La capital italiana de la moda es una de las ciudades más visitadas en este país. Su Catedral (el Duomo) es mundialmente conocido, pero más allá de las señas de identidad de la ciudad, hay muchos lugares que merece la pena conocer, tanto entre sus calles como en sus cercanías.

Es ideal para visitar en una escapada de puente, así que hoy te traigo una pequeña guía para que te animes a viajar sola a Milán y descubras uno de los rincones más bonitos del norte de Italia

Viajar sola a Milán
Qué ver, cómo llegar, dónde dormir… ¡Guía para viajar sola a Milán!

Viajar sola a Milán: qué hacer

Antes de poner un pie en Milán había escuchado que es una ciudad que no tiene mucho y que con ver el Duomo ya estaba todo hecho. ¡Pero no! La verdad es que la ciudad me sorprendió, es muy bonita y hay bastantes cosas que visitar y hacer.

Free tour por Milán

Siempre que viajo a una ciudad me tomo el primer día para hacer una toma de contacto y situarme, tanto geográficamente como en qué es importante conocer. En las grandes ciudades siempre hay algún free tour disponible, así que en la mayoría de ocasiones los suelo hacer para echar un primer vistazo a la ciudad y tomar nota de los consejos de los guías. 

Milán no es la excepción y tienes también la opción de hacer un free tour que te explica la historia de la ciudad, de sus principales monumentos o cómo llegó a convertirse en el centro económico de Italia. Además, hacer este tipo de tours al viajar sola es una buena idea, ya que no te sentirás tan sola en ese primer día y puedes conocer a otros viajeros. 

La parte buena de los free tour es que te enseñan mucho en un corto periodo de tiempo; lo malo es que no suelen entrar en los monumentos y tienes que volver después. Aún así, los principales lugares que ver en Milán están muy cerca unos de otros, así que puedes visitarlos todos sin problema, ya sea caminando o tomando el transporte público. 



Visitar el Duomo y subir a sus terrazas

El lugar más famoso de Milán y el que tienes que visitar sí o sí, es la Catedral. El Duomo es uno de los templos católicos más grandes del mundo y por fuera es, sencillamente, impresionante. Su fachada gótica de mármol te dejará con la boca abierta, y más aún sus terrazas, desde donde ver de cerca los 135 pináculos con figuras.

Por dentro la Catedral no llama demasiado la atención, pero es de obligado cumplimiento subir a las terrazas. Puedes hacerlo a pie o en ascensor y, una vez arriba, seguir un camino único para darle toda la vuelta al tejado y ver las vistas 360º sobre la ciudad. 

Hay varios tipos de entrada, ya que se puede visitar cada lugar por separado o con diferentes pases combinados. Si quieres verlo todo, el mejor es el Duomo Pass, donde hay dos precios: 13 euros para subir a las terrazas a pie y 17€ si deseas subir en ascensor.

En el post “Información para visitar el Duomo de Milán” te cuento todos los detalles en cuanto a entradas, servicios o qué recorrer, aunque te adelanto que si quieres enterarte bien de toda la historia de la Catedral y las obras de arte en su interior, quizá te interese hacer un tour guiado en castellano que incluye la entrada con ascensor a las terrazas.

Viajar sola a Milán
Pasear por las terrazas del Duomo es una experiencia única

Ir de compras (o simplemente ver escaparates)

Milán es una de las ciudades más importantes en el mundo de la moda a nivel mundial y eso se nota. La gente va muy arreglada, la ciudad está muy cuidada y hay escaparates por todas partes. Y aunque sí que hay tiendas para todos los bolsillos, muchas de ellas son de alta costura. 

Si quieres ir de compras o simplemente sientes curiosidad por ver los precios y los escaparates de las firmas más famosas, hay dos lugares que no te puedes perder. Uno de ellos es la Galería Vittorio Emanuele II, junto al Duomo. Es una de las galerías más fotografiadas del mundo y allí encontrarás tiendas de Prada, Gucci, Armani, Chanel… 

A unos 5 o 10 minutos de distancia caminando, en la zona del metro Montenapoleone llegarás al otro enclave de las firmas de lujo por excelencia en Milán: el cuadrilátero de la moda. Valentino, Versace, Dior, Hermés, Tiffany & Co., Chanel, Giambattista Valli, Loewe, Givenchy… Es aquí donde los grandes diseñadores (italianos y extranjeros) tienen sus tiendas principales e incluso sus propios hoteles, como el de Armani o el de Bulgari

