Viajar sola a Potosí: qué hacer en la ciudad de la plata

Fue una de las ciudades más importantes para el imperio español y es imprescindible en una ruta por Bolivia en la actualidad. Por eso, hoy te quiero contar cómo es viajar sola a Potosí, una ciudad que sigue siendo conocida por sus minas de plata.

Viajar sola a Potosí
Te cuento cómo es viajar sola a Potosí y sus minas de plata

Dónde queda Potosí

Potosí es una ciudad de Bolivia que se sitúa hacia el sur del país. Más o menos está a mitad de camino entre Uyuni y Sucre, otras dos importantes ciudades, por lo que te recomiendo realizar un recorrido por las tres al viajar sola a Bolivia. ¡Todas tienen sus atractivos!

Está rodeada de montañas, siendo la más famosa el Cerro Rico, cuyas minas de plata se llevan explotando desde el siglo XVI. Debido a su ubicación, Potosí es la segunda ciudad más alta no solo del país, sino del mundo, solo por detrás de El Alto (junto a La Paz). La altitud media a la que se sitúa supera los 4.000 metros sobre el nivel del mar, por lo que lo debes tener en cuenta al viajar sola a Potosí.

Cómo llegar a Potosí

Potosí es una de las principales ciudades de Bolivia, así que está relativamente bien conectada con otros destinos. Digo «relativamente» porque el transporte en este país no siempre es fácil.

Si estás en La Paz y quieres visitar Potosí te recomiendo volar, pues es la manera más rápida de llegar. Existe un aeropuerto situado a las afueras de la ciudad que recibe vuelos de Boliviana de Aviación y aquí puedes comprobar horarios y precios. Desde el aeropuerto puedes tomar un taxi que te lleve al centro de la ciudad (vigila que sea oficial).

Quizá te interese leer el post donde explico cómo encontrar vuelos baratos.

Mientras, si estás en ciudades como Uyuni o Sucre tendrás que viajar por carretera, pues se sitúan bastante cerca (200 y 150 kilómetros aproximadamente). Existen compañías de autobús que hacen este recorrido en tres o cuatro horas, así que no tienes más que acercarte a la terminal y preguntar cuáles salen para Potosí.

Eso sí, te recomiendo mirar primero cómo son los autobuses, porque algunos son demasiado viejos y no tienen unas mínimas garantías de seguridad. Como es un recorrido corto, te recomiendo hacerlo durante el día. Por una parte, es más seguro, y, por otra, podrás disfrutar de un paisaje único en el mundo.

Viajar sola a Potosí, Cerro Rico
Parte del centro de Potosí con el Cerro Rico al fondo

Qué hacer en Potosí

Potosí fue una importante ciudad en la época de la colonia española y cuenta aún con un gran legado de aquellos tiempos, por lo que la ciudad es Patrimonio de la Humanidad desde 1987. Iglesias, conventos y antiguos palacios esperan en el centro histórico a que los visites. Y todo ello, bajo la atenta mirada del imponente Cerro Rico.

Newsletter #QuieroViajarSola

Visitar las minas de plata

¿Te suena eso de «Vale más que un potosí»? Esta famosa expresión viene de la época de la colonia española en Bolivia. Su moneda era el potosí, ya que el mineral se extraía de las minas de esta ciudad. Fue una importante moneda, de ahí que si alguien te dice que «vales un potosí», es que ¡vales una fortuna!

El Cerro Rico, al ladito de la ciudad, es muy rico en plata y el imperio supo explotarlo. El cerro es tan rico que ya antes de la llegada de los españoles se extraía este mineral y hoy en día se sigue haciendo. Ahora mismo hay más de 40 minas explotadas por cooperativas de mineros, y se prevé que la actividad pueda continuar otros 80 años más.

Tour a las minas de Potosí

Aunque estén en funcionamiento, las minas se pueden visitar en un tour. Las agencias suelen darte un traje para ponerte encima de la ropa, así como botas, casco y una luz, así que no debes preocuparte mucho del equipamiento, aunque es importante no olvidarse de llevar una mascarilla. Dentro de la mina todo son túneles y en muchos tramos hay que agacharse, subir o bajar escaleras y llenarse de polvo.

