Viajar a Milán: la escapada perfecta de fin de semana sola

La capital italiana de la moda es una de las ciudades más visitadas en este país. Su Catedral (el Duomo) es mundialmente conocido, pero más allá de las señas de identidad de la ciudad, hay muchos lugares que merece la pena conocer, tanto entre sus calles como en sus alrededores. Por eso, hoy te traigo una pequeña guía para viajar a Milán y así descubrir uno de los rincones más bonitos del norte de Italia.

Milán es ideal para visitar en una escapada de puente o durante un fin de semana, y es una ciudad muy agradable para viajar sola. Si te gusta el arte, la cultura, la historia o la moda, entre los edificios palaciegos de sus calles encontrarás museos y monumentos que atestiguan su pasado y su presente. Internacional y cosmopolita, es uno de los destinos más visitados en Italia y no te costará hacer amigos, pues allí encontrarás viajeros de todas las partes del mundo.

Viajar sola a Milán
Qué ver, cómo llegar, dónde dormir… ¡Guía para viajar a Milán!

Imprescindibles que ver en Milán

Antes de poner un pie en Milán había escuchado que es una ciudad que no tiene mucho y que con ver el Duomo ya estaba todo hecho. ¡Pero no! La verdad es que la ciudad me sorprendió, es muy bonita y hay bastantes cosas que visitar y hacer.

Pasé allí un par de días y la verdad es que es un tiempo perfecto para visitar sus monumentos y disfrutar de su vida y ambiente cultural. A continuación te hablo de los lugares que yo conocí, aunque te recomiendo que te pongas un calzado cómodo y que aproveches el tiempo para caminar todo lo que puedas por sus calles. ¡Seguro que hay muchas cosas que te sorprenden!

Free tour por Milán

Siempre que viajo a una ciudad me tomo el primer día para hacer una toma de contacto y situarme, tanto geográficamente como en qué es importante conocer. En las grandes capitales siempre hay algún free tour disponible, así que en la mayoría de ocasiones los suelo hacer para echar un primer vistazo a la ciudad y tomar nota de los consejos de los guías.

Milán no es la excepción y tienes también la opción de hacer un free tour que te explica la historia de la capital de la región de Lombardía, de sus principales monumentos o cómo llegó a convertirse en el centro económico de Italia. Además, hacer este tipo de tours al viajar sola es una buena idea, sobre todo si es la primera vez, ya que no te sentirás tan sola en ese primer día y puedes conocer a otros viajeros.

La parte buena de los free tour es que te enseñan mucho en un corto periodo de tiempo; lo malo es que no suelen entrar en los monumentos y tienes que volver después. Aún así, los principales lugares que ver en Milán están muy cerca unos de otros, así que puedes visitarlos todos sin problema, ya sea caminando o tomando el transporte público.

El Duomo y sus terrazas

El lugar más famoso de la ciudad y el que tienes que visitar en Milán sí o sí, es la Catedral. El Duomo es uno de los templos católicos más grandes del mundo y por fuera es, sencillamente, impresionante. Su fachada gótica de mármol te dejará con la boca abierta, y más aún sus terrazas, desde donde ver de cerca los 135 pináculos con figuras.

Por dentro la Catedral de Milán no llama demasiado la atención, pero es de obligado cumplimiento subir a las terrazas. Puedes hacerlo a pie o en ascensor y, una vez arriba, seguir un camino único para darle toda la vuelta al tejado y ver las vistas 360º sobre la ciudad.

Hay varios tipos de entrada, ya que se puede visitar cada lugar por separado o con diferentes pases combinados. Si quieres verlo todo, el mejor es el Duomo Pass, donde hay dos precios: 15 euros para subir a las terrazas a pie y 20€ si deseas subir en ascensor.

En el post «Información para visitar el Duomo de Milán» te cuento todos los detalles en cuanto a entradas, servicios o qué recorrer, aunque te adelanto que si quieres enterarte bien de toda la historia de este lugar y las obras de arte en su interior, quizá te interese hacer un tour guiado en castellano que incluye la entrada con ascensor a las terrazas.

Viajar sola a Milán
Pasear por las terrazas del Duomo es una experiencia única

De compras en Milán

Milán es una de las ciudades más importantes en el mundo de la moda a nivel mundial y eso se nota. La gente va muy arreglada, la ciudad está muy cuidada y hay escaparates por todas partes. Y aunque sí que hay tiendas para todos los bolsillos, muchas de ellas son de alta costura.

