El desierto de sal más grande del mundo es uno de los mayores reclamos turísticos de Bolivia. Su inmensidad te permite jugar con la perspectiva para tomar fotos divertidas, pero hay mucho más que conocer tras el kilométrico manto blanco y queremos mostrártelo. Por ello, en este post te contamos cómo es viajar sola al Salar de Uyuni y ver también todo lo que los alrededores tienen que ofrecerte.

Viajar sola al Salar de Uyuni
Viajar sola al Salar de Uyuni es una gran experiencia. ¡Vamos a intentar convencerte!

Sobre el Salar de Uyuni

El Salar de Uyuni es el mayor desierto de sal del mundo, y también el que está a mayor altitud (más de 3.600 metros sobre el nivel del mar). Se sitúa en la parte sur de Bolivia, cerca de la ciudad de Uyuni, y por eso recibe este nombre. Hace miles de años era un profundo lago que se fue secando debido a un clima cada vez más seco y cálido.

La superficie se compone de varias capas de sal y se calcula que su profundidad es de 120 metros. Se estima que cuenta con 10.000 millones de toneladas de sal, aunque se extrae solo una pequeña parte para el consumo nacional. Esto se hace de forma tradicional y es posible visitar los montones de sal y el proceso de manufactura en la localidad de Colchani. También cuenta con la mayor reserva de litio del planeta, con 21 millones de toneladas.

Además de su riqueza mineral, también hay muchos animales que podrás ver fácilmente, como flamencos, llamas y vicuñas, puede que también zorros y pequeñas aves. En mitad del salar existen islas, que son rocas con mayor o menor tamaño donde crecen cactus y que son miradores ideales para contemplar la inmensidad del Salar de Uyuni, un atardecer o un amanecer. Además, podrás alojarte en hoteles hechos de sal, algo único.

Si ya has estado viendo fotos del salar, probablemente te hayas dado cuenta de que en algunas sale seco y en otras hay agua que crea un efecto espejo. Esto es debido a las diferentes temporadas y es algo que deberás tener en cuenta al elegir cuándo visitar Uyuni. Si quieres ver el efecto espejo, debes ir en los meses de lluvia, que son enero y febrero. Durante el resto del año está seco, aunque no por ello es menos interesante.

Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa
Si decides viajar sola al Salar de Uyuni y explorar más allá, verás lugares como la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa



Qué ver en el Salar de Uyuni y alrededores

Visitar el gran salar es increíble, pero lo es más aún el recorrer toda la zona que lo rodea. ¡Hay muchísimas cosas que visitar!

Cementerio de trenes

La ciudad de Uyuni no tiene nada para ver, aunque existe un curioso lugar con decenas de locomotoras y vagones de tren abandonados. En el siglo XIX existía una línea ferroviaria que conectaba esta zona de Bolivia con Antofagasta (hoy Chile), a través de la cual se transportaban minerales como la plata extraída del cerro Rico en Potosí.

La industria minera perdió fuelle y, con ella, aquellos trenes que quedaron abandonados aquí. Hoy en día es el punto de inicio (o final, según se mire) de los tours que visitan el Salar de Uyuni.

Colchani

No muy lejos de Uyuni se sitúa Colchani, otro lugar de parada obligatoria de los tours por el salar. Además de haber un montón de puestos de artesanía, aquí podrás ver los montones de sal y su proceso manufacturero realizado de forma artesanal.

Salar de Uyuni

Desde Colchani ya sí se entra en el salar propiamente dicho. Aquí podrás ver kilómetros y kilómetros de «nada». Simplemente verás un paisaje infinito blanco a tu alrededor y quizá algún otro coche, moto o bici que se cruce en la dirección contraria.

En algún momento del tour pararás para hacer fotos y aquí es donde tu imaginación entra en juego. ¡Cualquier objeto que tengas a mano puede ser utilizado para crear una ilusión óptica de lo más divertida!

Viajar sola al Salar de Uyuni
El Salar de Uyuni tiene ese poder en el que, de repente, los personajes de tu novela favorita saltan del libro 😉

También en mitad del salar podrás visitar el Museo de la Sal, que fue el primer hotel construido en sal de la zona. En él se pueden ver algunos objetos curiosos hechos de este material y fuera del edificio verás un montón de banderas de todas las partes del mundo, dejadas por otros viajeros que lo visitaron desde decenas de países y regiones. Al lado también hay un monumento al Dakar, y es que en alguna ocasión esta mítica carrera ha pasado por aquí.