Viajar sola a Milán, Galería Vittorio Emanuele II
La Galería Vittorio Emanuele es uno de los lugares más fotografiados de Milán

Ver grandes obras de arte

Quizá una de tus razones para viajar sola a Milán sea porque eres una apasionada del arte. Pues bien, no muy lejos del exclusivo cuadrilátero de la moda se encuentra la Pinacoteca de Brera. Allí encontrarás una de las mejores colecciones de arte de Italia, con pinturas de Caravaggio, Rafael, Piero della Francesca, El Greco, Tiziano o Canaletto.

Ahora bien, si quieres ver una de las obras de arte más famosas de la historia, deberás trasladarte hasta la iglesia de Santa María delle Grazie. Allí se puede ver sobre la pared en la que fue pintado originalmente el mural de La última cena, la obra más famosa de Leonardo da Vinci. Si quieres visitarlo deberás reservar la entrada con días e incluso semanas de antelación. No esperes a estar en Milán para decidirlo o te quedarás sin verlo, como me pasó a mi.

Admirar el Castello Sforzesco

A unos minutos de La última cena podrás visitar una exposición sobre Leonardo da Vinci. Está en el Castello Sforzesco hasta mediados de abril de 2020 y no es casual. Por una parte, esta exposición se inauguró en 2019 con motivo del 500 aniversario de la muerte del artista. Por otra, Da Vinci trabajó durante mucho tiempo al servicio de los Sforza, la familia que gobernaba Milán en aquella época.

Aunque no te interese la exposición de Da Vinci, deberías igualmente darte una vuelta por el castillo de los Sforza (de ahí su nombre). Es un edificio impresionante y se puede entrar al patio de forma gratuita. Si quieres enterarte de todos los detalles, puedes hacer un tour en inglés.

Viajar sola a Milán, Castello Sforzesco

Uno de los lugares menos conocidos de Milán

Conocer su pasado romano

Y del castillo medieval, un salto mayor en el tiempo hacia atrás, hasta la época romana. Al contrario que en otras ciudades italianas no hay grandes ruinas romanas en Milán, y eso que Mediolanum llegó a ser capital del Imperio Romano de Occidente. 

Las más importantes son las Columnas de San Lorenzo, frente a la Basílica del mismo nombre. Cuando las visites, pásate por la calle Pio IV, al costado de la iglesia, para ver un mural de graffiti que cuenta la historia de la ciudad. 

En la calle Brisa, no muy lejos de las columnas, puedes ver también los restos de las termas romanas y el Palacio Imperial. 

Tomar el aperitivo en Navigli

Después de un día completo visitando los lugares más emblemáticos de Milán, ¿qué mejor que tomar un aperitivo? Y no, en Milán el aperitivo no se toma a mediodía, sino a eso de las 7 de la tarde. 

Se trata de una costumbre bastante extendida por toda la ciudad. Muchos bares y restaurantes ofrecen este aperitivo, que consiste en buffet libre de comida con tu consumición. Sí, has leído bien: puedes comer todo lo que quieras pagando solamente la bebida. Ahora bien, no te pienses que es una ganga porque la bebida en Milán no es barata (entre 8 y 12 euros la primera bebida del aperitivo).  

El aperitivo se puede tomar por toda la ciudad, pero te recomiendo acercarte a la zona de Navigli. En esta zona de la ciudad son famosos sus canales (no hay tantos como en Venecia, pero tiene su gracia) y hay muchísimos bares. Uno de los más recomendados es el Aperol, donde tomarte un Aperol Spritz y disfrutar del buffet. Eso sí, ve pronto porque se llena. 

¿Te da reparo ir sola a un bar lleno de gente? Si te alojas en un hostel puedes buscar a otras personas que se quieran unir. Otra opción al viajar sola a Milán, que es una ciudad grande, es crear un evento en Couchsurfing y esperar a que otros viajeros o locales se apunten. Echa un ojo al post sobre cómo conocer gente viajando sola para más ideas. 

