• Tiempo de lectura:16 minuto(s) de lectura

El Camino de Santiago es una experiencia preciosa, con muchos momentos compartidos con otros peregrinos, tiempo para la introspección, paisajes increíbles y la deseada llegada a la Plaza del Obradoiro. Ahora bien, si no preparas bien el viaje puede que, más que disfrutarlo, acabes pasando un suplicio, y es que uno de los aspectos más importantes a la hora de hacer este viaje es llevar el equipaje correcto.

Haciendo el Camino vas a recorrer cientos de kilómetros en los que deberás llevar la casa a cuestas. Además de que el peso se nota en la espalda, tus piernas y pies también notarán la carga extra. Es importante ir ligera y llevar aquello que realmente necesitas, así que para que puedas vivir al máximo esta aventura, hoy te cuento qué debes meter en la mochila para el Camino de Santiago. ¡Toma nota!

Mochila para el Camino de Santiago
La mochila para el Camino de Santiago debe ser ligera. De todo lo que ves en la foto, hay cosas que se han quedado en casa

Mochila para el Camino de Santiago: ¿sí o no?

Antes de comenzar con la lista de cosas que meter en la mochila, quizá te estés planteando si es realmente necesario llevar una o si por el contrario puedes llevar tu maleta. Pues bien, depende del tipo de Camino que quieras realizar.

El Camino de Santiago tradicional siempre se ha hecho con el macuto al hombro, por lo que la mayoría de personas que realizan este viaje lo hacen cargando su mochila. Creo que es parte de la gracia del Camino y que al menos hay que probar a realizar alguna etapa con ella.

Ahora bien, puede ocurrir que tengas algún problema en la espalda o las rodillas y no te convenga cargar con el peso de la mochila. Para ello han surgido alternativas en los últimos años que te llevan el equipaje de un albergue a otro para que puedas ir más ligera y que tu cuerpo no sufra. De este modo, en lugar de mochila puedes llevar una maleta, y quizá llevar alguna cosa de más en el equipaje.

¿Qué opción es mejor? La decisión es tuya, pero si quieres vivir el Camino de Santiago auténtico y no tienes ningún problema de salud, te animo a que lo hagas con la mochila a cuestas. Sí, pesa, no te voy a engañar, pero hay trucos para llevar lo justo y así conseguir que su volumen y su peso se reduzcan.

Qué mochila llevar al Camino de Santiago

Probablemente lo más importante para hacer el Camino de Santiago no sea el contenido de la mochila, sino la mochila en sí. Cuanto más grande sea la mochila, más cosas vas a meter en ella y más te va a pesar. Así pues, la primera regla que tienes que seguir es la de buscar una mochila en la que quepa lo justo.

¿Cómo se hace eso? Cuando ya había decidido que quería hacer el Camino del Norte comencé a hacer la lista de lo que llevarme. Después, intenté meterlo en la mochila que tenía en casa de otros viajes, la Osprey Fairview 55 (llevándome solo la mochila grande de 40 litros). Me había venido genial cuando viajé por Sudamérica, pero en cuanto la llené con lo que tenía pensado llevarme, vi que sobraba algo de espacio y, además, por su estructura, me pesaba bastante.

Comencé a buscar información sobre mochilas para el Camino de Santiago y pregunté en un grupo de Facebook, donde mucha gente me dijo que llevaban una mochila de 20 litros. ¡Solo 20 litros! Tenía por casa una de ese tamaño, pero no estaba armada (detalle muy importante), y no me cabía el saco de dormir. Así pues, descarté ambas mochilas y fui a comprarme una de 30 litros.

Era un tamaño intermedio y resultó que era justo lo que necesitaba para todo lo que me quería llevar (y aún así, me pesaba más de la cuenta, así que reduje la lista de cosas a meter). Es una mochila de Decathlon, económica y especial para mujer, armada en la espalda y pensada para que respire, con varios bolsillos y cuerdas que hacen fácil repartir las cosas y bastante ligera. Los primeros días la notaba rara, pero en las últimas semanas muchos días ni me enteraba de que la llevaba puesta. ¡Todo un acierto!

