Hay lugares que, por muy pequeños que sean, lo tienen todo para hacer que un viaje sea perfecto. Esto es lo que he descubierto al visitar Santo Domingo de Silos, un pueblo de Burgos conocido por su monasterio, pero que, en realidad, es mucho más: buena gente, historia, arquitectura, naturaleza, gastronomía, cultura, tradición, paz…

Visitar Santo Domingo de Silos
Te doy 10 buenas razones para visitar Santo Domingo de Silos. ¡Toma nota!

He podido conocerlo gracias a ser su Embajadora para que este año fuese Capital del Turismo Rural. Este concurso de Escapada Rural en el que cada año compiten 10 pueblos es una gran oportunidad para dar a conocer esas pequeñas joyas que tenemos en España como Santo Domingo de Silos, y aunque no ha habido suerte y no ha resultado ganador, te invito a visitarlo con tiempo y calma para que tú también puedas descubrir todo lo que tiene que ofrecerte. 

Sobre Santo Domingo de Silos

En estos días que he pasado en Santo Domingo de Silos he podido revivir su historia, saborear su gastronomía, maravillarme con su entorno natural y conocer a unos vecinos apasionados por su pueblo. No son muchos habitantes, pero quien vive allí sabe que ese lugar es único. Así me lo hicieron sentir desde su alcalde hasta los más jóvenes, quienes son un sinónimo de futuro para que el pueblo siga vivo.

Tal y como me decían, Santo Domingo de Silos es un punto de encuentro, y así ha sido durante toda la historia. En sus alrededores se han encontrado restos de poblaciones prehistóricas, celtíberas o romanas, aunque el pueblo que vemos hoy día tiene su origen en el año 1041, cuando Santo Domingo, un monje llegado desde San Millán de la Cogolla, restaura el monasterio del Valle de Tabladillo que las razias musulmanas habían dejado en ruinas.

Poco a poco el monasterio fue creciendo y convirtiéndose en el centro de la vida del valle, y, aunque ya no tiene la importancia que tenía en siglos pasados, su legado continúa vivo incluso hoy en día. Es imposible entender Santo Domingo de Silos sin su monasterio, el canto gregoriano, la arquitectura románica y la paz que se respira en cada rincón de sus calles y alrededores.

Visitar Santo Domingo  de Silos, Plaza Mayor
Aunque sea pequeño, Santo Domingo de Silos es un pueblo que lo tiene todo

Razones para visitar Santo Domingo de Silos

Probablemente el lugar más conocido de este pequeño pueblo sea su monasterio, pero cuando te quedas a visitar Santo Domingo de Silos con calma descubres que, además de éste, hay muchos otros lugares de interés y aspectos culturales e históricos no tan conocidos, pero igualmente interesantes. 

Aquí van 10 razones para conocer el pueblo y por las que Santo Domingo de Silos se merece ser la Capital del Turismo Rural en 2020. ¡Toma nota! 

Visitar el Monasterio de Santo Domingo de Silos

Como te decía, la historia del pueblo está ligada a la del monasterio. Una vez Santo Domingo consiguió restaurarlo comenzó su época de esplendor, que nos ha dejado, entre otras cosas, un fantástico claustro románico y el canto gregoriano.

Sigue siendo un monasterio vivo, con una comunidad de más de 20 monjes. Aunque muchas zonas no están abiertas al público, sí que se puede realizar una visita guiada por el claustro, el museo y la botica. Cuesta 3,50€ y puedes consultar los horarios de apertura (así como conocer en más detalle la historia del monasterio) en la página de la Abadía de Silos.

Claustro románico

La joya de la corona es el claustro románico del monasterio. Sus columnas, los bajorrelieves, los detalles de los capiteles, el artesonado del techo… Todo el conjunto es precioso y es una suerte que se haya conservado tan bien. 

No todo el claustro data de la misma fecha. Primero se construyeron las galerías este y norte de la planta baja, a mediados del siglo XI, que pueden reconocerse por sus columnas separadas. En el siglo XII se realizarían las galerías oeste y sur, con las columnas juntas, y, finalmente, se completó con la planta superior.