En la mina que visité había muchos «tíos». Estos son los dioses de los mineros y los adornan cuando hay alguna festividad. Todos los viernes los mineros se reúnen junto a estos dioses y les ofrecen cigarrillos, hojas de coca o cervezas para que les dé suerte y puedan encontrar más vetas de mineral que explotar.

Normalmente, antes de ir a la mina todas las agencias te llevan al barrio minero, repleto de tiendas donde los mineros compran dinamita para su trabajo y otras cosas como cigarrillos o alcohol puro para sobrellevarlo (alcohol de 96 grados, juro que se lo beben así). Es una especie de tradición comprar en estas tiendas y llevarles algo a los mineros.

Si no quieres ayudar a su autodestrucción, puedes comprar refrescos, aunque tampoco sea del todo sano. En mi grupo dos chicos compraron dinamita y los mineros incluso nos hicieron una demostración de cómo lo usan, creando una explosión. Suelen acercarse a saludar a los visitantes y charlar con ellos con la excusa de tomarse un descanso, pero normalmente la norma es que si no hay regalito, no hay foto ni conversación, así que no te olvides de comprar algo.

Viajar sola a Potosí, tio
Un minero nos explica sobre los tíos de la mina

5% descuento Holafly

Pasear por el centro histórico

Sin duda, la mina es lo más llamativo al visitar Potosí, pero no lo único. Como es de imaginar, la ciudad fue un importante enclave en los tiempos de la colonia y su centro histórico conserva bastante bien la arquitectura colonial. Si quieres conocer toda la historia de la ciudad, te recomiendo hacer un tour guiado.

La Plaza de Armas es el centro de la ciudad y, como en todo lugar colonial, no puede faltar la Catedral a uno de sus costados. La Catedral no puede visitarse libremente, sino que se pagan 20 Bs. (unos 3 euros) para verla con una visita guiada que puedes reservar aquí. Se puede subir hasta el campanario y tener una buena vista de toda la ciudad.

Como toda ciudad colonial, Potosí tiene mucha arquitectura religiosa. Más allá de la Catedral no hay que perderse el Convento de Santa Teresa. Fue un importante centro de clausura de las segundas hijas de las familias más poderosas de la colonia en Bolivia. En la visita (que puedes reservar aquí) se puede comprender cómo era la vida de estas mujeres y ver algunos de sus trabajos bordados. Hoy en día parte del convento sigue siendo de clausura, aunque las monjas tienen más comodidades que antaño (¡tienen hasta wifi!).

La iglesia de San Francisco, por su parte, es la iglesia más antigua de Bolivia. Puede pasar desapercibida, ya que se encuentra en una calle más estrecha, la calle Tarija, y para llegar a ella hay que ir en dirección hacia «afuera» del centro, pero hay que visitarla porque su puerta es preciosa. Para recorrerla por dentro, puedes reservar aquí.

También es importante la Casa de la Moneda. Al ser Potosí donde se encontraba la mayor mina de plata, se decidió comenzar a acuñar la moneda del potosí aquí. Es posible visitarlo de martes a domingo por la mañana, y de martes a sábado también por la tarde (los lunes cierra). Puedes reservar tu visita aquí.

Viajar sola a Potosí, Casa de la Moneda
La fachada de la Casa de la Moneda con una torre de la Catedral de fondo

Consejos para viajar sola a Potosí

Potosí me pareció una ciudad tranquila y manejable, en el sentido de que puedes recorrer el centro de la ciudad fácilmente por tu cuenta. Todo está cerca, así que puedes ir caminando a visitar los principales lugares de interés (excepto la mina, donde tienes que ir en tour). Ahora bien, hay algunas cosas a las que prestar atención, especialmente al viajar sola.

Como te decía más arriba, Potosí se encuentra a una altitud de 4.000 metros sobre el nivel del mar. Por tanto, para poder viajar a esta ciudad es recomendable haber tenido un periodo de adaptación a la altura. Si viajas a Potosí después de haber visitado La Paz, situada a una altitud similar, no deberías tener problema, pero si llegas desde otras partes de Bolivia puede que tu salud se resienta. Si notas el mal de altura, hazte con unas hojas de coca para metértelas a la boca o preparar té con ellas.