Mochila para el Camino de Santiago, 30 litros
La mochila de 30 litros ya preparada

Qué meter en la mochila para el Camino de Santiago

Una vez tengas tu mochila, es hora de comenzar a llenarla con cosas que vas a necesitar. Eso sí, es importante hacerla con cabeza y dejar los “por si acasos” en casa. Sé que es difícil, pero cuando metes todo lo que planeas en un primer momento y la mochila pesa 10 kilos, sabes que tu espalda te va a odiar.

Lo que se recomienda llevar es un 10% de tu peso, lo cual no es fácil de conseguir. Va a depender mucho de si vas por unos días o piensas hacerte un Camino entero por un mes o incluso algo más de tiempo. Mucha gente va por ejemplo con geles pequeños porque va unos días nada más, pero esto no te servirá si el viaje es más largo. También va a depender si haces tu viaje en verano o invierno, ya que la ropa de invierno al final ocupa y pesa más.

Además, el orden en el que metes las cosas en la mochila también importa, y es que notarás más el peso si pones las cosas pesadas arriba. Por tanto, mi recomendación es que pongas lo más pesado abajo y pegado a la espalda, y lo más ligero arriba. De este modo, el peso más grande se distribuirá desde tu cintura a las piernas en lugar de depender de tus hombros.

Y ahora sí, ¡vamos con esa lista de cosas que meter en la mochila para el Camino de Santiago!

Ropa

Si ves vídeos y lees otros posts sobre qué llevar al Camino de Santiago verás que mucha gente va con dos cambios de ropa. Esto bajo mi punto de vista puede servirte si haces el Camino durante unos días en verano, pero en mi caso, que hice el Camino del Norte durante más de un mes en el que tuve días de mucho calor y otros de lluvia, no es del todo práctico. Por ello, lo que yo me llevé, es:

    • 2 camisetas de trekking de secado rápido.
    • 2 pantalones de trekking, uno corto y otro largo, para adecuarlo según el clima.
    • 1 camiseta de manga larga de running que me gusta utilizar como segunda capa para el trekking en los días frescos.
    • 1 cortavientos impermeable.
    • 1 buff (bandana) para proteger la cabeza los días de sol y la garganta los días de frío.
    • 4 pares de calcetines.
    • 2 sujetadores deportivos.
    • 1 sujetador normal.
    • 5 bragas.
    • 1 bikini.
    • Pijama de dos piezas, de pantalón largo y camiseta de manga corta.
    • 1 leggins.
    • 1 camiseta de manga corta.
    • 1 camisa de manga larga.

Como ves, llevo ropa para caminar, pero también ropa para esos momentos cuando acaba la etapa. Habrá días que estés tranquilamente en el albergue, pero otros que seguramente te apetecerá visitar el pueblo o ciudad a donde has llegado, así que si no quieres ir con la ropa del trekking, puedes llevarte algo que sea un pelín más arreglado. Eso sí, recuerda que sea lo más ligero posible.

Mochila para el Camino de Santiago, ropa
La ropa debe ser cómoda y de secado rápido

Calzado

Otra cosa muy importante a la hora de prepararte para hacer el Camino de Santiago es el calzado. No vale cualquier zapato. Ten en cuenta que vas a caminar durante horas y horas por muchos días seguidos, así que es importante comprar unas buenas botas

Además, es importante que no estrenes las botas el primer día del Camino, ya que te van a hacer daño sí o sí. Lo mejor es domarlas antes, poniéndotelas en casa o saliendo a dar algunos paseos cortos para que se vayan adaptando a tu pie.