No se sabe quienes fueron los artistas que trabajaron la piedra, pero debido a la calidad y las expresiones de las figuras, sí se intuye que fueron excepcionales, sobre todo la persona que realizó las galerías este y norte y 6 de los bajorrelieves (la Ascensión, Pentescostés, Entierro y Marías ante el sepulcro, el Descendimiento, Discípulos de Emaús, con el detalle de la concha de los peregrinos, y la Duda de Santo Tomás).

Una atención especial requieren los capiteles, inspirados en la naturaleza. En ellos se pueden distinguir numerosos animales, como aves o leones, plantas e incluso bestias y figuras simbólicas. También importante es el artesonado mudéjar del techo, del siglo XIV, donde se representan escenas de la vida cotidiana de la época. Por último, cuando camines por el claustro encontrarás el primer sepulcro de Santo Domingo (cuyos restos ahora están en una capilla de la iglesia, guardados por las cadenas originales de los esclavos que consiguió liberar).

Monasterio de Santo Domingo de Silos, claustro románico
El claustro románico es una auténtica joya debido a su buen estado de conservación

Botica y Museo

También como parte de la visita guiada podrás conocer dos lugares muy importantes del monasterio. En primer lugar, su botica del siglo XVIII, testigo del servicio médico que ofrecían los monjes al pueblo de Silos y que estuvo a punto de desaparecer, pues se iba a vender al extranjero. Por suerte, en 1927 volvió al monasterio.

Los 376 tarros de cerámica de Talavera de la Reina elaborados con el escudo del monasterio y los 387 libros que componen la biblioteca de la botica son un tesoro en sí mismos. Además, se conserva también uno de los alambiques para realizar los destilados. 

Junto a la botica, un pequeño museo donde se conservan algunos objetos de gran importancia para la comunidad. Entre ellos, el Cáliz de Santo Domingo de Silos, de plata dorada y con una decoración finísima, que el propio Santo mandó realizar en el siglo XI, la Custodia Procesional del siglo XV, también de plata dorada, o la imagen de Santa Ana, la Virgen y el Niño, del siglo XIV y que conserva muy bien la policromía. 

Monasterio de Santo Domingo de Silos, botica y museo
Algunos de los objetos que se pueden ver en la botica y el museo

Canto gregoriano

Otra seña de identidad que tiene el monasterio de Santo Domingo de Silos es el canto gregoriano. Se trata del canto de la liturgia de la Iglesia Católica Romana, que compone sus rezos de versículos de la Biblia en latín. Hace unos años los monjes de Silos se hicieron muy famosos al grabar un disco de canto gregoriano que se coló en las principales listas de éxito mundiales.

Todos los días, los monjes realizan 7 rezos en gregoriano y es posible verlos, ya que se realizan en la abadía:

  • Vigilias 06:00
  • Laudes 07:30 (domingos y festivos a las 08:00)
  • Eucaristía 09:00 (domingos y festivos a las 11:00)
  • Tercia 09:15 los domingos y 10:30 los festivos
  • Sexta 13:45
  • Vísperas 19:00 (jueves de verano a las 20:00)
  • Completas 21:30 

Tuve la oportunidad de acudir a completas y me pareció muy interesante a la par que sobrecogedor en cierta manera, ya que al terminar rezo los monjes tocan las campanas y se bendice a los presentes, todo ello en la oscuridad y el silencio.

Monasterio de Santo Domingo de Silos
Iglesia donde se realizan los rezos en gregoriano

El monasterio que no se ve

Por si fueran pocas las razones por las que el Monasterio de Santo Domingo de Silos es importantísimo, existen muchos más tesoros escondidos dentro del mismo que normalmente el público no ve. Acompañada por el Padre Abad pude recorrer no solo el claustro, el museo, la botica y la abadía, sino también muchos otros lugares de la vida monacal más privada. 

Entre esos lugares está su biblioteca y depósito, con decenas de miles de volúmenes de historia, teología o arte. Los monjes de Silos fueron famosos como copistas y por sus manuscritos y aún continúan con una labor de investigación y documentación. Algunos de sus libros más importantes están en museos europeos, como el Beato de Silos, del siglo XII, que se puede ver en el British Museum de Londres.

