Qué ver en Sevilla en 3 días: 20 lugares imperdibles

Dicen que quien no hay visto Sevilla, no ha visto maravilla, y tienen toda la razón. La capital andaluza es una de las ciudades más bonitas de España y sus calles guardan historia, cultura y cientos de curiosidades. Para animarte a recorrerla, aquí te traigo una selección de 20 lugares que ver en Sevilla en 3 días, una duración ideal para recorrer sus principales monumentos y empaparte de su arte y encanto. ¡Toma nota!

Qué ver en Sevilla
Te cuento qué ver en Sevilla en 3 días, pasando por 20 de sus lugares más importantes, como el Real Alcázar y sus jardines

Qué ver en Sevilla – día 1: los imprescindibles

Durante tu primer día completo en Sevilla te recomiendo visitar algunos de sus lugares más emblemáticos. Para mi, los puntos que te describo a continuación son totalmente imprescindibles y te ayudarán a conocer mejor la historia de la ciudad.

La Catedral, el Archivo de Indias y el Real Alcázar han sido declarados en conjunto Patrimonio de la Humanidad, y es que lo que guardan sus paredes es simplemente impresionante. Puedes visitarlos por tu cuenta, y si te apetece, también puedes realizar un tour por esta zona de la ciudad con el que descubrir en detalle todo lo relativo a ellos.

Giralda y Catedral de Sevilla

Comenzamos este recorrido por Sevilla en su monumento más conocido. La Catedral de Sevilla es la Catedral gótica más grande del mundo e impresiona mucho, tanto por fuera como por dentro. Se comenzó a construir en el siglo XV sobre los restos de la antigua mezquita, de la que se conservaron el Patio de los Naranjos y la monumental Giralda, la hoy torre campanario que en su día fue minarete. La decoración de la época árabe aún se puede ver en su estructura y a mi me recuerda mucho a la mezquita Koutoubia de Marrakech.

Dentro de la Catedral son dignos de admirar el Retablo Mayor, el Coro y el Trascoro, y se pueden recorrer numerosas estancias-museo con arte religioso y reliquias. Hay muchas capillas y allí descansan los restos mortales de muchos personajes históricos, como Cristóbal Colon y su hijo Hernando Colón (en diferentes lugares) o los Reyes de Castilla Fernando III El Santo y Alfonso X El Sabio.

Merece mucho la pena visitar la Catedral por dentro y además el ticket de entrada te permite subir a la Giralda para disfrutar de las vistas desde lo más alto. Puedes comprar solamente la entrada (haz clic aquí) o tomar un tour guiado con el que recorrerla al completo. Existe también un tour combinado para visitar la Catedral y el Real Alcázar, que puedes reservar aquí.

Qué ver en Sevilla, Giralda
De la antigua mezquita, la Catedral de Sevilla conserva el Patio de los Naranjos y la Giralda

Archivo de Indias

Tras la conquista de América Sevilla se convirtió en el centro económico de la península, pues por allí llegaba todo el comercio proveniente desde el Nuevo Mundo. Para poner orden en todo lo que suponía la administración de los nuevos territorios, Carlos III ordenó la construcción de un nuevo archivo general donde guardar todos los documentos relacionados con este tema.

Así, a finales del siglo XVIII se creó el Archivo de Indias de Sevilla, que centraliza miles de legajos y mapas de gran importancia. No se puede acceder físicamente a todos los documentos, pero hay exposiciones temporales gratuitas gracias a las cuales se pueden ver muchos de ellos. Cuando yo lo visité estaban cambiando la exposición y muchas salas estaban cerradas, pero sí tuve ocasión de ver en la planta baja el Tratado de Tordesillas y las Capitulaciones de Santa Fe.

Qué ver en Sevilla, Archivo de Indias
El Tratado de Tordesillas y las Capitulaciones de Santa Fe son dos de los documentos más importantes de la historia

Real Alcázar de Sevilla

Otro de esos lugares imprescindibles que ver en Sevilla es el Real Alcázar. Se trata de un conjunto de palacios que se comenzó a construir en la época de dominio árabe y que, debido a sus ampliaciones siglo tras siglo, resulta ser un buen lugar donde observar los diferentes estilos arquitectónicos a lo largo del tiempo.