Aún así, puede que las zapatillas que lleves no te den el mismo resultado en el Camino que en otras actividades. Yo me llevé mis Salomon de trekking y antes de hacer el Camino me parecían cómodas, pero durante la primera semana vi que me dolían mucho los pies (sobre todo el derecho) y me salieron muchas ampollas por haber mucho asfalto en la ruta. 

Por ello, una recomendación es llevar un segundo par de zapatillas, también domadas y cómodas, que sean tipo running para ir más cómoda en los tramos de asfalto. En el Camino del Norte hay mucho asfalto, así que va mejor este tipo de zapatilla que las botas de trekking. 

Para descansar el pie una vez terminas cada etapa, te recomiendo llevar unas chanclas, así el pie estará aireado y libre para descansar. Además, como en los albergues las duchas son compartidas, también van bien para evitar los hongos.

Neceser

El neceser es uno de los puntos donde más se puede complicar el equipaje, y me refiero a que te puedes pasar de peso fácilmente, por muy pequeñas que sean las cosas que lleves. Aunque creamos que todo es necesario, al final hay botes que pesan más de la cuenta y que hay que sacrificar. Para que te hagas una idea de lo que minimiza la gente su neceser, hay quien solo lleva un gel que le vale para el pelo, el cuerpo y lavar la ropa. 

A mi me costó mucho reducir el neceser y al final me llevé:

  • Cepillo y pasta de dientes.
  • Interdentales e hilo dental.
  • Retenedor dental (para que no se me muevan los dientes post-ortodoncia).
  • Desodorante.
  • Champú, acondicionador y gel en pastilla.
  • Crema hidratante tamaño viaje. 
  • Cortauñas.
  • Lima.
  • Pinzas de depilar.
  • Lentillas. 
  • Copa menstrual, con vaso y tabletas para esterilizarla.
  • Salvaslips.
  • Eyeliner y sombra de ojos.
  • Vaselina para los pies.
  • Protector solar tamaño pequeño.
  • Crema piernas cansadas. 
  • Pañuelos de papel.
  • Peine (en realidad se me olvidó y me tocó comprar uno XD).
Mochila para el Camino de Santiago, neceser
Parte del neceser y el botiquín que llevo

Botiquín

No menos importante que el neceser es el botiquín por si ocurre algo. Cualquier imprevisto puede arruinar el viaje, desde las temidas ampollas a pequeñas heridas, pasando por dolores de cabeza o alergias. Por eso, es importante prever y llevar un pequeño botiquín con lo que vayamos a necesitar. 

Yo compré éste, que trae un montón de cosas para poder curarte tú misma las heridas que te puedas hacer en ruta. Entre otras cosas, viene con: 

  • Tiritas de todo tipo.
  • Toallitas de alcohol.
  • Toallitas de jabón.
  • Toallitas para aliviar picaduras.
  • Venda.
  • Tijeras.
  • Imperdibles.
  • Vendaje triangular para el hombro.
  • Manta de emergencia.
  • Tira de frío instantáneo.

Además, yo le he metido otras cosas que viene bien tener a mano y que suelo necesitar:

Kit COVID-19

Normalmente no haría falta, pero en este 2020 y su nueva normalidad es evidente que las normas sanitarias han cambiado. Es responsabilidad de todos protegernos frente a los contagios, así que, además de mantener la distancia de seguridad con otras personas y seguir las reglas indicadas en todo momento, metí en la mochila para el Camino de Santiago varias mascarillas y gel hidroalcohólico, que fui reponiendo a medida que se iban gastando. 

¿Tienes dudas sobre cómo es hacer el Camino este año? No te pierdas el post sobre el Camino de Santiago y el coronavirus.