También pude contemplar los restos de la antigua iglesia románica, situados bajo la actual iglesia neoclásica. Allí se puede ver lo que era el ábside, la segunda sepultura de Santo Domingo y muchos restos de antiguos capiteles, columnas, inscripciones y decoraciones. 

Además, en sus pasillos se esconden muchos otros detalles, como sacristías con muebles de varios siglos atrás, antiguas ventanas románicas o el antiguo coro, con una sillería preciosa, ubicado detrás de la actual iglesia neoclásica. 

En definitiva, aunque el público puede visitar muchas zonas de una gran belleza e importancia histórica dentro del monasterio, existen muchos más tesoros escondidos que no hacen sino aumentar el valor patrimonial para el pueblo de Silos.

Monasterio de Santo Domingo de Silos, lo que no se ve
Algunos de los lugares que no se visitan, como la biblioteca o el antiguo coro

Visitar el Cementerio de Sad Hill

Como te decía, hay muchos lugares que conocer al visitar Santo Domingo de Silos más allá del monasterio, y algunos son muy curiosos, como el cementerio de Sad Hill. Aunque es un dato poco conocido, muchas escenas de la película El bueno, el feo y el malo, de Sergio Leone y con Clint Eastwood como protagonista, se rodaron en los alrededores del pueblo.

¿Lo sabías? Si no has visto la película (o si sí, pero no la recuerdas), te recomiendo verla antes de visitar el cementerio. ¡Tu experiencia cambiará mucho! 

Cementerio de Sad Hill
¡Me encantó la visita al cementerio de Sad Hill! Por alguna razón no me lo esperaba así

Tras los pasos de Clint Eastwood

Después del rodaje en 1966 los decorados de las localizaciones burgalesas se dejaron tal cual, abandonados a su suerte. Nadie se preocupó nunca más por aquello y la naturaleza siguió su curso, hasta que desde la Asociación Cultural Sad Hill se decidió recuperar estos espacios con motivo del 50 aniversario del film.

Hubo 4 localizaciones en las inmediaciones de Santo Domingo de Silos:

  • El cementerio de Sad Hill, localización del final de la película, entre los pueblos de Santo Domingo de Silos y Contreras.
  • El campo de concentración de Betterville, no muy lejos del cementerio, donde el Rubio y Tuco son prisioneros.
  • El río Arlanza, donde se construye el puente de Langstone para grabar la batalla entre unionistas y confederados.
  • El Monasterio de San Pedro de Arlanza, que era la Misión de San Antonio, donde el Rubio se recupera tras la travesía por el desierto.

La primera localización que han logrado recuperar es el cementerio de Sad Hill, donde lograron limpiar toda la maleza para desenterrar el empedrado donde tiene lugar el desenlace del film, así como reconstruir las tumbas con un proyecto de apadrinamiento. ¡Hicieron un esfuerzo impresionante y el resultado es espectacular!

Antes de ir, te recomiendo mucho ver el documental Desenterrando Sad Hill (nominado en los Premios Goya de 2019), en el que podrás ver cómo fue todo el proceso de recuperación y darte cuenta del gran trabajo que han realizado poniendo en valor este lugar icónico de la historia del cine. ¡Te aseguro que la percepción del lugar es completamente diferente tras verlo!

Cementerio de Sad Hill, teatralización
Lo que han conseguido desde la asociación desenterrando el cementerio y poniéndolo en valor es digno de admirar

Cómo visitar Sad Hill

El cementerio de Sad Hill se encuentra en un paraje natural entre Santo Domingo de Silos, Carazo y Contreras. Desde Santo Domingo de Silos puedes llegar tanto en coche por la pista de tierra como caminando, aunque eso implica subir un monte y bajarlo (y después volver a hacerlo). Si haces este recorrido, no olvides parar en la parte alta del monte, porque las vistas que hay desde allí son magníficas. Incluso se puede ver el círculo que forma el cementerio perfectamente.