La parte más interesante y bonita a mi parecer es el Palacio Mudéjar o de Pedro I. En él se encuentran algunos de los patios y estancias más impresionantes de todo el complejo, como el Patio de las Doncellas, el Patio de las Muñecas o el Salón de los Embajadores. Aunque da la impresión de haberse construido en la época de dominación árabe, realmente es posterior, cuando ya los cristianos estaban asentados en la ciudad, siguiendo las nuevas corrientes decorativas de inspiración andalusí.

Otro lugar interesante del Real Alcázar es el Cuarto Real Alto, utilizado desde hace siglos como dependencias para alojar a la Familia Real. Debido a ello, se considera al Real Alcázar como el Palacio Real en funcionamiento más antiguo de Europa. Tras visitar los edificios, no dejes de pasear por el jardín, visitando sobre todo el estanque de Mercurio y la galería del Grutesco, desde donde tendrás muy bonitas vistas.

Existen varias modalidades de entrada. La general te da acceso a los palacios y los jardines (puedes comprarla aquí), pero si quieres visitar el Cuarto Real Alto tienes que pagar un suplemento y, como el aforo es más limitado, se suele agotar rápido. Puedes también recorrerlo con un tour, ya sea solamente del Real Alcázar o el combinado con la Giralda que te mencionaba más arriba.

Por cierto, si eres fan de Juego de Tronos, éste es uno de los escenarios que utilizaron para grabar algunas escenas de varias temporadas. El Real Alcázar se convirtió en la ficción en los Jardines del Agua, lugar donde reside la familia Martell, gobernantes de Dorne. Algunos de los espacios donde se grabó la serie son los ya mencionados Patio de las Doncellas, Estanque de Mercurio y Salón de Embajadores, así que cuando hagas la visita, abre bien los ojos. Por cierto, también hay un tour dedicado a ello en caso de que quieras conocer todas las localizaciones.

Qué ver en Sevilla, Real Alcázar
El Real Alcázar es uno de los lugares imperdibles que ver en Sevilla por joyas como ésta, su Patio de las Doncellas

Barrio de Santa Cruz

Los edificios mencionados hasta ahora se encuentran en el barrio de Santa Cruz, uno de los más antiguos de la ciudad. Su fisionomía es laberíntica, con muchas calles estrechas y recovecos, así que te animo a que lo recorras con calma y sin rumbo fijo, porque es un barrio muy bonito y está lleno de sorpresas. Cobra especial encanto al atardecer.

En él encontrarás restos de épocas pasadas, como las columnas de un antiguo templo romano en la calle Mármoles o las columnas que adornan muchas esquinas y fachadas de las actuales casas que conforman el barrio. Este barrio fue, además, la judería de Sevilla, en la que se asentó una gran comunidad judía desde que se reconquistó la ciudad hasta que los Reyes Católicos los expulsaron en 1492.

No dejes de fijarte en las fachadas, pues hay algunas muy bonitas y ornamentadas, ni en los portales abiertos para entrar, cuando se pueda, a los pequeños patios. Hay plazas con mucho encanto donde el tiempo parece detenerse, como la plaza de Doña Elvira o la plaza de Santa Cruz, y también muchas iglesias y palacios. Algunos se han convertido en museos y otros en hoteles, así que como idea te doy buscar un alojamiento en esta zona que fuese un antiguo palacio para disfrutar de un pedacito de la historia sevillana mientras descansas.

Qué ver en Sevilla, plaza de Doña Elvira
La plaza de Doña Elvira, en el barrio de Santa Cruz, es de mis rincones favoritos de la Sevilla

Plaza de España

Para terminar este día recorriendo los lugares imprescindibles que ver en Sevilla, nada mejor que la Plaza de España. Se construyó con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 y la simbología de su forma semi elíptica es la de un abrazo mirando hacia el río Guadalquivir, comunicación histórica con los territorios americanos.

La Plaza de España me parece inmensa y preciosa, con sus arcos, sus torres, su canal y esos azulejos llenos de color e historia. En ella están representadas las provincias españolas y alguno de los acontecimientos históricos que en ellas han tenido lugar, y es divertido y muy interesante entretenerse observándolos. También los cuatro puentes sobre el canal tienen su por qué, y es que representan los antiguos reinos de Castilla, León, Aragón y Navarra.

