, y es que más allá de ser un viaje místico es una experiencia preciosa por los paisajes y pueblos visitados y la convivencia con otros peregrinos de todos los rincones del mundo

No hay un único Camino de Santiago, sino que hay muchísimos que recorren toda la Península Ibérica e incluso toda Europa. Se suele asociar al Camino Francés, que es el que más peregrinos recibe, el más famoso y el más preparado en cuanto a servicios, pero lo cierto es que hay muchas rutas para elegir. Así, si te gusta la experiencia, puedes repetir realizando otro Camino diferente. 

Camino de Santiago sola - San Sebastián
Elegí hacer el Camino del Norte desde San Sebastián

Mis Caminos de Santiago en solitario

Mi primera idea era realizar precisamente el Camino Francés en otoño, pero con la constante amenaza de confinamiento por el COVID-19 decidí adelantarlo al verano. Lo malo de esta decisión es que en verano hace mucho calor para realizar el Camino Francés, sobre todo en la parte castellana, por lo que finalmente me decanté por hacer otro Camino: el Camino del Norte. 

Camino del Norte

El Camino del Norte es uno de los Caminos de Santiago más bonitos, ya que recorre toda la costa cantábrica pegado al mar y la montaña. Es un camino algo duro porque hay muchas subidas y bajadas, además de tener mucho asfalto, pero es cierto que es precioso. En la ruta puedes conocer tanto grandes ciudades como aldeas perdidas en mitad de la nada, bañarte en la playa y disfrutar de las vistas desde los montes.

Aunque el Camino del Norte empieza en Irún (e incluso hay muchos que indican que el inicio está en Bayona), yo lo comencé en San Sebastián por una cuestión logística (transporte y alojamiento). Desde allí hasta Santiago de Compostela se recorren 798 kilómetros, que completé en 32 etapas.  

Puedes leer el resumen de mi aventura etapa a etapa en el post dedicado al Camino del Norte.

Camino de Finisterre

Una vez terminé el Camino del Norte decidí seguir hasta Finisterre, el Fin del Mundo hasta el descubrimiento de América. Esta ruta son otros 90 kilómetros más que se pueden dividir en 3 o 4 días y que se puede complementar también con Muxía e incluso volver de nuevo a Santiago de Compostela haciendo un camino circular. 

Yo completé solamente el trayecto de ida entre Santiago de Compostela y Finisterre. Lo hice en 3 días que fueron algo duros por el gran kilometraje y el calor. Cuando llegué al Faro del Fin del Mundo sentí que ya había completado mi Camino por esta vez, que ya había hecho todo lo que tenía que hacer, así que decidí que era hora de volver a casa, pero me queda pendiente hacer la variante de Muxía en un futuro.

Te invito a leer también el post sobre el Camino de Finisterre para tener más información y a conocer las tradiciones que hacer en Finisterre.

Camino de Santiago sola, Fisterra
Después de 888 kilómetros… ¡llegué a Finisterre!

¿Es peligroso hacer el Camino de Santiago sola?

Siendo mujer es probable que una de las cuestiones que más te frene a la hora de decidirte a hacer el Camino de Santiago sola sea la seguridad. Pues bien, es un viaje bastante seguro, y en gran parte es por el buen espíritu que reina entre peregrinos. El Camino no es un viaje cualquiera, sino que tiene grandes dosis de reflexión, solidaridad y compañerismo, por lo que el comportamiento de la mayoría de la gente es honesto en todos los sentidos.

Ahora bien, eso no quiere decir que no pase absolutamente nada malo. Pueden darse robos en los albergues, puedes tener algún percance en mitad del campo, perderte, hay muchos tramos de carretera que pueden resultar peligrosos por la falta de arcén, otros en que se pasa por barrios un poco feos y con sensación de inseguridad… Por tanto, lo mejor es tener sentido común y tomar algunas precauciones básicas de seguridad.

Si te preocupa la situación actual, he preparado un post con información sobre el coronavirus y el Camino de Santiago.