El cementerio de Sad Hill está siempre abierto y es gratuito, así que puedes entretenerte todo lo que quieras en recorrer las tumbas, hacer fotografías y admirar el paisaje que tienes alrededor, que es increíble. 

Además, desde la asociación hacen algunas excursiones para grupos, que incluyen un recorrido por la zona y la visita al cementerio con teatralización de las escenas finales de la película. Yo tuve la gran suerte de ver la representación y me encantó, además de que es muy interesante porque te explican el contexto del rodaje. Si te gusta el cine y, en especial, los western, ¡este lugar es un imperdible!

Pasear en el Desfiladero de la Yecla

Otra de las cosas de las que Santo Domingo de Silos puede presumir es de tener un entorno natural espectacular, y uno de los lugares que no te puedes perder es el Desfiladero de la Yecla. Se trata de un pequeño sendero que discurre por un tajo vertical en la montaña, tan estrecho que hay muchos puntos en los que podrás tocar las dos paredes de roca con tus manos extendiendo los brazos.

El recorrido es cortito, de unos 600 metros, y se realiza por una pasarela sobre el río Mataviejas. De este modo, además de caminar entre la montaña, podrás ver las caprichosas líneas que va formando la erosión del agua y escuchar cómo salta entre las rocas. Además, es una zona de nidificación de aves y podrás ver muchos buitres sobrevolando la zona

Puedes llegar en coche fácilmente desde Santo Domingo de Silos por la carretera BU-910 y aparcar antes o después de los túneles. Tanto el aparcamiento como el recorrido son gratuitos. Si prefieres caminar, se está construyendo una extensión de la pasarela para poder llegar paseando desde el pueblo. 

Visitar Santo Domingo de Silos, desfiladero de la Yecla
El desfiladero de la Yecla es un enclave natural imperdible al visitar Santo Domingo de Silos

Realizar rutas de senderismo

Además de poder caminar por el Desfiladero de la Yecla, Santo Domingo de Silos siempre fue punto de encuentro y eso se nota en la confluencia de varios senderos de largo recorrido. El más importante probablemente sea el Camino del Cid, que une Burgos con Valencia siguiendo el itinerario que Rodrigo Díaz de Vivar hizo en su destierro según el Cantar de Mio Cid, pero no es el único.

Por aquí también pasa el Camino de la Lengua Castellana, que nace en San Millán de la Cogolla (La Rioja), donde aparecen las primeras palabras escritas en castellano en la historia. Después transcurre por las provincias de Burgos, Valladolid, Salamanca y Ávila, terminando en Alcalá de Henares (Madrid), ciudad natal de Miguel de Cervantes.

Asimismo, Santo Domingo de Silos es una de las paradas de la Ruta de la Lana, el Camino de Santiago desde Alicante que entronca en Burgos con el Camino Francés.

Además de estas rutas de gran recorrido, en los alrededores de Santo Domingo de Silos hay muchos otros senderos cortitos que son ideales para disfrutar de una excursión de un día por los alrededores del pueblo. Podrás visitar así lugares como la Peña de Cervera, con vistas a todos los alrededores, o la ermita mozárabe de Santa Cecilia, del siglo XI con una curiosa ventana en forma de cruz.

Puede que te interese leer mi post sobre hacer senderismo en solitario.

Visitar Santo Domingo de Silos, senderismo
Como ves, no faltan rutas de senderismo para disfrutar del entorno

Pasear por sus calles llenas de historia

Más allá de poder conocer edificios históricos y su increíble entorno, al visitar Santo Domingo de Silos debes darte una vuelta por sus calles. En ellas encontrarás casitas de piedra, algunas de ellas muy antiguas, que atestiguan el pasado del pueblo cuando la gente vivía del campo, teniendo el ganado en la planta baja y la vivienda en un segundo piso. 

En la zona del monasterio podrás ver el antiguo lavadero. Aprovechando el manantial que surge junto a él, las mujeres antiguamente acudían a este lugar a lavar la ropa. Si sigues desde ahí el riachuelo, llegarás al arco de San Juan, uno de los pocos restos de la muralla medieval que se conservan, y al antiguo puente de piedra sobre el río Mataviejas, al que cae el torrente del manantial. 