El atardecer es un momento muy bonito para visitarla, porque la luz se refleja en los edificios. Siempre está muy animada y es frecuente ver artistas bailando flamenco o sevillanas. La visita se hace por libre y puedes pasear tanto por la zona al aire libre como por las arcadas de los edificios, e incluso subir a algunos de ellos para tener una mejor vista de la plaza. También puedes navegar por el canal con una barquita.

Qué ver en Sevilla, plaza de España
Otro de los imprescindibles que ver en Sevilla, la archiconocida Plaza de España

Qué ver en Sevilla – día 2: el río Guadalquivir y Triana

El segundo día te recomiendo acercarte al río Guadalquivir. Escenario de muchos acontecimientos históricos, hay muchos monumentos que visitar junto a sus orillas. Además, cruzando sus puentes te adentrarás en el barrio de Triana, cuna del flamenco y la cerámica. Te animo a que tomes un free tour para recorrer sus calles, aunque también hay varios museos y templos interesantes para visitar.

Torre del Oro

Te propongo comenzar este segundo día en la Torre del Oro, uno de los edificios más famosos que ver en Sevilla. Se trata de una de las antiguas torres de defensa de la ciudad y formaba parte de la muralla, con el objetivo de defender no solo la ciudad almohade, sino también el puerto.

Construida en el siglo XIII, su nombre se debe al reflejo dorado del edificio sobre el río Guadalquivir con la luz del sol. Es probablemente uno de los lugares más fotografiados de Sevilla y también puede visitarse por dentro, pues hoy en día acoge el Museo Naval de Sevilla.

Qué ver en Sevilla, Torre del Oro
La Torre del Oro reflejando el sol del atardecer

Torre de la Plata

La Torre del Oro estaba unida a otras torres defensivas en el pasado. La mayoría han desaparecido, pero es posible encontrar una de ellas muy cerca de ella, en la calle Santander. Se trata de la Torre de la Plata y, al contrario que su vecina, es una auténtica desconocida. En parte, esto es debido a que está muy escondida, pues alrededor de ella se construyeron viviendas y un parking.

Nao Victoria 500

Una vez vistas las torres, te recomiendo tomar el paseo junto al río Guadalquivir. Es una zona agradable para caminar y allí verás otro lugar interesante. Se trata de una réplica de la Nao Victoria, la primera nave que dio la vuelta al mundo.

Aquella hazaña estaba al mando de Magallanes, quien salió del puerto de Sevilla el 10 de agosto de 1519 comandando una expedición de 5 naves para encontrar una ruta favorable para llegar a las islas de las Especias (islas Molucas) atravesando América. Entre otras cosas, fue durante ese viaje que se encontró el paso del Estrecho de Magallanes para rodear el continente (de ahí su nombre) y que se conquistaron las islas Filipinas.

Magallanes murió precisamente allí, en Filipinas, y su sucesor al mando de la expedición fue Elcano. Ya entonces la expedición había perdido varios barcos y muchos hombres, pero en lugar de volver a España por el mismo lugar, se aventuraron a continuar su viaje siempre hacia el oeste. Tras muchos problemas, solamente una nave logró llegar a Sevilla, la Nao Victoria, el 8 de septiembre de 1522.

En estos momentos se están conmemorando los 500 años de aquella aventura. El barco réplica se puede visitar por dentro y en frente hay un museo en el que poder conocer en detalle cómo se gestó este viaje y cómo se sucedieron los hechos durante los 3 años de travesía. La entrada cuesta 6 euros y la puedes conseguir aquí.

Qué ver en Sevilla, Nao Victoria 500
La réplica de la Nao Victoria en el Guadalquivir

Puente de Triana

Te invito ahora a cruzar el puente de Isabel II, más conocido como puente de Triana. Es el acceso principal a este conocido barrio sevillano y cruzarlo es en sí toda una experiencia. Desde él tendrás unas fantásticas vistas del centro de Sevilla, con la Torre del Oro en primer término y la Giralda sobresaliendo sobre los tejados de los demás edificios. No te pierdas al final del puente la pequeña y bonita capilla del Carmen.