Consejos de seguridad

Para evitar contratiempos, aquí te pongo algunos ejemplos de medidas de seguridad que puedes tomar mientras realizas el Camino: 

  • No lleves cosas de mucho valor y guarda bien tu dinero y tu móvil cuando vayas a dormir si no tienes confianza con las personas con las que compartes habitación. A veces hay taquillas así que puedes utilizarlas, o guardar las cosas en tu mochila y cerrarla con candado.
  • Sigue siempre las señales amarillas y los mojones oficiales del Camino. En caso de no ver ningún mojón durante un rato, para y revisa si estás siguiendo la ruta correcta. Existe una app que se llama CaminoTool que te puede ayudar a encontrarte si te pierdes, ya que tiene marcada la ruta de todos los Caminos de Santiago. En alguna ocasión que miré no coincidía exacto, pero en general me sirvió mucho para saber si estaba caminando en la buena dirección. 
  • Cuando tengas que caminar por carretera, intenta ir por la izquierda (así verás venir a los coches de frente y ellos te verán a ti) o por el arcén más ancho. En cualquier caso, intenta ser visible, ya sea vistiendo colores llamativos o llevando una luz si no hay mucha visibilidad.
  • Sal a caminar siempre con la batería del móvil llena y lleva una batería externa por si acaso. Tener el móvil operativo te permitirá revisar internet si te pierdes y llamar de emergencia si tienes algún contratiempo. Recuerda que el teléfono de emergencias en España es el 112. 
  • Comparte tu ruta previamente con tu familia y amigos cercanos, diciendo desde dónde sales y dónde planeas dormir, y avisa cuando llegues para que todos sepan que estás bien. Así, de pasarte algo por el camino, sabrán dónde buscarte.

Si vienes a hacer el Camino de Santiago sola desde el extranjero puede que te interese contratar un seguro de viaje que te cubra frente a enfermedades, accidentes, problemas logísticos e incluso el coronavirus. 

Camino de Santiago sola, mojón
Aunque los mojones son diferentes en cada comunidad autónoma, el Camino siempre están indicado con uno de ellos y con flechas amarillas

Cómo preparar el Camino de Santiago

Cada Camino de Santiago y cada peregrino es un mundo, así que es difícil establecer una regla única que valga para todo el mundo a la hora de preparar el viaje. Hay quien va por 5 días o una semana y quien pasa en el Camino más de un mes, y hay quien lo hace en verano y quien prefiere épocas más frías. Por tanto, ni la preparación física ni las cosas a llevar en la mochila pueden ser iguales para uno y otro caso.

Yo tomé la decisión de hacer el Camino de una manera un poco precipitada, ya que decidí adelantar las fechas, así que no tuve tiempo de preparar mucho. A lo que dediqué más tiempo fue a ver qué llevaban otras personas en la mochila y a buscar albergues abiertos en las etapas de País Vasco, pues era lo más inmediato.  

Estudiar las etapas

Una vez que has decidido qué Camino de Santiago vas a hacer en solitario, toca ponerse manos a la obra para ver cuántas etapas tiene, qué lugares te interesa más conocer, cuántos kilómetros hay que caminar, qué opciones de alojamiento hay, etc. Por ejemplo, si hay algún pueblo que te gustaría conocer bien, planea una etapa cortita para llegar a él y así tener la tarde para visitarlo, o si ves que hay una etapa muy larga, mira si hay opción de partirla en dos para no pegarte una paliza si no estás muy acostumbrada a caminar. 

La gente que va por pocos días suele llevar toda la ruta bien planificada y los albergues reservados, pero en mi caso, como hacía un Camino de 798 kilómetros, preferí ir viendo primero cómo iba respondiendo el cuerpo. Como te decía, no miré mucho más allá de la primera semana, ya que mi mayor preocupación era encontrar albergues abiertos en País Vasco. Algunos los dejé reservados y otros los fui reservando el día de antes. Desde Cantabria y en adelante, comencé a reservar el día anterior o incluso el mismo día. 

Camino de Santiago sola, Playa del Silencio
Cuando planees las etapas, mira por dónde vas a pasar para no perderte joyas como ésta. Playa del Silencio, Asturias.

Preparar la mochila

También es importante la mochila, que puede ser un auténtico quebradero de cabeza porque es difícil meter todo lo que te quieres llevar en ella. Yo me decanté por una mochila del Decathlon de 30 litros y me fue bastante bien con ella. Todo lo que me llevé lo utilicé e incluso finalmente tuve que comprar alguna que otra cosa que me hizo falta. 

Te cuento todo lo que me llevé en el post “Qué llevar en la mochila para el Camino de Santiago“.