Viajar sola a Milán, Navigli
La zona de Navigli se anima sobre todo cuando llega la tarde

Excursiones desde Milán por tu cuenta

Además de pasar un día o dos explorando las calles y monumentos de Milán, te recomiendo hacer alguna excursión a alguno de los lugares más interesantes que hay en su entorno. Una que sería imprescindible es la del Lago di Como, y si cuentas con más tiempo, quizá te interese visitar también las ciudades medievales de Bérgamo o Brescia

Lago di Como y Bellagio

Una de las ventajas que tiene Milán es que se sitúa bastante cerca de los Alpes y, por tanto, es fácil hacer alguna escapadita de la ciudad para disfrutar de paisajes preciosos en plena naturaleza. En el norte de Italia hay muchas montañas y lagos, aunque para hacer una excursión de un día, sin duda, el lugar más accesible es el Lago di Como. 

Este lago es el más famoso del país y prueba de ello es que en sus orillas hay muchos pueblos preciosos frecuentados por famosos. También se han rodado películas e incluso se dice que es el paisaje de fondo de la Mona Lisa. Lo cierto es que el Lago di Como ha robado el corazón a muchísima gente y seguro que te gustará. 

Llegar hasta allí es muy fácil; basta con tomar un tren en la estación de Milano Cadorna hacia Como. Una vez allí, puedes subirte a un barco para navegar por el lago y llegar a otros pueblos, como Bellagio, una auténtica maravilla situada en el mejor punto panorámico. 

Te lo explico en detalle en el post “Cómo ir al Lago di Como y Bellagio desde Milán

Bellagio
Así es un atardecer en el Lago di Como con Bellagio y los Alpes como postal

Bérgamo

Otro de los lugares más visitados es Bérgamo, y es que en esta pequeña ciudad se sitúa el aeropuerto al que llegan las aerolíneas de bajo coste que vuelan a Milán. Si es tu caso, puede que te interese visitarla el día que llegas o el día que te vas, o incluso hacer una noche allí. 

Bérgamo es una ciudad medieval que conserva bastante bien sus murallas y principales edificios. La parte más bonita es la alta, situada en una colina a la que se accede por funicular, aunque la parte baja también es agradable para dar un paseo. Puedes llegar fácilmente desde Milán en tren regional, así que no descartes hacer una visita. 

Si quieres saber más sobre esta ciudad, no te pierdas el post “Viajar sola a Bérgamo más allá del aeropuerto

Brescia

De una ciudad medieval a otra. Brescia es ideal para visitar en medio día, en el que puedes subir a su castillo, visitar las catedrales o pasear por sus calles céntricas que conservan fachadas y esencia de épocas pasadas. Algo escondidos están también sus restos romanos, entre los que se encuentra un Patrimonio de la Humanidad, en el Museo de Santa Giulia.

No muy lejos se sitúa el Lago di Garda, otro gran lago de Italia, aunque en esta ocasión no es tan sencillo llegar. Existe un autobús urbano, pero tarda mucho como para poder incluirlo en una escapada de un día desde Milán combinando ambos lugares. 

Brescia se sitúa a una hora desde Bérgamo y a hora y cuarto de Milán en tren regional, así que una opción es hacer un viaje circular para visitar Brescia y Bérgamo en el mismo día. ¡Da tiempo! 

Para más información, no dejes de visitar los posts “Un día en Brescia desde Milán, Bérgamo o Verona” y “Cómo ir a Sirmione, la joya del Lago di Garda



Cómo llegar a Milán

Milán es una ciudad muy bien conectada, tanto con otras ciudades italianas como con el resto de Europa. Cuenta con tres aeropuertos, varias estaciones de tren y de autobús, así que puede ser algo lioso situarte a tu llegada a la ciudad.

A continuación te resumo tus opciones, pero si necesitas más detalles te invito a leer el post completo sobre cómo llegar a Milán.

Si llegas en avión puedes hacerlo a Milán Malpensa, Milán Linate o a Milán Bérgamo (Orio al Serio). Malpensa es el aeropuerto principal, mientras Linate acoge vuelos nacionales y de las principales capitales europeas y Orio al Serio (Bérgamo) es el de las aerolíneas low cost

Linate es el más cercano a la ciudad y podrás utilizar el transporte público para llegar a la ciudad. Ahora bien, la mayoría de vuelos llegan a Malpensa y Orio al Serio, que están retirados de Milán y necesitarás tomar un shuttle que te lleve hasta el centro de la ciudad. Estos autobuses llegan por norma general a la estación central (Milano Centrale) y, desde ahí, puedes moverte en transporte público a otras zonas de la ciudad. 