Mochila para el Camino de Santiago, complementos
Hay muchos objetos que te harán el Camino más fácil y que pueden serte muy útiles en los momentos menos buenos, como la oscuridad o la lluvia

Complementos varios

Por último, en esta sección entran el resto de cosas que me llevé y que van desde la documentación hasta los aparatos electrónicos:

  • DNI (NIE o pasaporte si no tienes carnet español).
  • 2 tarjetas de crédito.
  • Dinero en efectivo.
  • Tarjeta sanitaria. 
  • Credencial del peregrino (no la llevé desde casa, sino que la compré en San Sebastián, donde comencé el Camino). 
  • Móvil y cargador.
  • Batería externa y cargador.
  • Palo selfie-trípode. 
  • Botella de agua reutilizable.
  • Candados para la mochila.
  • Mosquetones.
  • Jabón para lavar la ropa y pinzas.
  • Bolsa para ropa sucia.
  • Saco sábana para dormir.
  • Funda protectora de la mochila.
  • Poncho para protegerme de la lluvia que también cubra la mochila.
  • Tapones para los oídos.
  • Luz frontal. 
  • Toalla de microfibra grande.
  • Toalla de microfibra pequeña.
  • 2 bolsas pequeñas de plástico impermeables (con cierre) para los cargadores y la credencial.
  • Riñonera para llevar las cosas más necesarias a mano.
  • Gafas de sol.
  • Gafas de ver.
  • Bastones de trekking.

En un principio metí también el saco de dormir, y aunque me entraba todo lo que quería llevar, el peso se me iba a unos 8 kilos, lo cual es mucho. Armando y desarmando la mochila una y otra vez y revisando las temperaturas y las etapas del camino, llegué a la conclusión de que el saco de dormir quizá no lo iba a utilizar tanto como pensaba, así que acabé por dejarlo. Y es que el saco es de lo que más pesa. ¡Se nota mucho el peso de llevarlo a no llevarlo! En cualquier caso, por si vas en invierno y te interesa comprar un saco, éste es el que yo compré.

Qué compré durante el viaje

La planificación de la mochila para el Camino de Santiago es importante, pero siento decirte que hasta que no comiences a caminar no sabrás a ciencia cierta si has acertado con el equipaje que has metido, especialmente en tu primera experiencia. Todas las cosas que llevé me vinieron bien en un momento u otro, aunque eché en falta otras. Por ejemplo, mis zapatillas de running. 

Cuando preparaba la mochila tenía la intuición de que tenía que llevar las zapatillas de running para alternar con las de trekking, pero como en todas las guías ponía que había que limitar el peso, finalmente lo descarté. ¡Y cómo me arrepentí! Como te decía más arriba, la primera semana acabé con muchas ampollas y dolor de pies por ir con las zapatillas de trekking por muchos tramos de asfalto en la zona de País Vasco, así que al llegar a Bilbao me tuve que comprar un par de zapatillas de running. Las ampollas siguieron apareciendo, pero al menos iba mucho más cómoda sin el dolor que me provocaban las zapatillas de trekking.

Con todo, de tanto caminar tuve que comprar unas plantillas para las zapatillas porque se me iban desgastando las que traían. También tuve que comprar vaselina y crema para los pies porque se me acabaron, apósitos para cubrir las ampollas, además de un pantalón corto nuevo de trekking porque el que llevaba se me comenzó a descoser en la zona de los muslos del roce al caminar. Además, como no llevaba saco de dormir, solo la sábana, tuve que comprar una mantita para los días más fríos, ya que en algunos albergues no ponían mantas por el COVID-19.

Además de todo lo dicho, ten en cuenta que en la mochila muchos días llevarás algo de comida. Hay etapas en que no hay bares en el recorrido, por lo que es importante cargar con fruta, frutos secos, algún dulce, etc. para poder reponer fuerzas en la ruta. 

Puede que esta lista te parezca enorme, pero en cuanto te pongas a armar la mochila para el Camino de Santiago verás que no son tantas cosas y que meterías mil cosas más si no fuese porque no te cabe. Como decía más arriba, es importante ir lo más ligera posible, así que adecúa muy bien lo que vas a llevar a los días de ruta y el clima. Recuerda que el peso debería ser como mucho el 10% del tuyo, así que haz y deshaz la mochila tantas veces como sea necesario para llevar un peso óptimo y recuerda dejar espacio para comida y alguna que otra cosita que te toque comprar en ruta.