Dicen que el peso ideal de la mochila es un 10% de tu peso corporal, pero en mi opinión es mejor llevar todo lo que realmente vas a necesitar (por ejemplo, a mi llevar un segundo par de zapatillas me hubiera salvado los pies la primera semana). Es cierto que lo mejor es ir ligera, pero si la intuición te dice que te lleves algo que va a contracorriente (esto es, lo que te dice la gente que tienes que llevar y lo que no), hazle caso a ella.

Lo más importante bajo mi punto de vista es el saber colocar las cosas dentro de la mochila. Lo más pesado debe ir abajo y pegado a la espalda para repartir el peso por la cintura y piernas y que así no te tire de la espalda. Con una buena colocación, no te enterarás de que llevas la mochila puesta. Palabrita. 

Mochila para el Camino de Santiago, 30 litros
La mochila de 30 litros ya preparada

Preparación física

Por último, hay quien se prepara físicamente durante semanas y meses para hacer el Camino. De hecho, si lees otras webs con información sobre el Camino de Santiago verás que te recomiendan comenzar a prepararte físicamente mucho antes de comenzar tu aventura.

Lo cierto es que el Camino puede ser duro, sobre todo si haces una ruta con desnivel (Norte o Primitivo, por poner ejemplos) y durante muchos días seguidos, pero también te digo que no hace falta ser Super Woman para poder completar un Camino de Santiago

A mi me gusta mucho caminar y de vez en cuando hago rutas de senderismo de un día, algo tipo excursión, pero desde finales del año pasado llevaba un modo de vida muy sedentario. Con el confinamiento decidí comenzar a hacer más ejercicio, realizando una o dos horas de cardio al día en casa, y aún así engordé. Así que cuando comencé el Camino a principios de agosto tenía algunos kilos de más y no estaba acostumbrada a andar 4 o 5 horas día tras días, ni mucho menos.

La primera semana me pareció dura, y es que en las etapas de País Vasco hay muchas cuestas. Si a eso le sumamos el caminar con una mochila de unos 7 kilos a la que no estaba acostumbrada, el resultado fue que muchos tramos se me hicieron eternos. Ahora bien, el Camino no es una carrera, así que lo mejor cuando esto ocurre es tomárselo con calma y hacer descansos para que ni la espalda ni las piernas y pies sufran más de la cuenta.

Si tienes pensado hacer el Camino en un futuro, puedes comenzar a acostumbrarte a andar y de vez en cuando llevar una mochila con algo de peso para que el cuerpo se vaya haciendo a la rutina. Si no, no te preocupes demasiado y tómatelo con calma. Puedes hacer etapas cortas y tomar descansos cada poco rato para que no se te haga muy duro. 

Cómo es el día a día en el Camino de Santiago

¿Y cómo es un día a día al hacer el Camino de Santiago sola? Esto dependerá mucho del Camino que escojas, la gente con la que te vayas encontrando y tu forma de planificar, pero, a grandes rasgos, los días en ruta consisten en vivir el momento y pensar en lo que te espera al día siguiente. 

Caminata

Los días en el Camino suelen comenzar muy pronto, levantándote a las 6 o 7 de la mañana para no salir muy tarde y así poder evitar el calor de las horas centrales del día. Habrá días en que hagas la etapa sola, otros en que te vayas cruzando con otros peregrinos algunos ratos y otros en los que vayas acompañada todo el tiempo.

Durante la ruta tendrás tiempo de disfrutar de los paisajes, reflexionar, visitar algún pueblito y hacer pausas para tomar algo y descansar. Suele haber bares, aunque hay etapas más solitarias donde tendrás que llevarte algo para comer. Esto lo puedes prever el día anterior. 

Descanso y colada

Cuando llegues al albergue es hora de descansar. Quizá llegues antes de comer y tengas tiempo de almorzar y echarte la siesta, aunque si haces una etapa larga puede que llegues más tarde y no tengas tanto tiempo de descansar. Ten en cuenta que cuanto más tarde llegues al albergue, menos tiempo tendrá tu cuerpo de recuperarse para el día siguiente y menos tiempo tendrás tú de hacer cosas básicas como la colada. 

Este punto es importante, y es que al no llevar demasiado equipaje, se hace imprescindible lavar la ropa cada día. Para ello, puedes llevarte una pastilla de jabón para lavar a mano, aunque en muchos albergues hay lavadora y puedes juntarte con otros peregrinos para poner una tanda y así no pagar el lavado completo tú sola. Si hay sol, aprovéchalo para tender; si no, puedes utilizar la secadora si tienen y, si no, poner al día siguiente tu ropa colgada en la mochila con imperdibles para que se vaya secando por el camino. 