Desde ahí sale el Camino del Cid, y te recomiendo mucho que recorras los primeros metros hasta llegar a la ermita de la Virgen del Camino. ¡Desde allí tendrás unas vistas espectaculares de todo el pueblo!

Visitar Santo Domingo de Silos, Arco de San Juan
Uno de los rincones con más encanto de Santo Domingo de Silos

Vivir la Fiesta de los Jefes

Aunque en Burgos hace mucho frío en invierno, eso no es impedimento para que cada último fin de semana de enero se celebre la Fiesta de los Jefes. Declarada de Interés Turístico Regional, los vecinos se vuelcan en recrear la leyenda que cuenta cómo Silos se salvó de un ataque de las fuerzas musulmanas durante la época de la invasión.

Según esta leyenda, ante el temor de que los musulmanes pudieran arrasar el pueblo, un vecino tuvo la idea de simular un gran incendio para, así, hacer creer al enemigo que no merecía la pena realizar un ataque. Los vecinos encendieron hogueras en las calles y causaron tal revuelo que lograron su objetivo y el pueblo no fue saqueado. 

Para conmemorarlo, todos los años los vecinos de Santo Domingo de Silos encienden las hogueras y eligen a sus Jefes. El Capitán, el Cuchillón y el Abanderado, acompañados del Tamborilero, son los personajes centrales de la fiesta y, además de asumir diferentes roles, son los protagonistas de la Carrera de las Crestas, en la que, subidos al caballo, deben conseguir algunas de las prendas colgadas de una soga en la plaza del pueblo.

Visitar Santo Domingo de Silos, Fiesta de los Jefes
Aunque los protagonistas sean ellos, todo el pueblo se implica en la Fiesta de los Jefes

Conocer el Convento de San Francisco

Además del monasterio benedictino, Santo Domingo de Silos contó con otro convento, franciscano en este caso, en las afueras del pueblo. Fue fundado en el siglo XIV y, entre otras cosas, daba cobijo a los peregrinos a cambio de recibir catequesis. 

Con la Exclaustración Eclesiástica en 1835 el convento quedó abandonado y en ruinas, y no fue hasta 2009 que volvió a abrir sus puertas, tras la restauración completada por la Fundación Silos. Conservando todo lo posible del edificio original, la reconstrucción se ha hecho a imagen y semejanza del antiguo convento.

El convento hoy día

En lo que antiguamente era el claustro ahora se puede visitar una exposición sobre la historia del Monacato, con la que se pretende explicar y acercar a nuestros días lo que significó para la sociedad la existencia de las órdenes religiosas. También suele haber exposiciones temporales en la antigua iglesia, así como conciertos gratuitos como los de “Septiembre Musical”, celebrados los 3 primeros sábados de septiembre.

En la primera y segunda plantas, alrededor del claustro se han recuperado las antiguas celdas de los monjes para convertirlas en hospedería (te cuento más sobre esto en el apartado sobre dónde dormir en Santo Domingo de Silos).

Además, el espacio se utiliza también para realizar eventos privados, como bodas, y existen varios salones destinados a cursos y conferencias, pues uno de los objetivos del convento es convertirse en espacio cultural y de debate. Volverá a abrir sus puertas el 1 de julio.

Visitar Santo Domingo de Silos, Convento de San Francisco
El convento ha renacido como espacio cultural, de encuentro y debate

Probar los vinos de la bodega Alma Silense 

“Vino con cuerpo y alma”. Así denomina David Sebastián a su vino Alma Silense, y doy fe de que es cierto. Pude probarlo en varias ocasiones durante el fin de semana y me encantó. 

La historia de la bodega Alma Silense comenzó durante un viaje a Perú, cuando se encontró con un amigo que le hizo darse cuenta del valor del tiempo y de que hay que aprovechar cada segundo de vida. De ahí nació su primer vino, un Ribera del Duero llamado 86.400 en referencia a los segundos que tiene cada día, y después llegó Alma Silense, D.O. Arlanza, que está ligado a su relación personal con el pueblo y, sobre todo, con el monasterio.