Si quieres ir de compras o simplemente sientes curiosidad por ver los precios y los escaparates de las tiendas más famosas, hay dos lugares que no te puedes perder. Uno de ellos es la Galería Vittorio Emanuele II, junto al Duomo. Es una de las galerías más fotografiadas del mundo y allí encontrarás tiendas de Prada, Gucci, Armani, Chanel…

A unos 5 o 10 minutos de distancia caminando, en la zona del metro Montenapoleone llegarás al otro enclave de las firmas de lujo por excelencia en la ciudad de Milán: el cuadrilátero de la moda. Valentino, Versace, Dior, Hermés, Tiffany & Co., Chanel, Giambattista Valli, Loewe, Givenchy… Es aquí donde los grandes diseñadores (italianos y extranjeros) tienen sus principales ateliers e incluso sus propios hoteles, como el de Armani o el de Bulgari.

Viajar sola a Milán, Galería Vittorio Emanuele II
La Galería Vittorio Emanuele es uno de los lugares más fotografiados de Milán

Museos imprescindibles de Milán

Quizá una de tus razones para viajar sola a Milán sea porque eres una apasionada del arte. Si es así, vas a disfrutar mucho al recorrer la capital lombarda, ya sea por tu cuenta o con algún tour. Hay tours especializados en arte, como este free tour del arte, que te llevarán a los principales museos de la ciudad.

No muy lejos del exclusivo cuadrilátero de la moda se encuentra la Pinacoteca de Brera. Allí encontrarás una de las mejores colecciones de arte de Italia, con pinturas de Caravaggio, Rafael, Piero della Francesca, El Greco, Tiziano o Canaletto.

Ahora bien, si quieres ver una de las obras de arte más famosas de la historia, deberás trasladarte hasta la iglesia de Santa María delle Grazie. Allí, sobre la pared en la que fue pintado originalmente, podrás ver La última cena, la obra más famosa de Leonardo da Vinci. Si quieres visitarlo deberás reservar la entrada con días e incluso semanas de antelación. No esperes a estar en Milán para decidirlo o te quedarás sin verlo, como me pasó a mi.

A unos minutos de La última cena podrás visitar el Castillo Sforzesco, el antiguo castillo de Milán donde también hay obras de Leonardo da Vinci. Da Vinci trabajó durante mucho tiempo al servicio de los Sforza, la familia que gobernaba Milán en el siglo XV, así que hay dibujos y frescos en varios puntos de la fortaleza, aunque la más conocida es la Sala delle Asse.

Además de ver obras de Da Vinci, en su interior hay varios museos más y podrás ver, por ejemplo, la Piedad Rondanini, la última obra de Miguel Ángel. Puedes hacerlo por libre o con una visita guiada con la que enterarte de todos los detalles de las principales obras. Y si no te interesa demasiado el arte, deberías igualmente darte una vuelta por el castillo de los Sforza (de ahí su nombre). Es un edificio impresionante y se puede entrar al patio de forma gratuita.

Viajar sola a Milán, Castello Sforzesco
El Castillo Sforzesco es uno de los lugares menos conocidos de Milán

Ruinas romanas de Milán

Y del castillo medieval, un salto mayor en el tiempo hacia atrás, hasta la época romana. Al contrario que en otras ciudades italianas no hay grandes ruinas romanas en Milán, y eso que Mediolanum llegó a ser capital del Imperio Romano de Occidente.

Los restos más importantes son las Columnas de San Lorenzo, frente a la Basílica del mismo nombre. Cuando las visites, pásate por la calle Pio IV, al costado de la iglesia, para ver un mural de grafiti que cuenta la historia de la ciudad. En la calle Brisa, no muy lejos de las columnas, puedes ver también los restos de las termas romanas y el Palacio Imperial.

Canales de Navigli y aperitivo

Una de las zonas más curiosas de Milán es Navigli, un barrio lleno de canales que, aunque no sea Venecia, tiene su gracia y encanto. Puedes recorrerlo en un tour guiado navegando por estos canales que se remontan al siglo XII durante todo el día, aunque te recomiendo hacerlo por la tarde.

¿Por qué? Porque después de un día completo visitando los lugares más emblemáticos que ver en Milán, nada mejor que tomar algo. Navigli es una zona con muchísimos bares y es costumbre tomar allí el aperitivo. Y no, en Milán el aperitivo no se toma a mediodía, sino a eso de las 7 de la tarde.