Es muy recomendable también tener un seguro de viajes, como siempre que salgas de tu país. Si el mal de altura te afecta y no se te pasa ni con la coca, entonces tendrás que visitar al doctor y puedes llevarte un susto al tener que pagar la consulta. No hay que olvidar también que puedes sufrir algún percance en cualquier momento o que la comida puede sentarte mal. Por tanto, ¡viaja con seguro!

Por último, no te olvides de llevar ropa de abrigo al visitar Potosí, ya que con tanta altitud y en mitad del altiplano las temperaturas bajan mucho por la noche. Te recomiendo también ropa y calzado cómodo, especialmente para visitar las minas.

Viajar sola a Potosí, calle
Una calle del centro de Potosí con sus balcones típicos

Dónde dormir en Potosí

A la hora de buscar alojamiento, te recomiendo que lo hagas con antelación y que eches un vistazo en Booking, que son quienes tienen una mayor oferta de hoteles, hostels, apartamentos, etc. A ser posible, intenta que esté en el centro histórico, ya que podrás visitarlo todo más cómodamente y es una zona más agradable.

Yo me quedé en el Hostel Casa Blanca, que está muy céntrico, a unos pasos de la plaza principal y el Monasterio de San Francisco. Se ubica en una antigua casa con encanto en una calle tranquila y lo recomiendo mucho, pues además de poder conocer a otros viajeros y estar en una ubicación excelente, puedes contratar allí todo tipo de tours para conocer la ciudad, las minas y los alrededores.

Si nunca has probado este tipo de alojamiento, te cuento en otro post cómo elegir un hostel.

Espero que este post te sirva para viajar sola a Potosí y para tener una idea que lo que puedes hacer en esta antigua ciudad imperial. Caminar por sus calles es como volver atrás en el tiempo y es muy interesante conocer su historia, tanto la de la ciudad como la de su Cerro Rico.

Este post pertenece a la guía para viajar sola a Bolivia

Estela Gómez

Viajera y fundadora de #QuieroViajarSola. Desde que comencé a viajar sola en 2016 siempre tuve una inquietud: motivar a otras mujeres a viajar solas. Para ello, decidí crear este blog en 2018, en el que te cuento todos los viajes que he realizado en solitario en estos casi 8 años como viajera independiente y te doy consejos para que puedas organizar tu viaje por libre y disfrutar recorriendo el mundo en solitario.

Estela Gómez, blogger de viajes para mujeres

Por qué puedes confiar en #QuieroViajarSola

En estos 8 años viajando sola por todo el mundo he recorrido muchos países y destinos de los que puedo darte consejos en base a mi experiencia. Puedo recomendarte lugares para visitar, dormir, cómo moverte, etc., y eso es lo que encontrarás en cada artículo de este blog de viajes. Complemento la información con mis redes sociales, sobre todo Instagram, donde puedes ver casi en tiempo real los lugares por los que viajo sola cada vez que estoy en una nueva aventura.

Además, este blog ha sido galardonado en varias ocasiones (entre los premios recibidos está el Premio 20Blogs al Mejor Blog de Viajes en 2021) y he aparecido en numerosos medios de comunicación, tanto en España como en Latinoamérica (El País, La Sexta Noticias, ELLE Argentina, El Sol de México, Radio Marca…).

Código ético

Verás que en los posts del blog recomiendo hoteles, actividades, transportes y otros servicios y productos relacionados con viajar. Si haces clic en ellos, la web te redirigirá al sitio de cada empresa indicando que vas de mi parte y, en caso de que hagas una reserva o compra, yo me llevaré una pequeña comisión. Esto no afecta para nada al precio (es más, en algunos casos tendrás un descuento por leer mi blog), pero es importante para mi porque es la forma en la que tengo de mantener este blog y toda la comunidad en torno a #QuieroViajarSola. Son productos y servicios que yo misma utilizo en todos mis viajes, así que te los recomiendo porque los he probado, son de confianza y creo que pueden serte de utilidad a la hora de planificar tus viajes en solitario.

5% descuento Holafly

Deja un comentario