Se ha propuesto recuperar la tradición vinícola en el pueblo ahora que las condiciones climáticas están cambiando y son propicias para los vinos de altura, y de ahí que la suya sea la primera bodega de Santo Domingo de Silos. De estilo boutique, además de producir vino, es tienda y en ella se realizan catas con canto gregoriano de fondo (un detalle genial). 

Visitar Santo Domingo de Silos, bodega Alma Silense
La primera bodega de Santo Domingo de Silos se propone recuperar la tradición vinícola

Descubrir sus árboles catalogados

Una de las cosas más curiosas que descubrí al visitar Santo Domingo de Silos es que cuentan con varios árboles singulares catalogados para su protección. Uno de ellos, y el que creo que es el más conocido, es el ciprés del claustro románico del monasterio benedictino. Con sus 28 metros de altura y sus más de 120 años de edad, es testigo de la vida diaria de los monjes. 

En el monasterio también se puede ver una secuoya de más de 30 metros de altura y también más de 120 años, así como un tejo y un platanero de unos 200 años. Por último, realizando el Camino del Cid se puede llegar hasta la encina del Cura Merino, que con sus 300 años ya supera los 12 metros de altura y 14 de anchura. ¡Todos ellos son preciosos!

Visitar Santo Domingo de Silos, árboles catalogados
El ciprés del monasterio, la encima del Cura Merino y la secuoya

Descansar y disfrutar de su paz

Tratándose de un pueblo pequeño y con una historia tan ligada a la de la vida contemplativa, visitar Santo Domingo de Silos es sinónimo de tranquilidad. Cualquier lugar que pongas en tu itinerario te transmitirá paz, por lo que es un destino ideal para descansar, relajarte, cuidarte y escucharte. 

Personalmente, a la hora de viajar sola cada vez busco más este tipo de destinos. Los lugares que te permiten olvidarte de las prisas y entrar en contacto con la historia y la naturaleza son perfectos no solo para conocer sus puntos de interés, sino también para disfrutar de un viaje más cercano y personal. ¿No te parece que a veces nos estresamos por querer ver muchas cosas en el menor tiempo posible y que quizá deberíamos empezar a disfrutar con más calma de todos nuestros viajes?

Dónde comer y dormir en Santo Domingo de Silos

Hasta ahora te he dado 10 buenas razones para visitar Santo Domingo de Silos, pero hay que decir que la gastronomía es otro de sus puntos fuertes. En sus restaurantes podrás disfrutar de la comida típica de la zona, como la morcilla de Burgos, el lechazo asado, la sopa castellana o la carne de caza. Además, no puede faltar el postre del abuelo, que consiste en queso de Burgos, nueces de Silos y miel.

Para descansar después no te hará falta irte muy lejos, ya que muchos de los restaurantes del pueblo cuentan también con alojamientos, además con estilos para todos los gustos.

Hotel Restaurante Tres Coronas de Silos

Durante el fin de semana que visité Santo Domingo de Silos me quedé en el Hotel Tres Coronas de Silos, situado en la Plaza Mayor del pueblo. El edificio respira historia, y es que se trata de un antiguo palacio construido en 1745. La decoración interior es de estilo castellano, con mucha madera, paredes de piedra y objetos que te harán transportarte a otra época. 

En la planta baja cuenta con bar y restaurante, decorados también al estilo de la zona. Pude probar el cordero asado, así como entrantes típicos, como el chorizo o el picadillo, y estaba todo muy bueno.

Además, el dueño del hotel, Emeterio, hace una ginebra buenísima. Se llama Gin Silos y está elaborada de forma artesanal con los enebros y sabinas de los bosques del entorno del pueblo. Recibió una de las mejores puntuaciones en el X Salón de los Destilados y el Vermut, lo que habla de su calidad. No dudes en probarla y en llevarte una botella (la puedes comprar en el mismo hotel u online).