Se trata de una costumbre bastante extendida por toda la ciudad. Muchos bares y restaurantes ofrecen este aperitivo, que consiste en buffet libre de comida con tu consumición. Sí, has leído bien: puedes comer todo lo que quieras pagando solamente la bebida. Ahora bien, no te pienses que es una ganga porque la bebida en Milán no es barata (entre 8 y 12 euros la primera bebida del aperitivo).

¿Te da reparo ir sola a un bar lleno de gente? Si te alojas en un hostel puedes buscar a otras personas que se quieran unir. Otra opción al viajar sola a Milán, que es una ciudad grande, es crear un evento en Couchsurfing y esperar a que otros viajeros o locales se apunten. Echa un ojo al post sobre cómo conocer gente viajando sola para más ideas.

Viajar sola a Milán, Navigli
La zona de Navigli se anima sobre todo cuando llega la tarde

Mejores excursiones desde Milán

Además de pasar un día o dos explorando las calles y monumentos más emblemáticos de Milán, te recomiendo hacer alguna excursión a alguno de los lugares más interesantes que hay en sus alrededores. Puedes hacerlas perfectamente por tu cuenta, aunque al viajar sola, si te unes a un tour también es una buena manera de desplazarte a otros lugares y conocerlos, ya que vas acompañada y te incluye el transporte.

Lago di Como y Bellagio

Una de las ventajas que tiene Milán es que se sitúa bastante cerca de los Alpes y, por tanto, es fácil hacer alguna escapadita de la ciudad para disfrutar de paisajes preciosos en plena naturaleza. En el norte de Italia hay muchas montañas y lagos, aunque para hacer una excursión de un día, sin duda, el lugar más accesible es el Lago di Como.

Este lago es el más famoso del país y prueba de ello es que en sus orillas hay muchos pueblos preciosos frecuentados por famosos. También se han rodado películas e incluso se dice que es el paisaje de fondo de la Mona Lisa. Lo cierto es que el Lago di Como ha robado el corazón a muchísima gente y seguro que te gustará.

Si vas por tu cuenta, legar hasta allí es muy fácil; basta con tomar un tren en la estación de Milano Cadorna hacia Como. Una vez allí, puedes subirte a un barco para navegar por el lago y llegar a otros pueblos, como Bellagio, una auténtica maravilla situada en el mejor punto panorámico.

En caso de no querer complicarte, puedes hacer un tour guiado desde Milán. Puedes visitar el pueblo de Como solamente (y el funicular de Brunate), conocer Como y Bellagio, navegando por el lago, o el más completo de todos, visitando Como, Bellagio y Varenna.

Te lo explico en detalle en el post «Cómo ir al Lago di Como y Bellagio desde Milán«

Bellagio
Así es un atardecer en el Lago di Como con Bellagio y los Alpes como postal

Bérgamo

Otro de los lugares más visitados en los alrededores de Milán es Bérgamo, y es que en esta pequeña ciudad se sitúa el aeropuerto al que llegan las aerolíneas de bajo coste que vuelan a la capital lombarda. Si es tu caso, puede que te interese visitarla el día que llegas o el día que te vas, o incluso hacer una noche allí.

Bérgamo es una ciudad medieval que conserva bastante bien sus murallas y principales edificios. La parte más bonita es la alta, situada en una colina a la que se accede por funicular, aunque la parte baja también es agradable para dar un paseo. Puedes llegar fácilmente desde Milán en tren regional (aquí puedes ver horarios y reservar) o hacer una excursión de medio día en autobús con guía y otros viajeros.

Si quieres saber más sobre esta ciudad, no te pierdas el post sobre qué ver en Bérgamo.

Brescia

De una ciudad medieval a otra. Brescia es ideal para visitar en medio día, en el que puedes subir a su castillo, visitar las catedrales o pasear por sus calles céntricas que conservan fachadas y esencia de épocas pasadas. Algo escondidos están también sus restos romanos, entre los que se encuentra un Patrimonio de la Humanidad, en el Museo de Santa Giulia.

No muy lejos se sitúa el Lago di Garda, otro de los grandes lagos del norte de Italia, aunque en esta ocasión no es tan sencillo llegar. Existe un autobús urbano, pero tarda mucho como para poder incluirlo en una escapada de un día desde Milán combinando ambos lugares.

Brescia se sitúa a una hora desde Bérgamo y a hora y cuarto de Milán en tren regional, así que una opción es hacer un viaje circular para visitar Brescia y Bérgamo en el mismo día. ¡Da tiempo!