Si piensas llegar a Milán en tren desde otra ciudad, casi con toda seguridad llegarás a Milano Centrale (la estación central, la más importante) o a Porta Garibaldi. Existen otras estaciones en la ciudad (Cadorna, Porta Genova), pero se utilizan en general para trenes regionales. En cualquier caso, cerca de todas ellas encontrarás tranvías o metro para moverte por la ciudad. 

La última opción es la de viajar en autobús, que suele ser el medio más económico. Las paradas suelen estar muy alejadas del centro, en las afueras de la ciudad, y la estación principal de autobuses es Lampugnano. Aún así, no está mal comunicada y tienes línea de metro directa que te lleva en cuarto de hora al corazón de la ciudad. 

Cómo moverte por Milán

Para moverte por la ciudad tienes varias opciones, aunque para recorrer grandes distancias lo mejor es el metro. Si prefieres ir sobre tierra, entonces toma sus tranvías. Debes subir sobre todo a los tranvías antiguos. ¡Es como viajar en el tiempo! 

Puedes comprar los tickets para el transporte público en las estaciones de metro o en los kioskos. Si vas a tomar el tranvía, asegúrate de pasar primero por el kiosko. Además, no olvides validar el billete al subir. Cada trayecto en transporte público cuesta 2€, aunque si planeas utilizarlo mucho, existen pases de 24 horas por 7€.

Puedes encontrar más información en el post sobre cómo llegar a Milán y moverte por allí.

Viajar sola a Milán, tranvía
Los tranvías antiguos de Milán son una atracción más

Dónde dormir en Milán

A la hora de buscar un alojamiento al viajar sola a Milán, te recomiendo que mires los hostels. Es una ciudad cara e incluso este tipo de alojamientos no son baratos, pero en relación calidad-precio es una gran opción. 

Quizá te interese el post “Cómo elegir un hostel (y hacerlo bien)

Yo me quedé en el Ostello Bello Grande, junto a la estación principal de tren Milano Centrale. Está algo alejado del centro, pero está bien conectado por metro (hay línea directa con el Duomo, por ejemplo). Además, si vas a viajar en tren después a otras ciudades, está genial tener la estación al lado. Si por ubicación no te termina de convencer, tienen otro en Navigli

Es un hostel que se ve bastante nuevo y entre sus habitaciones tiene algunas solo para mujeres. En el precio te incluye el desayuno y también la cena, que es un aperitivo, como en muchos bares de la ciudad. Además, me regalaron una bebida para la primera noche, cosa que es un detalle y fomenta que los viajeros bajen al bar y se conozcan.  

Cuánto tiempo dedicar a Milán

Si solo piensas en visitar la ciudad, con un par de días tienes de sobra, algo que puedes hacer a modo de escapada de fin de semana. Ahora bien, mi recomendación es que te quedes algún día más para hacer alguna de las excursiones que te propongo. En un puente de 4 días puedes apañártelas para visitarlo todo. 

En cambio, si estás recorriendo toda Italia o planeas hacer un viaje por diferentes lugares de Europa, quizá dedicar 4 días sea demasiado, pero te recomiendo que hagas un huequito al Lago di Como. ¡No te va a defraudar! 

Para finalizar, volver a insistir en animarte a viajar sola a Milán. Es una ciudad muy bonita, segura, que sorprende bastante y que está muy próxima a otros lugares de gran belleza. En caso de necesitar un último impulso, aquí te dejo mis stories de Milán. Para más información sobre Italia, te invito también a leer estos artículos: 


Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.


Código ético: en este post existen algunos enlaces de afiliado, lo que significa que, si haces una reserva o contratas un producto o servicio a través de estos links, nos llevamos una pequeña comisión. En ningún caso pagarás de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad. Si te lo recomendamos es porque lo hemos probado, lo utilizamos habitualmente y creemos que puede serte útil para planificar tu viaje en solitario.

Deja un comentario

Cerrar menú

Encuentra lo que necesitas

Toda la información por destinos