Castillo de San Jorge

Precisamente junto a esa pequeña capilla se levantó en su día el castillo de San Jorge. Tuvo una función defensiva durante la Edad Media, pero también se utilizó como prisión y como sede de la Inquisición.

Fue demolido por su mal estado de conservación y en ese terreno se levantó el mercado de abastos de Triana, y es bajo el actual mercado donde aún se pueden visitar los restos. La entrada es gratuita y se explica tanto la fisonomía que tuvo el castillo como la historia de la Inquisición.

Al terminar la visita del castillo saldrás directamente al mercado, y si sales por la puerta de la calle Castilla podrás ver también el Callejón de la Inquisición, por el que pasaban los detenidos de camino a la cárcel para ser juzgados y los condenados camino de la hoguera.

Qué ver en Sevilla, castillo de San Jorge
Ruinas del Castillo de San Jorge bajo el mercado de Triana

Centro de la Cerámica de Triana

Pasando a una nota más alegre, no todo en Triana tiene un aire tan lúgubre. De hecho, es uno de los barrios más coloridos de Sevilla por la tradición cerámica. Antes de que esta parte de la ciudad estuviese llena de viviendas, aquí se instalaron numerosas fábricas de cerámica, donde se fabricaban azulejos decorativos y para otros usos, como los publicitarios.

Para dar a conocer esta tradición, se ha creado un Centro de la Cerámica reconvirtiendo una de las antiguas fábricas en museo. Se pueden ver los hornos, conocer el proceso de fabricación y ver algunas muestras de los bonitos dibujos que se elaboraban. Si visitas el Real Alcázar de Sevilla con la entrada general (no reducida), tienes acceso gratuito; si no, el precio son 2,10 euros.

De aquella gran industria de la cerámica no quedan muchos signos visibles en el barrio, aunque además del museo encontrarás tiendas de cerámica y muchas casas decoradas con azulejos. En la calle Alfarería podrás ver otro ejemplo de reconversión de una fábrica, la Montalván, en este caso, a hotel y restaurante.

Qué ver en Sevilla, Centro Cerámica Triana
El Centro de la Cerámica ha reconvertido una antigua fábrica en museo

Parroquia de Santa Ana

Otro de los lugares que ver en Sevilla recorriendo este famoso barrio es la iglesia de Santa Ana, a la que popularmente le dicen “Catedral de Triana” aunque no tenga este rango. Data del siglo XIII y fue la primera iglesia cristiana construida extramuros de la ciudad, por lo que su arquitectura tiene elementos defensivos.

Uno de los acontecimientos de su historia fue la jura de fidelidad de Magallanes y el resto de tripulantes de su expedición a Castilla ante la imagen de la Virgen de la Victoria, pidiéndole también protección antes de partir a aquel viaje que finalmente dio la vuelta al mundo y que mencionaba más arriba.​

Qué ver en Sevilla, Triana
Una calle del barrio de Triana con la torre de la iglesia de Santa Ana de fondo

Espectáculo flamenco en Triana

Además de todo lo dicho ya sobre Triana, falta aún hablar sobre algo muy característico de Sevilla: ¡el flamenco! Triana es el barrio flamenco por excelencia de la ciudad andaluza y hay muchos tablaos y teatros donde disfrutar de un buen espectáculo de folclore sevillano.

Los espectáculos suelen ser por la tarde-noche y en algunos casos podrás elegir también cenar allí. Algunos de los espectáculos más recomendados de Triana son los de la Sala Baraka, el Teatro Flamenco Triana y Sevilla Pura Esencia. Haz clic en los enlaces para conocer más detalles y reservar.

Qué ver en Sevilla – día 3: resto del centro

Ya durante el tercer día en Sevilla te sugiero explorar todo el resto de lugares pendientes en el casco histórico. La capital andaluza tiene mucho por ver, y en esta zona encontrarás desde iglesias a mercados, pasando por interesantes calles comerciales y restos de la vida en el pasado. Simplemente ponte a callejear y ¡a ver qué te encuentras!

Plaza del Cabildo

Uno de los lugares que puedes visitar en este tercer día en Sevilla es la plaza del Cabildo. Se trata de una pequeña plaza muy tranquila, y eso que se sitúa a pocos metros de la Catedral. Debe su nombre, de hecho, a que aquí antes había un edificio del Cabildo de la Catedral.