Para más información, no dejes de visitar los posts «Un día en Brescia desde Milán, Bérgamo o Verona» y «Cómo ir a Sirmione, la joya del Lago di Garda«

Cómo llegar a Milán

Igual que se dice que todos los caminos llevan a Roma, se podría decir para Milán (al fin y al cabo, fue capital del Imperio Romano de Occidente). Desde un inicio ha sido un enclave muy importante y, debido a ello, está muy bien conectada con otras ciudades italianas e internacionales.

Vuelos a Milán

Una de las formas más comunes de llegar a Milán es en avión. Cuenta con tres aeropuertos: Malpensa, Linate y Orio al Serio (en Bérgamo) que conectan la ciudad con vuelos directos con cientos de destinos, sobre todo en Europa.

El aeropuerto de Milán Malpensa es el más importante en cuanto a vuelos internacionales y es uno de los más concurridos del viejo continente. Linate, por su parte, recibe en su mayoría vuelos nacionales y de las principales capitales europeas, mientras el de Orio es el aeropuerto de las low cost.

Como hay muchas aerolíneas que llegan a Milán y varios aeropuertos, lo mejor es utilizar un comparador de vuelos para ver cuál es el más económico y/o el que tiene un mejor horario para tus planes de viaje.

Quizá te interese conocer cómo encontrar vuelos baratos.

Cómo llegar a Milán desde Malpensa

Como digo, Malpensa es el principal aeropuerto de Milán, pero está bastante alejado. Para llegar a la ciudad necesitas tomar un tren o un autobús y el recorrido dura aproximadamente una hora.

Si te decides por el tren, existe una línea de Trenord llamada «Malpensa Express» que te permite llegar a 3 de las principales estaciones de tren de Milán. Una línea va para Milano Porta Garibaldi y Milano Centrale, y la otra, para Milano Cadorna. El precio en ambas líneas es de 13 euros por trayecto, con un recorrido de una hora hasta Milano Centrale y de poco más de media hora para Milano Cadorna. Puedes reservar tus billetes aquí.

Otra opción es viajar en autobús, que es más barato. Existen varias compañías que cubren el trayecto entre el aeropuerto de Malpensa y la estación central de Milán (Milano Centrale) y suelen tener un precio de 10 euros por trayecto. Autostradale, Terravision o Flixbus son las empresas que ofrecen el trayecto más barato y con más frecuencias. Puedes reservar tu trayecto aquí.

Cómo llegar a Milán desde Linate

Linate es el aeropuerto más próximo a la ciudad, por lo que en este caso puedes llegar hasta el corazón de Milán en transporte público. La mejor opción es tomar el autobús de la línea 73, que te lleva casi a la Plaza del Duomo en poco más de media hora.

Si no, otra opción es tomar igualmente un autobús que puedes reservar aquí o tomar trenes de cercanías desde Milano Forlanini para ir hacia otras estaciones de tren, como Milano Centrale, pero está algo alejado del aeropuerto y tendrías que acercarte en autobús o en taxi.

Cómo llegar a Milán, avión
Éste es el bonito paisaje al llegar al aeropuerto de Orio al Serio, en Bérgamo

Cómo llegar a Milán desde Orio al Serio (Bérgamo)

Si viajas hasta el aeropuerto de Orio al Serio en Bérgamo te ocurre como en el aeropuerto de Milán Malpensa; al estar alejado de la ciudad, necesitas un shuttle que te lleve a la capital. Puedes ir en tren, pero debes ir primero del aeropuerto a la estación de Bérgamo con un autobús, por lo que lo mejor es ir en autobús.

El trayecto dura aproximadamente una hora entre el aeropuerto y Milano Centrale. Las opciones son Autostradale, Terravision, Orio Shuttle y Flixbus, con precios de unos 8 o 10 euros y frecuencias de entre 10 y 20 minutos. Puedes reservarlo aquí.

Viajar en tren a Milán

En caso de estar viajando sola por Italia, es muy probable que vayas a llegar a Milán en tren, ya que es una manera rápida de desplazarte entre ciudades. Trenitalia es la compañía ferroviaria del país, aunque a nivel regional en el norte existe también Trenord, más utilizada para distancias cortas, ya que tiene más paradas. Puedes reservar tus billetes aquí.

La principal estación de Milán es Milano Centrale, aunque muchos trenes llegan también a Porta Garibaldi. Si te mueves en tren regional, puedes llegar a Milano Cadorna o Milano Porta Genova, que son dos estaciones bien situadas, junto al Castello Sforzesco y Navigli respectivamente. En cualquier caso, tienes a tu disposición líneas de metro y/o tranvía para moverte fácilmente por la ciudad y llegar a tu destino final.

