Viajar sola a Cusco, la gran capital inca

Cusco fue la gran capital del imperio inca y aún hoy se nota la influencia que tuvo tanto en aquella época como en los años de la colonia española. Es uno de los destinos más visitados de Perú y, por supuesto, es un lugar que no te puedes perder si viajas en solitario. Hoy te cuento cómo es viajar sola a Cusco, la ciudad inca por excelencia y la puerta de entrada a Machu Picchu.

Viajar sola a Cusco
Te cuento mi experiencia al viajar sola a Cusco

5% descuento Heymondo Seguros

Viajar sola a Cusco

Cusco es una de las ciudades más apasionantes del planeta y cada rincón esconde algo que descubrir. Se convirtió en el ombligo del mundo desde la leyenda de su fundación por Manco Capac y Mama Ocllo, que surgieron de las aguas del Lago Titicaca, y, desde entonces, ha sido un lugar importantísimo en cada etapa de la historia.

Hoy en día Cusco es una ciudad muy visitada, y es que, además de toda su historia y todas las ruinas incas que visitar en ella y sus alrededores, es la puerta de entrada al Valle Sagrado y Machu Picchu. Pasar por Cusco al viajar sola a Perú es imprescindible y estoy segura de que te enamorará y querrás quedarte más tiempo por allí.

Estuve alrededor de una semana en Cusco (entre visitar la ciudad, el Valle Sagrado y Machu Picchu) y siento que no fue suficiente. Cada piedra respira historia, y cada curiosidad que descubres te hace querer saber más y más de la civilización inca. Creo que Cusco es para tomársela con calma, para pasear por las calles del centro, disfrutar de la Plaza de Armas y sentirse como una exploradora entre tantos sitios arqueológicos.

De todos los destinos de Perú, Cusco es probablemente el más mochilero, y es que no hay nadie que recorra el país y no pase por allí. Encontrarás muchos hostels donde alojarte, cientos de viajeros de todos los rincones del mundo y un ambiente muy cosmopolita que, a la vez, intenta conservar sus tradiciones.

Antes de viajar a Perú y Cusco, recuerda contratar el mejor seguro de viaje para estar protegida frente a cualquier imprevisto con un descuento del 5% en Heymondo.

Viajar sola a Cusco, Plaza de Armas
La Plaza de Armas es el corazón de la ciudad y donde te encontrarás a todo el mundo
40% descuento GetYourGuide

Cómo llegar a Cusco

Cusco es uno de los destinos más visitados de Sudamérica, por lo que no tendrás problema en llegar a la ciudad, pues está bien conectada. Si no tienes tu vehículo propio, puedes hacerlo por tu cuenta en avión, autobús y tren.

Llegar a Cusco en avión

Si no dispones de mucho tiempo para viajar por Perú, lo más rápido para llegar a Cusco es el avión. Hay muchos vuelos directos entre Lima y Cusco a precios muy asequibles con VivaAir, Sky o Latam y se tarda apenas hora y media. Puedes comprobar horarios y tarifas aquí.

Quizá te interese el post sobre cómo encontrar vuelos baratos.

El aeropuerto de Cusco está en plena ciudad, así que no te será difícil trasladarte a tu alojamiento una vez aterrices en la ciudad. La opción más cómoda es la de reservar un traslado, que tiene un precio más alto que otras alternativas, pero que es asequible, pues muchas cosas en Perú son más económicas que en otros países.

También puedes tomar un taxi a la salida del aeropuerto, aunque aquí tendrás que regatear e intentar no pagar más de 15 soles. Para evitarlo, una idea es contactar con el alojamiento y que ellos te envíen alguien de confianza (no te olvides de preguntar cuánto cuesta para no llevarte sorpresas).

Por último, también tienes la opción de tomar las combis, que son los microbuses en los que se mueven los locales. Esta opción es la más barata, ya que cuesta alrededor de 1 sol, pero puede resultarte más complicado. Primero, porque no hay una ruta directa al centro, y segundo, porque siempre van hasta arriba de gente y no habrá espacio para tu equipaje.

Llegar a Cusco en autobús

Si estás haciendo un viaje largo o de mochilera por el país, entonces lo más normal será que llegues a Cusco por carretera. Existen trayectos en autobús desde otras ciudades turísticas cercanas, como Puno, Arequipa o Puerto Maldonado, que podrás hacer de día o de noche.

Cuando el trayecto dura muchas horas, lo mejor es hacerlo de noche para así ahorrarte una noche de alojamiento. Además, hay empresas que tienen buen servicio y asientos cama o semicama, que te permiten descansar un poco mejor. Cruz del Sur, Oltursa o Civa son algunas de las mejores empresas y puedes reservar el billete por internet. Por ejemplo, aquí puedes reservar tu viaje entre Puno y Cusco.

Para llegar hasta tu alojamiento, ocurre igual que desde el aeropuerto. Puedes subirte a alguna de las combis, pedir un taxi o reservar un traslado. La estación está en la ciudad, pero no en el centro, por lo que necesitarás un desplazamiento.