Espero que esta lista te sirva de orientación para preparar tu mochila para el Camino de Santiago. Para mi ha sido la primera vez, así que aún creo que tengo mucho que aprender en cuanto a hacer la mochila para este viaje. Aún así, espero que la mochila, pese lo que pese finalmente, no te impida disfrutar de la gran experiencia que tienes por delante. ¡El Camino de Santiago te enganchará!

Para más información sobre el Camino de Santiago no te pierdas estos posts:

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.


Prepárate para hacer el Camino de Santiago

Transportes
Compara los precios de los vuelos a España con Skyscanner
Viaja por España en autobús con Flixbus
Muévete por España en tren con Oui SNCF

Alojamiento
Reserva tu alojamiento en el Camino de Santiago a través de Booking

Actividades
Reserva tus tours en España con Civitatis

Seguro de viajes
Contrata tu seguro de viaje a España con Mondo y llévate un 5% de descuento


Código ético: en este post existen algunos enlaces de afiliado, lo que significa que, si haces una reserva o contratas un producto o servicio a través de estos links, me llevo una pequeña comisión. En ningún caso pagarás de más y yo podré seguir manteniendo esta comunidad. Si te lo recomiendo es porque lo he probado, lo utilizo habitualmente y creo que puede serte útil para planificar tu viaje en solitario.

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Tania

    Me ha gustado mucho tu post.
    Sólo un inciso, yo sufro mucho con los pies,no encuentro forma de q no me salgan ampollas…y la opción de las chanclas para descansar está bien, pero yo me llevo zuecos (los típicos tipo crocs) y me van genial.
    Los utilizo para el descanso y la ducha y si en un momento dado no puedo andar con las ampollas tiro de ellos x el camino ..
    Por dar ideas…
    Gracias por el post!!

    1. Estela Gómez

      Hola Tania,
      Gracias por tu comentario, es una buena idea y he visto que mucha gente las lleva. Quizá las pruebe para un futuro Camino.
      Un saludo.

  2. Iñaki

    Me ha gustado leerte , todo muy bien explicado , yo he hecho el francés en bici unas cuantas veces y este año he empezado el del norte andando , yo lo de la ampollas lo he solucionado dándome un masaje en los pues con vaselina a la mañana y con calcetines de doble tela y la verdad que una maravilla , saludos

    1. Estela Gómez

      Gracias Iñaki,
      Lo de las ampollas es un mundo, para el próximo intentaré probar lo del doble calcetín desde el inicio a ver qué tal.
      ¡Buen camino!

  3. david diaz

    Muy bien tu post sobre el camino, muy completo. Yo tambien hice el camino del norte iniciando en Irun (32 dias tambien) mi mochila reduje a 5kgs todo lo k llevaba. Tuve la suerte de no padecer de ampollas, jamas me salio una. Yo compré zapatos en lugar de botas fueron unos marca merrel pero solo pesaba 225 grs cada zapato, se ajustaban muy bien a mi pie y no habia ningun tipo de friccion ademas cada vez que paraba a descansar me quitaba los zapatos y los calcetines a dejar que se me refrescaran los pies antes de continuar. Creo que la seleccion de los zapatos es la decisión mas importante que debes tomar.

    1. Estela Gómez

      Hola David,
      Gracias por pasarte por aquí y por tu aportación. La verdad es que sí, el calzado debe ser lo más cómodo posible, porque al final son muchísimas horas caminando muchos días seguidos. Si lo vuelvo a hacer en verano, creo que optaré por sandalias de trek para que el pie respire más. La gente que vi con ellas estaba muy contenta.
      Saludos.

Deja una respuesta