Cómo llegar a Milán, Milano Centrale
La estación de Milano Centrale es muy monumental. Así lucía en Navidad

Viajar a Milán en autobús

También existe la posibilidad de llegar a Milán en autobús, ya sea desde otras ciudades italianas o de otros países europeos cercanos, como Francia o Suiza. Existen varios lugares por la ciudad donde las empresas de autobús hacen paradas, pero si no quieres complicarte, lo más sencillo es ir a Lampugnano, que es la estación de autobuses. Está en las afueras, pero cuenta con una línea de metro que te lleva en 15 minutos al Castello Sforzesco y la plaza del Duomo. Puedes reservar tu autobús aquí.

Visitar el Duomo de Milán
La Plaza del Duomo es el corazón de la ciudad y podrás llegar a ella de todas las maneras posibles

Cómo moverte por Milán

Ya ves que, aunque hay muchas opciones para viajar a Milán, en realidad es muy sencillo llegar hasta el centro histórico de la ciudad. Si has llegado hasta una de las estaciones de tren o de autobús, seguro que te interesa también saber cómo moverte por la ciudad, así que aquí te cuento qué opciones tienes. Pero antes, un par de consejos para que el viaje a Milán vaya perfecto:

  1. Descárgate Google Maps y utilízala para moverte por Milán. Funciona perfectamente con el transporte público y las rutas a pie.
  2. Ojo con los carteristas. Es una ciudad segura para recorrerla a pie y en transporte público, aunque te recomiendo tener precaución con tus cosas de valor. Es una ciudad muy visitada y los carteristas aprovechan las grandes aglomeraciones de gente para robar móviles y carteras.

Metro de Milán

La manera más rápida de moverte por Milán es el metro. Existen 3 líneas que cubren los lugares más destacados de la ciudad:

  • Línea 1: estación de autobuses de Lampugnano, estación de tren Milano Cadorna, Castello Sforzesco, plaza del Duomo.
  • Ruta 2: estación de tren Milano Centrale, Montenapoleone (cuadrilátero de la moda), plaza del Duomo.
  • Línea 3: estaciones de tren Milano Centrale, Milano Porta Garibaldi, Milano Cadorna, Milano Porta Genova (cercana a Navigli).

Encontrarás las paradas señaladas con una M blanca sobre fondo rojo y puedes comprar tickets en las máquinas de las estaciones (suele haber cola en las estaciones más concurridas) o en kioskos.

El trayecto sencillo cuesta 2 euros y vale para 3 zonas, que incluyen todos los lugares destacados que ver en Milán. Es válido para 90 minutos desde la primera validación y puedes utilizarlo para cambiar de transporte en el mismo trayecto durante este tiempo, por ejemplo metro + tranvía.

Si planeas moverte mucho por la ciudad, puedes comprar un ticket de 24 horas, que es válido igualmente para 3 zonas y todos los transportes públicos (metro, tranvía, autobús). En este caso cuesta 7 euros.

Cómo llegar a Milán, metro
Para desplazarte rápido, utiliza el metro. Para disfrutar la ciudad, utiliza el tranvía o ve a pie

Tranvía de Milán

Para moverte por todo el centro de Milán y poder ir viendo la ciudad, la mejor opción es el tranvía. Hay 18 líneas con muchas paradas junto a los lugares más emblemáticos, así que no se te escapará nada. Intenta además subirte a los tranvías históricos que datan de principios del siglo XX. Su interior es de madera y es como transportarse a otra época.

Para utilizar los tranvías necesitas comprar el ticket, ya sea en los kioskos o en las estaciones de metro, ya que en ni en los tranvías ni en las paradas hay máquinas. Es el mismo billete que el del metro; cuesta 2 euros por trayecto (válido 90 minutos) o 7 euros el ticket de 24 horas. Recuerda validarlo al subir.

Viajar sola a Milán, tranvía
Los tranvías antiguos de Milán son una atracción más

Autobuses de Milán

Con el metro y los tranvías deberías poder moverte a todas partes, pero no está de más saber que también hay líneas de autobús por toda la ciudad. De nuevo, podrás comprar el billete en las estaciones de metro y kioskos por 2 euros el trayecto (es el mismo que vale para metro y tranvía).

Por otra parte, tienes la opción de subir al autobús turístico de Milán. Con su sistema Hop on – Hop off puedes subir y bajar tantas veces como quieras. Hay 4 líneas diferentes y tiene paradas en los principales monumentos y museos y mientras viajas, la audio guía te irá contando todo lo que necesitas conocer de la capital de Lombardía.

