Si vas a viajar sola a Bolivia, te recomendamos que pases por la que es una de sus capitales. No sabemos si la amarás o la odiarás; lo que sí sabemos es que no te dejará indiferente. Te contamos qué tener en cuenta al viajar sola a La Paz.

Viajar sola a La Paz
Hoy te contamos qué tener en cuenta al viajar sola a La Paz

Sobre La Paz

Aunque de primeras podemos pensar que La Paz es su capital, no es así al 100%. Aquí están los poderes legislativo y ejecutivo, pero el judicial está en Sucre, capital histórica del país (allí se declaró la Independencia). Es, por tanto, una capitalidad compartida.

La Paz no llega al millón de habitantes, aunque por las fotos tengamos la sensación de que es una ciudad enorme. Esto es, por una parte, porque la ciudad se encuentra encajonada en un valle y sube por las laderas de las montañas y, por otra, porque la vecina ciudad de El Alto está unida a ella.

Precisamente desde El Alto es desde donde se tienen las mejores vistas de La Paz, estando a 4.000 metros sobre el nivel del mar (más alto incluso que La Paz). La altura es, sin duda, una de las características de la ciudad y hay que tenerlo muy presente al recorrerla.


Consejos para viajar sola a La Paz

Altitud, tráfico, seguridad… ¿qué hay que tener en cuenta al viajar sola a La Paz?

Mal de altura

El mal de altura, soroche o apunamiento es la falta de oxígeno en nuestro cuerpo debido a la altitud y es muy común sufrirlo en Bolivia. Gran parte del país se sitúa a gran altitud y La Paz está situada a más de 3.500 metros sobre el nivel del mar (y El Alto, a 4.000). Es muy probable que lo notes si no estás acostumbrada y sobre todo si llegas hasta aquí de manera rápida desde altitudes muy inferiores (por ejemplo, pasar de estar un día en la costa y el siguiente en La Paz).

Algunos síntomas son mareos, vómitos, dolores de cabeza o agotamiento, así que si te notas muy cansada cuando visites la paz o no te encuentras bien, tómate el viaje con relax. Descansa mucho, toma mucha agua y hazte con unas hojas de coca (para mascarlas o en té). Son el remedio natural que utiliza la gente local andina desde siempre y lo encontrarás por todas partes.

Tráfico y contaminación

Que no te engañe el nombre de La Paz; la ciudad es más bien un caos. Hay muchísimo tráfico y, derivado de ello, muchísimo ruido y muchísima contaminación. Además, es como si el caos circulatorio se trasladase también a las aceras. Caminar por ellas es casi misión imposible, porque suelen ser el escaparate de las tiendas y el lugar donde las cholitas despliegan todo lo que llevan en la manta para vender. Por el caos de tráfico y la invasión de las aceras, tiene un cierto aire a ciudades asiáticas como Hanoi.

Si te da el mal de altura, esto puede llegarte a agobiar mucho. La falta de oxígeno y el tener que esquivar gente y coches todo el tiempo puede que te agote física y mentalmente. No está de más llevar una mascarilla. Probablemente todo el mundo te mirará raro, pero puede ayudarte a respirar mejor (más limpio) y no cansarte tanto.

Viajar sola a La Paz, tráfico
Una de las avenidas del centro de La Paz

Temperaturas frescas

No esperes 30 grados en La Paz. Al situarse a tanta altitud, las temperaturas son frescas y, al caer la noche, hace frío, ya sea invierno o verano. Además, en los alrededores hay nevados de más de 6.000 metros de altura, por lo que eso siempre hace que las temperaturas se mantengan frescas. Durante el verano se rondan los 20 grados durante el día, pero por la noche no esperes más de 10 (alrededor de 0 en invierno), así que no olvides llevar ropa de abrigo.

Seguridad

Al igual que en el resto del país, hay que andarse con ojo al visitar sola La Paz. En sí la ciudad no es insegura, pero siempre pueden aparecer los indeseados carteristas o los falsos agentes de policía que te revisan la documentación o el bolso (y sin que te dés cuenta, se quedan con ello). Por ello, hay que andar vigilando.

A la hora de tomar taxis, mira que sean oficiales (que diga radio taxi a poder ser) y no descuides tu bebida si sales a tomar algo. Si vas a visitar El Alto, que sea de día, ya que de noche es una zona muy insegura (y más si vas sola). En general, hay que tener sentido común. Te dejamos nuestros consejos de seguridad en viaje para que los pongas en práctica y un post para saber si es seguro viajar sola por Bolivia para mayor información.

Come en los mercados

Si quieres sumergirte en la cultura boliviana, nada mejor que darte una vuelta por los mercados e incluso comer allí. En ellos, además de las tiendas de frutas, carne, ropa, etc. que puedes encontrar en cualquier otro mercado, hay decenas de «mini restaurantes» en los que las cholitas preparan menús muy completos por apenas 10 o 15 bolivianos.

Estos menús suelen constar de una sopa de fideos como entrante y de un plato principal que puede ser algo típico, carne o papas cocinadas según recetas locales. Se acompañan también con una bebida.