Isla Incahuasi

Como te decíamos más arriba, también en mitad del desierto hay varias islas. Puede que la más famosa sea Incahuasi por ser donde paran la mayoría de tours. Los tours que vienen desde San Pedro de Atacama vienen aquí a ver el amanecer antes de adentrarse en el salar, mientras que los tours que vienen desde Uyuni paran por la tarde.

La vista desde arriba es espectacular, sobre todo durante el amanecer. Ver cómo poco a poco se comienza a distinguir el manto blanco de sal, cómo cambian los colones del cielo, cómo se proyecta la sombra de la propia isla en el salar y, finalmente, cómo los rayos de sol comienza a salir por el horizonte es una experiencia única. Hay que madrugar mucho y pasar frío a la intemperie, pero merece la pena.


Lagunas Honda, Hedionda y Colorada

Más allá del desierto de Uyuni hay mucho más por explorar, y es que el paisaje de otro planeta no termina allí. Una vez acaba la sal, comienzan los volcanes, los desiertos de piedra y, cómo no, las lagunas del Altiplano. En estas lagunas verás cientos de flamencos, y también suele haber llamas y vicuñas en sus alrededores. 

Como en el terreno hay muchos materiales, cada una tiene su color particular, incluso su olor. ¿Cómo crees que huele la laguna Hedionda? Pues sí, hace honor a su nombre, igual que la Laguna Colorada con su aspecto rosáceo-rojizo. La que no es fiel a la realidad es la laguna Honda, que en realidad solo cubre unos centímetros.

Desiertos Siloli y de Salvador Dalí

Entre laguna y laguna verás altas montañas que son cerros y volcanes, además de desiertos de roca. Uno de ellos es el Siloli, donde se ubica una piedra con una forma muy particular: el árbol de roca. El otro toma el nombre de Salvador Dalí y, aunque pudiera pensarse que es por lo surrealista de los paisajes, en realidad es por los tonos del entorno, que recuerdan a los de sus obras.

Viajar sola al Salar de Uyuni, desierto Siloli
En mitad del desierto aparecen extrañas formaciones rocosas como el árbol de piedra

Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa

Por último, en la frontera con Chile hay una zona de especial protección de este entorno mágico que es la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa. Aquí sigue habiendo montañas, lagunas, flamencos… Por ejemplo, las lagunas Blanca y Verde, que toman el nombre de su color.

Además, es posible contemplar uno de esos espectáculos de la naturaleza que solo se dan en zonas volcánicas con actividad: géiseres. Al contrario que en otras zonas, los géiseres Sol de Mañana no lanzan chorros a varios metros de altura, pero sí vapores que envuelven el entorno en un aire de misterio.

Por último, a los pies del volcán Polques existe una piscina de aguas termales en la que es posible tomar un baño en mitad del desierto. Fuera hace mucho frío, pero el agua emana a 29ºC, siendo buena para los problemas de huesos. ¡Un lugar espectacular para disfrutar por unos minutos de un pequeño lujo!



Opciones para viajar sola al Salar de Uyuni

Teniendo en cuenta que es una zona desértica, enorme y donde hace mucho frío al caer la noche, lo más común es visitar el Salar de Uyuni en tour. Hay gente que va en grupos y lo hace por su cuenta en coche o moto, hay quien lo hace en bicicleta, pero si vas sola, lo más práctico y cómodo es el tour.

Existen diferentes tours para hacer Uyuni. Si solo cuentas con un día, puedes hacer el que sale desde la ciudad de Uyuni para visitar solamente la zona del salar, Colchani y el cementerio de trenes. Te dejamos más información aquí.

Si, por el contrario, tienes varios días, entonces lo mejor es hacer el tour completo en el que no solo visitarás el Salar de Uyuni, sino también todo lo demás que te mencionábamos más arriba. Ésta es la opción preferida por la mayoría de viajeros y la que te recomendamos.

Puedes hacer el tour saliendo desde Uyuni o desde San Pedro de Atacama, en Chile. Desde Uyuni visitarás primero el cementerio de trenes, Colchani, el Salar de Uyuni, las lagunas, los desiertos y terminarás en la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa. Desde allí puedes volver a Uyuni o continuar viaje a Chile. Si sales desde Chile el recorrido es a la inversa, terminando en Uyuni. Del mismo modo, puedes acabar allí o volver a San Pedro de Atacama.