Recorrer Milán a pie

Los atractivos turísticos de Milán se concentran en el centro histórico de la ciudad, así que si cuentas con tiempo, la mejor manera de desplazarte entre ellos es a pie. Las distancias no son muy grandes (por ejemplo, en 15 minutos llegarás caminando del Castello Sforzesco al Duomo de Milán) y así podrás vivir más la ciudad, fijarte en su arquitectura y entrar en sus tiendas.

Dónde alojarse en Milán

A la hora de buscar un alojamiento en Milán, te recomiendo que mires los hostels. Es una ciudad cara e incluso este tipo de alojamientos no son baratos, pero en relación calidad-precio es una gran opción.

Yo me quedé en el Ostello Bello Grande, junto a la estación principal de tren Milano Centrale. Está algo alejado del centro, pero está bien conectado por metro (hay línea directa con el Duomo, por ejemplo). Además, si vas a viajar en tren después a otras ciudades, está genial tener la estación al lado. Si por ubicación no te termina de convencer, tienen otro en Navigli.

Es un hostel que se ve bastante nuevo y entre sus habitaciones tiene algunas solo para mujeres. En el precio te incluye el desayuno y también la cena, que es un aperitivo, como en muchos bares de la ciudad. Además, me regalaron una bebida para la primera noche, cosa que es un detalle y fomenta que los viajeros bajen al bar y se conozcan.

Quizá te interese el post «Cómo elegir un hostel (y hacerlo bien)«

Hoteles en Milán

Si no te convence la idea de compartir habitación o el presupuesto no es un problema, hay muchos hoteles en Milán de todas las categorías. Aquí puedes echar un vistazo y reservar, y a continuación te doy varias ideas de alojamientos bien valorados con habitaciones individuales para quienes viajamos en solitario:

Cuánto tiempo dedicar a Milán

Si solo piensas en visitar la ciudad, con un par de días tienes de sobra, algo que puedes hacer a modo de escapada de fin de semana. Ahora bien, mi recomendación es que te quedes algún día más para hacer alguna de las excursiones que te propongo. En un puente de 4 días puedes apañártelas para visitarlo todo.

En cambio, si estás recorriendo toda Italia o planeas hacer un viaje por diferentes lugares de Europa, quizá dedicar 4 días sea demasiado, pero te recomiendo que hagas un huequito al Lago di Como. ¡No te va a defraudar!

Para finalizar, volver a insistir en animarte a viajar a Milán. Es una ciudad muy bonita, segura, que sorprende bastante y que está muy próxima a otros lugares de gran belleza. En caso de necesitar un último impulso, aquí te dejo mis stories de Milán.

Este artículo forma parte de la guía para viajar sola a Italia.

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Prepárate para viajar sola a Italia

Transportes
Compara los precios de los vuelos a Italia con Skyscanner
Alquila un coche para moverte por Italia con Autoeurope o Rentalcars
Reserva tus billetes de autobús y tren por Italia con Omio
Viaja a Italia en autobús con Flixbus

Alojamiento
Reserva tu alojamiento en Italia a través de Booking o Hostelworld

Actividades
Reserva tus tours en Italia con Civitatis, GuruWalk o GetYourGuide

Seguro de viajes
Contrata tu seguro de viaje a Italia con Mondo (15% dto.)

Equipamiento
Compra tu equipamiento viajero en Amazon

Código ético: en este post existen algunos enlaces de afiliado, lo que significa que, si haces una reserva o contratas un producto o servicio a través de estos links (Booking, Civitatis, Amazon, Skyscanner, Mondo…), me llevo una pequeña comisión. En ningún caso pagarás de más y yo podré seguir manteniendo esta comunidad. Si te lo recomiendo es porque lo he probado, lo utilizo habitualmente y creo que puede serte útil para planificar tu viaje en solitario.

2 comentarios en «Viajar a Milán: la escapada perfecta de fin de semana sola»

  1. Hola Estela, por casualidad me encontre con tus bloggs y me estas ayudando mucho para terminar de organizar mi viaje por Italia este Septiembre y parte de Octubre y al igual que tu me voy sola.
    Muchas gracias por tus consejos, rutas y datos.

    Responder
    • ¡Hola Yesica!
      Me alegro de que te esté ayudando.
      Gracias a ti por pasarte por aquí y disfruta mucho de tu viaje. ¡Italia es preciosa!

      Responder

Deja un comentario