Llegar a Cusco en tren

Por último, otra opción es llegar a Cusco en tren. Es probablemente la más cara, aunque es más cómoda, pues te da mayor libertad de movimiento en el trayecto. Con Perú Rail puedes viajar a Cusco desde Puno y Arequipa, así que si tienes planeado visitar también esas ciudades, quizá te interese, pues no hay vuelo directo y el autobús resulta más incómodo.

En este caso, la estación sí está próxima al centro de la ciudad. Puedes ir por tanto caminando a tu alojamiento si no está muy lejos. Si no, de nuevo te conviene pedir un taxi o un traslado.

Quizá te interese leer también acerca de cómo moverse por Perú.

Viajar sola a Cusco, vista
La ciudad de Cusco vista desde uno de sus miradores

5% descuento Heymondo Seguros

Dónde dormir en Cusco

Como te decía más arriba, Cusco es una ciudad muy turística y está repleta de mochileros. Es por ello que hay muchísima oferta en alojamientos de todo tipo y a muy buen precio, pues Perú es un país económico en este sentido.

Puedes encontrar hostels desde 3 euros la noche y hoteles por poco más de 10 euros (algo básicos, eso sí). En mi caso me quedé en casa del amigo de una amiga, así que no puedo recomendarte un alojamiento en concreto, pero ya sabes que al viajar sola siempre recomiendo los hostels por la facilidad de encontrar otros viajeros, hacer amigos y apuntarte a actividades. Aquí puedes ver todas las opciones de alojamiento en Cusco.

No te pierdas los posts «Cómo elegir un hostel» y «7 maneras de conocer gente viajando sola«.

5% descuento Heymondo Seguros

Qué ver en Cusco

Hay muchísimos lugares que ver en Cusco y alrededores. Ruinas incas, templos, tours y museos con los comprender mejor su civilización y la colonización… Un buen punto de partida para conocer Cusco puede ser el Museo Histórico Regional, donde repasar toda la historia no solo de la ciudad, sino también de la región. También tomar un free tour puede servirte de introducción para conocer mejor su pasado.

En cuanto a los lugares incas más importantes no te puedes perder están el Qorikancha, el templo donde adoraban al dios Inti (Sol) y que fue transformado en convento por los españoles, y Saqsaywamán, la principal fortaleza de la ciudad. Algo más alejados están los sitios arqueológicos de Qenqo, Puka Pukara y Tambomachay.

Además, no puedes dejar de caminar por sus históricas calles y disfrutar de la Plaza de Armas, el corazón de la ciudad. Allí se ubican su Catedral y la bonita iglesia de la Compañía de Jesús, además de ser el punto de encuentro para la gente de Cusco y los visitantes.

Podrás conocer todo esto por tu cuenta o con tours. En cualquier caso, seguro que te interesa saber que hay una tarjeta llamada Boleto Turístico de Cusco con la que ahorrar unos soles a la hora de visitar museos y lugares arqueológicos. El más completo cuesta 130 soles y lo puedes comprar con antelación aquí.

Tienes información más detallada en los posts donde te cuento qué lugares tienes que ver en Cusco y qué es el Boleto Turístico de Cusco.

Viajar sola a Cusco, Qorikancha
Exteriores del Qorikancha, en pleno centro de la ciudad

Newsletter #QuieroViajarSola

Viajar sola a Cusco: mi recorrido

Si te paras a mirar en cualquier agencia de viajes de Cusco, todo está concebido para visitar tooodo en tres días: un día para la ciudad, otro para el Valle Sagrado y otro para Machu Picchu. Simplemente no hagas esto. ¡Es una locura y lo verás todo deprisa y corriendo! Hay tanto que ver en Cusco que merece la pena tomárselo con algo más de calma.

Yo dediqué una semana a todo (ciudad + Machu Picchu + Valle Sagrado). Por entonces (2016) no estaba de moda la montaña de colores, pero si hubiera sabido de su existencia no me hubiera dado tiempo a visitarlo. Si no tienes problema con el tiempo, mi recomendación es que al viajar sola a Cusco dediques unos 10 días (y aún así te parecerán pocos, créeme).

Tour de Cusco

Dediqué unos dos días a callejear por la ciudad y descubrir sus rincones, reservando una mañana para museos y una de las tardes para hacer el tour por los templos de la ciudad. Este tour te lleva al Qorikancha, Saqsaywaman, Qenqo, Puka Pukara y Tambomachay, y lo puedes contratar online.

Como todo tour tiene sus pros y sus contras. Lo bueno de hacerlo con el tour es que te incluye el transporte y las explicaciones más importantes de cada uno de los templos. Si lo haces por tu cuenta, debes tomar diferentes autobuses de línea para ir a cada uno de los templos (y no estoy segura de que lleguen a todos). Lo malo de hacerlo en tour es que no puedes quedarte el tiempo que quieres en cada lugar.

Ir a Machu Picchu

Después dediqué tres días a Machu Picchu (ir, visitar y volver). Entre Cusco y Machu Picchu hay unos 200 kilómetros y el acceso es muy difícil, ya que no se puede hacer directamente por carretera.