En cualquier caso estos tours se hacen en 4×4 para 6 personas (de otro modo no podrían ir por la superficie del salar) e incluye comidas y alojamiento. Los alojamientos, eso sí, son muy muy básicos e incluso tendrás que pagar por ducharte con agua caliente. Lo que no está incluido es la entrada a la isla de Incahuasi, las termas ni la entrada a la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa.

Si en tu plan está viajar sola a La Paz y hacerlo desde allí, podrás contratar el tour en cualquier agencia, pero será más caro que si lo haces desde Uyuni, ya que incluye el servicio de traslado en el precio.  Por ello, lo mejor es viajar en autobús o volar por tu cuenta desde La Paz y contratar el tour desde Uyuni.

Viajar sola al Salar de Uyuni, hotel de sal
Una de las noches dormirás en un hotel hecho de sal

Qué tener en cuenta al viajar sola al Salar de Uyuni

La superficie del Salar de Uyuni es enorme, la temperatura es muy baja por la noche y en mitad del desierto no hay nada. Por ello, lo mejor es no aventurarte sola a recorrerlo. Hay decenas de agencias de viaje que ofertan el tour por el Salar de Uyuni, así que lo tienes muy fácil para unirte a uno de ellos y despreocuparte de toda logística.

Como te decíamos, los tours se hacen en coches 4×4 de 6 personas (más el conductor), por lo que vas a coincidir con gente que se convertirán en tus compañeros de aventuras durante lo que dure el tour (y puede que en amigos para toda la vida). Una vez más, ¡viajando sola no estás sola! 🙂

Viajar sola al Salar de Uyuni, grupo tour
En mi tour éramos el guía de origen aimara, dos amigos franceses, un pareja de Austria, una californiana que viajaba sola y yo (que también iba sola).

Si vas a continuar viaje a otro país (Bolivia o Chile) ten en cuenta la documentación necesaria. Aquí te dejamos la documentación para viajar a Bolivia y los requisitos de ingreso a Chile. Además, conviene que al viajar sola al Salar de Uyuni lo hagas con seguro de viaje, ya que se han dado casos de accidentes entre los vehículos en mitad del salar porque a veces van a gran velocidad. Ya sabes que te recomendamos Mondo y que tienes un 5% de descuento al reservar a través de este link.


Qué llevar al Salar de Uyuni

Aunque tomes el tour y te despreocupes de muchas cosas, conviene que sepas que se recomienda llevar una garrafa de agua por persona porque una vez en el camino no hay prácticamente civilización. Los alojamientos son muy básicos, así que considera llevarte un saco de dormir para la cama y chanclas para la ducha por si no lo encuentras demasiado higiénico.

También debes llevar ropa de abrigo, ya que al estar a tanta altitud, durante la noche las temperaturas son muy bajas (por esto te vendrá también muy bien el saco de dormir, porque suele haber mantas pero si eres friolera no será suficiente). No olvides tampoco las gafas de sol ni el protector solar, ya que cuando el sol refleja con la sal, el efecto es el mismo que con la nieve y puede dañar tus ojos y piel.

Lleva bolivianos en efectivo, ya que no aceptan tarjeta (y tendrás que pagar varias cosas, como la entrada a la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa). Si vas a hacerlo desde San Pedro de Atacama, asegúrate de cambiar dinero el día anterior.

Por último, no olvides tu móvil o cámara de fotos y muchas baterías recargadas, ya que te resultará difícil encontrar enchufes en mitad de la naturaleza 😉 . Es importante porque, créenos, vas a querer hacerte miles de fotos.

¿Te hemos convencido para viajar sola al Salar de Uyuni? Es uno de esos lugares que se te quedarán en la retina para siempre, no solo el salar, sino todo el Altiplano. Allí hay paisajes difíciles de ver en otros lugares del mundo, así que no te lo pienses y prepara tu viaje. ¡Te encantará!

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Detrás de #QuieroViajarSola, Estela Gómez

Código ético: en este post hay algunos enlaces de afiliado de empresas en las que confiamos para realizar nuestros viajes (vuelos, alojamiento, actividades…). Cuando hagas una reserva a través de estos links, nos llevamos una pequeña comisión. En ningún caso tú vas a pagar de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad.

Deja un comentario

Cerrar menú

¿Viajas sola?

Te presentamos La comunidad de #QuieroViajarSola, donde compartir dudas y experiencias de viaje y contactar con otras viajeras de todo el mundo.

¡Únete!