Tiene una curiosa forma semi circular porticada. En la parte superior hay viviendas y en la inferior algunos comercios. En el centro de la plaza hay una fuente y detrás, un tramo de la muralla. Ahora bien, pese a estar en pleno centro está algo escondida, porque no es una plaza abierta, sino que se accede por tres pasadizos desde las calles colindantes. El acceso principal es desde la calle Constitución, estando frente a la puerta principal de la Catedral de Sevilla.

Qué ver en Sevilla, plaza del Cabildo
La plaza del Cabildo es de los rincones más curiosos que ver en Sevilla

Iglesia del Salvador

Como te decía, caminando por las calles de Sevilla vas a encontrarte con muchas iglesias. Puedes entrar a todas, aunque si prefieres seleccionar, una que merece la pena visitar es la del Salvador. Por fuera el edificio es bastante nuevo, pero tiene una larga historia.

En este lugar se situó durante mucho tiempo la que fue la mezquita más grande de la ciudad (hasta que se construyó la mezquita mayor, que estaría donde hoy está la Catedral). Con la reconquista, los cristianos llevaron a cabo numerosas reformas para adecuar el templo a sus necesidades, pero unos siglos después se hizo necesario derribarla para reconstruirla por su mal estado. Es por ello que es una iglesia de un aspecto relativamente nuevo (siglo XVIII).

En el interior destacan sus retablos y hay un pequeño museo religioso. La entrada es de pago, pero está incluida con el ticket de la Catedral, por lo que si vas a visitar ésta, podrás entrar también libremente al Salvador.

Viajar sola a Sevilla, calle comercial
Uno de los locales más antiguos de la ciudad en la calle Sierpes

Calle Sierpes

Muy cerca de allí hay otro lugar muy conocido de Sevilla, la calle Sierpes, que es probablemente la más famosa de la ciudad. En los siglos pasados abundaban los cafés, pero estos han ido dando paso poco a poco a una actividad más comercial, y principalmente hoy en día solo encontrarás tiendas. Eso sí, algunas de ellas son negocios con bastantes años, por lo que merece la pena fijarse en sus escaparates.

Antiguamente la calle se llamaba Espaderos, pero con el paso del tiempo se le fue dando el nombre de Sierpes de forma popular. Cuenta la leyenda que durante un tiempo, allá por la Edad Media, desaparecían muchos niños en Sevilla. Nadie sabía por qué, hasta que un preso, intentando escaparse de la cárcel (que entonces estaba en esta zona de la ciudad), se encontró con una enorme serpiente en los túneles de las alcantarillas. Resultó ser la serpiente la que se comía los niños, así que la mataron y la exhibieron en esta calle. Desde entonces, se comenzó a llamar “de la Sierpe”, en referencia a la serpiente.

Las Setas de Sevilla y el Antiquarium

Y de una calle con historia, a un lugar que ver en Sevilla mucho más nuevo, al menos, en parte. Las Setas de Sevilla adornan el centro de la ciudad desde apenas 10 años, pero desde un inicio se convirtieron en todo un reclamo. Por una parte, llama mucho la atención lo curioso de su arquitectura, asemejándose realmente a unas setas. Por otra, en su parte superior tienen un bonito mirador desde el que ver toda Sevilla desde las alturas y es especialmente popular al atardecer. Subir cuesta 5 euros.

Además, bajo las Setas, que ocupan toda la plaza de la Encarnación, hay un mercado de productos frescos por el que puedes darte una vuelta, y debajo, restos romanos. Al realizar unas obras de construcción se descubrieron restos de antiguas casas y estructuras romanas, siendo el mayor yacimiento de esa época de la ciudad de Sevilla. El espacio se ha convertido en el museo Antiquarium y es posible visitarlo. Si compraste la entrada general del Real Alcázar, se incluye la visita a este lugar de forma gratuita.