Camino de Santiago sola, lavadora
En las ciudades y pueblos más grandes suele haber lavanderías con máquinas (por si no hubiese en el albergue)

Cena

A la hora de cenar hay algunos albergues (sobre todo los de donativo) que hacen cenas comunales. Esto está genial para conocer a otros peregrinos. Si no, suele haber cocinas, por lo que puedes comprarte algo en el supermercado y cocinar, o incluso muchos tienen su propio bar. Con el COVID-19 muchos albergues tienen la cocina cerrada, así que no queda otra que salir a cenar fuera.

En muchos albergues, sobre todo de Galicia, y también en algunos bares suele haber menú del peregrino. Se trata de un menú contundente, en el que elegir un primero, un segundo y postre, con pan y bebida incluidos por unos 10 euros. 

Preparar el día siguiente

Por último, antes de irte a dormir es importante tener claro dónde vas a ir al día siguiente y cómo será la etapa. En Gronze, una página sobre el Camino de Santiago muy completa, puedes ver el perfil de cada etapa para saber si habrá subidas fuertes, si pasarás por pueblos, si es todo campo o si hay bares en la ruta. 

De este modo, si al día siguiente toca una etapa por monte y no hay nada desde que sales hasta que llegas al próximo albergue, puedes ir al supermercado a comprar algo para tomar a mitad de etapa o pedir en el bar del albergue o pueblo que te preparen un bocadillo. 

Sola o acompañada

Puede que vayas a comenzar el Camino de Santiago sola, pero seguro que habrá muchos momentos en los que estés acompañada. Y es que ¡viajando sola nunca estás sola! 

Haciendo el Camino vas a cruzarte con muchos otros peregrinos desde el primer día, ya sea en la ruta o en los albergues. A algunos solo les verás una vez, pero otros se convertirán en amigos e incluso podrás tener un grupito o varios a lo largo de tu viaje. 

Es decisión tuya si haces las etapas sola o acompañada, pero ten en cuenta que el Camino es una experiencia única y que deberías tener tiempo para todo. Por una parte, para ti misma, para reflexionar sobre cuestiones que te preocupen, para conocerte mejor a ti misma y para observar cuáles son tus límites. Por otra, para conocer a los demás, pues es también muy interesante saber más sobre la vida de los otros peregrinos y sus motivaciones para hacer el Camino. Te aportarán nuevos puntos de vista.

Camino de Santiago sola, amigos
Aunque hagas el Camino de Santiago sola, encontrarás amigos allá por donde vayas

Pese al COVID-19, yo me crucé con peregrinos desde el primer momento y tuve varios grupitos durante el viaje. Me llevé del Camino buenos amigos, viví momentos muy divertidos y tuve conversaciones muy profundas, y todo ello ha hecho que haya sido un gran viaje y que lo vaya a recordar siempre con mucho cariño. 

Espero que este post te anime a hacer el Camino de Santiago sola. Elijas la ruta que elijas y vayas los días que vayas será una gran experiencia y estoy segura de que te enganchará. ¡Yo ya estoy pensando qué ruta hago el próximo año!

¿Aún tienes dudas? No te pierdas el vídeo con las preguntas más frecuentes del Camino de Santiago.

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.


Prepárate para hacer el Camino de Santiago

Transportes
Compara los precios de los vuelos a España con Skyscanner
Muévete por España en tren con Oui SNCF

Alojamiento
Reserva tu alojamiento en el Camino de Santiago a través de Booking

Actividades
Reserva tus tours en España con Civitatis

Seguro de viajes
Contrata tu seguro de viaje a España con Mondo y llévate un 5% de descuento

Artículos
Compra todo lo que necesites para hacer el Camino de Santiago en Amazon


Código ético: en este post existen algunos enlaces de afiliado, lo que significa que, si haces una reserva o contratas un producto o servicio a través de estos links, me llevo una pequeña comisión. En ningún caso pagarás de más y yo podré seguir manteniendo esta comunidad. Si te lo recomiendo es porque lo he probado, lo utilizo habitualmente y creo que puede serte útil para planificar tu viaje en solitario.

Deja una respuesta