Para conocer todas las posibilidades que tienes para visitarlo, no te pierdas el post sobre viajar sola a Machu Picchu.

Si lees el post verás que puedes ir por tu cuenta o con tours y que hay varias opciones en función de los días que le quieras dedicar. Los tours de un día salen sobre las 3 de la mañana, para llegar a Machu Picchu pronto en la mañana, estar allí dos o tres horas y volver a Cusco. A mi me parece una locura, aunque por aquí te dejo más información si no puedes dedicarle más tiempo.

La mayoría opta por dedicar un día a ir hasta Aguas Calientes (el pueblo cercano al santuario) y al día siguiente madrugar para subir sobre las 6 de la mañana y hacia las 11 estar volviéndose a Cusco. Se puede hacer por cuenta propia o también con tour en tren o en coche por la hidroeléctrica.

En mi caso decidí dedicar un día a ir, otro día a visitar Machu Picchu y otro para volver, todo por mi cuenta. De esta forma disfruté de un día entero de la ciudadela, sin prisas.

Viajar sola a Machu Picchu
En el post sobre viajar sola a Machu Picchu te cuento más detalles

Tour por el Valle Sagrado

Ya el último día tomé un tour para ver el Valle Sagrado. Para esto lo recomendado es o hacerlo por tu cuenta a modo de ruta hacia Machu Picchu o hacerlo en dos días (un tour a las salinas de Maras y el sitio arqueológico de Moray y otro para los sitios arqueológicos de Chincheros, Ollantaytambo y Pisac).

El tiempo jugaba en mi contra, pues me quedaban pocos días para acabar el viaje, así que decidí hacerlo todo en un día. Lo bueno es que «ahorras» tiempo; lo malo, como siempre, es que no dedicas demasiado tiempo a ver ninguno de los sitios arqueológicos.

Te cuento más en detalle cómo visitar el Valle Sagrado en otro post.

La verdad es que le hubiera dedicado más tiempo a toda esta zona. Además de ver el Valle Sagrado muy deprisa, no vi los valles del sur donde también hay sitios arqueológicos, y tampoco la montaña Arcoiris o la laguna Humantay.

Eso sí, fui feliz dedicando tres días a Machu Picchu. Es la joya de Cusco y alrededores, no solo por su conservación sino por su entorno, y creo que llegar hasta allí para verlo deprisa no merece la pena. Espero que este post te ayude a planificarte para viajar sola a Cusco y que disfrutes de la experiencia, pues es uno de los destinos más apasionantes no solo de Perú, sino del mundo entero.

Este post forma parte de la guía para viajar sola a Perú

Estela Gómez

Viajera y fundadora de #QuieroViajarSola. Desde que comencé a viajar sola en 2016 siempre tuve una inquietud: motivar a otras mujeres a viajar solas. Para ello, decidí crear este blog en 2018, en el que te cuento todos los viajes que he realizado en solitario en estos casi 8 años como viajera independiente y te doy consejos para que puedas organizar tu viaje por libre y disfrutar recorriendo el mundo en solitario.

Estela Gómez, blogger de viajes para mujeres

Por qué puedes confiar en #QuieroViajarSola

En estos 8 años viajando sola por todo el mundo he recorrido muchos países y destinos de los que puedo darte consejos en base a mi experiencia. Puedo recomendarte lugares para visitar, dormir, cómo moverte, etc., y eso es lo que encontrarás en cada artículo de este blog de viajes. Complemento la información con mis redes sociales, sobre todo Instagram, donde puedes ver casi en tiempo real los lugares por los que viajo sola cada vez que estoy en una nueva aventura.

Además, este blog ha sido galardonado en varias ocasiones (entre los premios recibidos está el Premio 20Blogs al Mejor Blog de Viajes en 2021) y he aparecido en numerosos medios de comunicación, tanto en España como en Latinoamérica (El País, La Sexta Noticias, ELLE Argentina, El Sol de México, Radio Marca…).

Código ético

Verás que en los posts del blog recomiendo hoteles, actividades, transportes y otros servicios y productos relacionados con viajar. Si haces clic en ellos, la web te redirigirá al sitio de cada empresa indicando que vas de mi parte y, en caso de que hagas una reserva o compra, yo me llevaré una pequeña comisión. Esto no afecta para nada al precio (es más, en algunos casos tendrás un descuento por leer mi blog), pero es importante para mi porque es la forma en la que tengo de mantener este blog y toda la comunidad en torno a #QuieroViajarSola. Son productos y servicios que yo misma utilizo en todos mis viajes, así que te los recomiendo porque los he probado, son de confianza y creo que pueden serte de utilidad a la hora de planificar tus viajes en solitario.

2 comentarios en «Viajar sola a Cusco, la gran capital inca»

  1. Muy agradable tu post y el contenido, felicitaciones! sin duda Cusco es una maravilla de destino para poder visitar, yo estuve hace poco por ahí y a pesar que fui en ocasiones anteriores, nunca deja de sorprender a quien lo visita. Saludos!

    Responder

Deja un comentario