Qué ver en Sevilla, las Setas
Las Setas de Sevilla se han convertido en todo un símbolo de la ciudad

Mercados de la calle Feria y alrededores

Un poco más hacia el norte de las Setas te toparás con la calle Feria. Allí todos los jueves se pone un mercadillo de pulgas, tipo rastro, donde se vende todo tipo de objetos antiguos. En caso de no poder pasear por allí en jueves, siguiendo la calle siempre hacia el norte te encontrarás con el Mercado de la Feria, uno de los más antiguos de Sevilla. Data del siglo XVIII y es posible encontrar tanto productos frescos como pequeños puestos donde tomarte algo y comer.

Junto al mercado se encuentra la iglesia de Omnium Sanctorum, que quizá te apetezca visitar por ser una de las más antiguas de Sevilla. En su torre se puede distinguir perfectamente la estructura islámica del que fue un minarete en la época árabe, mientras que la fachada es uno de los pocos ejemplos de arquitectura medieval religiosa que quedan en la ciudad.

Justo detrás del mercado y de la iglesia, hay otro lugar interesante que visitar en Sevilla, sobre todo si te gusta el arte. Se trata del palacio de los Marqueses de la Algaba, un bonito edificio de estilo mudéjar que alberga precisamente el Centro de Arte Mudéjar de Sevilla.

Basílica de la Macarena

La calle Feria es muy conocida entre los sevillanos porque es una de las más famosas por las que pasa la Semana Santa, y es que por allí hace su recorrido la Virgen de la Macarena en la madrugada del Viernes Santo. Esta imagen es una de las que más devoción despierta, tanto es así que también se le llama Reina de Sevilla y da nombre a todo un barrio. Es en ese barrio donde se ubica su basílica, a la que se puede acceder libre y gratuitamente, y en la que poder contemplar la talla de la Virgen y un museo sobre la Semana Santa.

Qué ver en Sevilla, basílica de la Macarena
La Virgen de la Macarena es una de las más conocidas y queridas en Sevilla

Muralla almohade de Sevilla

Para completar tu recorrido por la ciudad, un último lugar que ver en Sevilla: sus murallas. Es cierto que en algunos de los lugares mencionados anteriormente te he hablado ya de restos de murallas y torres defensivas (la Torre del Oro, la de la Plata, la plaza del Cabildo), pero hay un tramo mucho mejor conservado en la zona norte del centro histórico.

Se trata del tramo de alrededor de medio kilómetro que va desde el arco de la Macarena hasta la Puerta de Córdoba. Esta parte se corresponde con la época almohade y se habría levantado en el siglo XII, por lo que es una suerte que no fuese derribada, como el resto de la muralla, cuando se amplió la ciudad en el XIX.

¿Qué te ha parecido la ruta? Ésta es solo una selección de lugares que ver en Sevilla, pero realmente hay mucho más por descubrir en la ciudad hispalense. Las laberínticas calles del centro esconden muchos detalles, secretos y curiosidades, pero también hay otros lugares más contemporáneos por los que quizá te apetezca pasear, como la isla de la Cartuja, donde se celebró la Expo 92. Sin duda, es una ciudad perfecta para pasar varios días y dejarse enamorar por su embrujo, así que, quien sabe, quizá una vez la visites por primera vez, siempre quieras volver.

¿Necesitas más información? No te pierdas mi post sobre viajar sola a Sevilla.

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Prepárate para viajar sola a España

Transportes
Compara los precios de los vuelos a España con Skyscanner
Reserva vuelos baratos en España con Vueling
Alquila un coche para moverte por España con Autoeurope
Viaja por España en autobús con Flixbus
Busca y compra tus billetes de autobús en España con Movelia

Alojamiento
Reserva tu alojamiento en España a través de Booking

Actividades
Reserva tus tours en España con Civitatis, Get your Guide o GuruWalk

Seguro de viajes
Contrata tu seguro de viaje a España con Mondo (5% dto.)

Equipamiento
Compra tu equipamiento viajero en Amazon

Código ético: en este post existen algunos enlaces de afiliado, lo que significa que, si haces una reserva o contratas un producto o servicio a través de estos links (Booking, Civitatis, Amazon, Skyscanner, Mondo…), me llevo una pequeña comisión. En ningún caso pagarás de más y yo podré seguir manteniendo esta comunidad. Si te lo recomiendo es porque lo he probado, lo utilizo habitualmente y creo que puede serte útil para planificar tu viaje en solitario.

Deja un comentario