Qué ver y hacer en La Paz

Ahora que sabes qué esperar de La Paz, te contamos qué lugares no te puedes perder.

Plaza Murillo

La Plaza Murillo es el corazón de la ciudad. Allí se encuentran los edificios más importantes, como la Asamblea Legislativa (que, por cierto, tiene un reloj al revés en la fachada), el Palacio de Gobierno o la Catedral.

Es una plaza bonita y muy animada, donde no faltan las cholitas paseando, los limpiabotas, muchos turistas haciendo fotos y, como en toda plaza, las palomas revoloteando por allí.

Viajar sola a La Paz, Plaza Murillo
La plaza Murillo siempre está muy concurrida

Mercado de las Brujas

Por detrás de la Basílica de San Francisco (que puedes visitar también) se encuentra el Mercado de las Brujas. Más que un mercado es toda una zona que, a priori, cuenta con muchas tiendas de souvernirs. Fíjate bien, porque entre ellas hay otras más variopintas en las que se venden fetos de llama, ungüentos para atraer el dinero o el amor, remedios naturales… Por algo tiene ese nombre 😉 .

Calle Jaén

Relacionada con la brujería, o con los fantasmas mejor dicho, está la calle Jaén. Es una calle de la zona antigua de la ciudad, con casitas de tipo colonial pintadas de colores que es muy agradable para pasear… de día. Se dice que de noche se aparecen fantasmas a quienes pasean por allí.

Leyendas aparte, en esta calle hay muchos museos y locales algo más bohemios que te harán sentir que no estás en La Paz. La calle es peatonal y, no sabemos si es cosa de brujería, pero se respira tranquilidad.

Miradores

Como la ciudad de La Paz está en un valle y hay tanta cuesta, está llena de miradores. Desde algunos solo verás parte de la ciudad, pero desde otros puedes ver el imponente Illimani, que con casi 6.500 metros sobre el nivel del mar es la montaña más alta de la Cordillera Real (parte del sistema de los Andes). Uno de los más famosos es el mirador Killi Killi. Según el mapa está muy cerca de la Plaza Murillo, pero prepárate para la subida 😉 .

Viajar sola a La Paz, mirador Killi Killi
Desde el mirador Killi Killi se ve La Paz y, al fondo, el Nevado Illimani

Teleférico

Los miradores de La Paz están muy bien, pero si de verdad quieres tener toda la vista completa, debes subir a El Alto. Y para hacerlo, nada mejor que subir en el teleférico. La línea amarilla te llevará hasta allí desde el barrio de Sopocachi.

En los últimos años se han abierto varias líneas de teleférico que conectan toda la ciudad, así que puede ser una gran opción probar varias de ellas para ver La Paz desde las alturas (y olvidarte por un rato del caos).

Combate de cholitas

Las mujeres indígenas siempre estuvieron muy discriminadas, así que hace unos años decidieron saltar al ring con sus trajes para dar visibilidad a su lucha por la igualdad y ganarse el respeto de todos. Así comenzaron los combates de lucha libre de cholitas y se han convertido en una atracción turística muy famosa en La Paz. Si quieres asistir a uno de ellos, puedes contratar un tour.


Carretera de la Muerte

También muy turística es la Carretera de la Muerte. Debe su nombre a la peligrosidad de su recorrido, siendo una pista de ripio que discurre por la montaña con muchas curvas y acantilados (y sí, hubo muchos accidentes mortales). Desde hace unos años ya no hay tráfico por aquí (por suerte), pero se sigue utilizando para recorrerla en bicicleta. Puedes contratar la excursión en La Paz o hacerlo online.

Tiwanaku

Algo menos conocido es Tiwanaku, un sitio arqueológico muy cercano a La Paz donde se encuentran las ruinas de esta antigua civilización. No se ha conservado demasiado porque la piedra de los edificios fue utilizada por los conquistadores para construir iglesias, pero sí hay lugares interesantes como la Puerta del Sol o el Templo Subterráneo. Si tienes curiosidad por ver este lugar ancestral (y donde se celebra el Año Nuevo Aymara en el solsticio de invierno) puedes reservar una excursión.

Viajar sola a La Paz, Tiwanaku
Uno de los templos de la civilización Tiwanaku

Como ves, si te decides a viajar sola a La Paz vas a estar muy entretenida. Como último consejo, te diríamos que dediques al menos dos días a la ciudad, y tres o cuatro si te decides a hacer alguna de las excursiones. Puede que no parezca que haya mucho en comparación con otras ciudades o destinos, pero aquí todo va más despacio por la altitud (y los atascos).

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Detrás de #QuieroViajarSola, Estela Gómez

Código ético: en este post hay algunos enlaces de afiliado de empresas en las que confiamos para realizar nuestros viajes (vuelos, alojamiento, actividades…). Cuando hagas una reserva a través de estos links, nos llevamos una pequeña comisión. En ningún caso tú vas a pagar de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad.

Deja un comentario

Cerrar menú

¿Viajas sola?

Te presentamos La comunidad de #QuieroViajarSola, donde compartir dudas y experiencias de viaje y contactar con otras viajeras de todo el mundo.

¡Únete!