Hotel Restaurante Tres Coronas de Silos
Una buena opción para alojarte y comer en el centro del pueblo

Hotel Restaurante Arco San Juan de Silos

Aunque no me alojé en él, otra buena opción para quedarte al visitar Santo Domingo de Silos es el Hotel Restaurante Arco San Juan. Se sitúa en la parte extramuros del pueblo, saliendo por el arco de San Juan. 

Allí puedes encontrar también productos de la zona, como la morcilla o el embutido, así como carne de caza. Pude probar el corzo, animal del entorno, y estaba delicioso. Nunca lo había probado y me sorprendió mucho. También probé el postre típico, llamado el “postre del abuelo” como te comentaba más arriba. ¡Todo buenísimo!

Hotel Restaurante Arco de San Juan
Atrévete a probar la carne de caza. ¡Está riquísima!

Hotel Restaurante Santo Domingo de Silos

Otra alternativa para alojarte y comer es el Hotel Restaurante Santo Domingo de Silos, en la calle principal del pueblo. Sus habitaciones son muy curiosas, ya que todas tienen un estilo diferente. Cuentan con habitaciones tanto dobles como familiares, e incluso algunas tienen bañera o ducha de hidromasaje. 

Además del hotel, sus dueños cuentan con varias casas rurales y apartamentos, con piscina, y un restaurante decorado al estilo tradicional en el que también celebran bodas y eventos. La decoración es muy curiosa, ya que en él verás muchas vidrieras realizadas siguiendo la técnica medieval, con motivos de la historia de Burgos, como el destierro del Cid o el claustro del Monasterio de Santo Domingo de Silos. También hay un mural precioso con lo más destacado del pueblo, como la biblioteca del monasterio, su botica o el canto gregoriano. 

Hotel Santo Domingo de Silos
Con tantas habitaciones diferentes, la experiencia seguro es diferente cada vez

Hospedería del Convento de San Francisco

Como te comentaba más arriba, el antiguo Convento de San Francisco ha sido rehabilitado y transformado en un espacio polivalente, además de ser una hospedería. Se han adaptado las antiguas celdas de los monjes para crear habitaciones individuales y dobles que combinan ese espíritu conventual con la decoración más actual. 

Siguiendo con el espíritu del lugar donde se encuentra, la hospedería está ideada para descansar y desconectar, por lo que, entre otras cosas, las habitaciones no tienen wifi ni televisión. Además, el poder alojarte en un antiguo convento del siglo XIV es todo un privilegio. 

Hospedería Convento de San Francisco
Situado fuera del pueblo, la hospedería está pensada para descansar y desconectar

Cómo llegar a Santo Domingo de Silos

Santo Domingo de Silos se sitúa en la provincia de Burgos, a unos 60 kilómetros al sur de la ciudad de Burgos y a unos 45 de Aranda de Duero. Al tratarse de un pueblo pequeño no cuenta con muchas opciones de transporte público, así que lo mejor es contar con coche (haz clic aquí si necesitas alquilar uno).

De esta manera te será fácil además moverte por los alrededores, para visitar el desfiladero de la Yecla o el cementerio de Sad Hill, que están algo retirados del pueblo. 

¿Te he convencido para visitar Santo Domingo de Silos? Creo que hay muy buenas razones para que te acerques a conocerlo, ya que lo tiene todo para pasar un fin de semana o un puente de turismo rural. En caso de que necesites más información siempre puedes visitar la web de Santo Domingo de Silos, y te dejo también un hilo de Twitter y las stories de Instagram para que veas otras imágenes.

Yo te digo desde ya que tengo que volver porque me he encontrado muy a gusto, la gente es muy agradable y el pueblo es precioso.

Desde aquí me gustaría dar las gracias una vez más a todos los que me han acompañado este fin de semana y me han mostrado su pasión por su pueblo, en especial a Emeterio, el alcalde, que ha sido un guía perfecto. ¡Ha sido todo un placer visitar Santo Domingo de Silos y conoceros!

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.


Código ético: este viaje fue posible gracias a Escapada Rural y Santo Domingo de Silos al nombrarme Embajadora del pueblo para defender su candidatura como Capital del Turismo Rural 2020.

Deja una respuesta