Aunque su nombre suene a broma (se pronuncia algo así como «coña»), en realidad esta ciudad es de las menos animadas de toda Turquía. Pero que no cunda el desánimo, porque hay algunas razones por las que puede ser interesante viajar sola a Konya. ¡Te las contamos en este post!

Viajar sola a Konya
Viajar sola a Konya puede ser un tanto aburrido, pero hay cosas con las que entretenerse

3 razones por las que te puede interesar visitar Konya

A Konya llegué un sábado por la noche y no sé si era por la lluvia o porque realmente la ciudad no da para más, pero no había ambiente de nada. Los restaurantes estaban vacíos (tampoco es que hubiera muchos en el centro) y las calles se veían desiertas. Aún así, hay algunas cosas que merece la pena conocer si de casualidad pasas por aquí.

Ver a los derviches giróvagos

La primera de ellas, es que aquí puedes ver a los derviches giróvagos en estado puro. Sí, los derviches son esos señores vestidos de blanco que giran y giran sin parar. Aunque a los de fuera nos pueda parecer en un principio que ésta es una danza típica turca, lo cierto es que nada tiene que ver con el folclore, sino que es una forma de meditación.

En lugares como Estambul o la Capadocia es un reclamo turístico ir a un espectáculo de derviches. Pues bien, que sepas que suelen ser bailarines y que para ver este ritual en su estado más original hay que ir a Konya, donde además… ¡lo podrás ver gratis! Todos los sábados a las 19:00 hay una demostración en el Centro Cultural Mevlana, así que, si visitas Konya, que sea ese día ;).

Visitar el Museo Mevlana y la Madrasa Karatay

El origen de los derviches giróvagos está en la orden sufí que surgió tras las muerte de Mevlana o Rumí, un poeta místico persa muy importante en la época (siglo XIII). Rumí escirbió uno de sus mejores poemas en Konya, y allí es donde murió y descansa. Sus restos están en una mezquita hoy convertida en el Museo Mevlana, que lleva este nombre precisamente por él. Si vas en domingo, la entrada es gratuita.

Viajar sola a Konya, Museo Mevlana
La tumba de Rumí es uno de los lugares que ver en Konya

También importante a visitar en Konya es la Madrasa Karatay. Las madrasas eran escuelas de estudios superiores y ésta ha sido reconvertida en museo, donde destacan sus azulejos. La entrada cuesta 6 liras (1€).

Hacer una parada en tu viaje hacia otros destinos

La última razón por la que puede que quieras hacer una parada en Konya es que te sirva como parada intermedia entre dos de tus destinos. Está, digamos, a mitad de camino entre la Capadocia y lugares como Pamukkale o Antalya. Ese trayecto lo puedes hacer en bus nocturno, pero si no te gusta la idea de dormir en un autobús, entonces puedes ir primero a Konya y después seguir tu viaje.

Pros y contras de viajar sola a Konya

Como decimos, es una ciudad poco animada. No hay apenas turistas extranjeros y poca gente habla inglés, así que realmente estarás sola, sola. ¡Ojo! Si éste es el propósito de tu viaje, entonces puede ser que encuentres paz aquí :).

Al tener poco turismo la verdad es que encontré la ciudad muy barata, con cosas a mitad de precio que en otras ciudades (lo cual no es bueno, ¡es maravilloso!), pero también es verdad que hay menos variedad de restaurantes, tiendas o alojamientos.

De hecho, los alojamientos realmente dejan mucho que desear, así que, en caso de que decidas pasar por aquí, mejor planear el viaje para no tener que hacer noche o alojarte solamente una noche. De buscar alojamiento, hazlo en el centro, en las inmediaciones del Museo Mevlana o el Parque Aladdín, porque así estarás más cerca de los lugares a visitar y bien conectada con transporte público.

Cómo llegar a Konya y moverse por allí

Puedes llegar a Konya en avión desde Estambul, pero la manera más habitual de hacerlo probablemente sea el autobús, ya que suele ser una ciudad de paso en un itinerario por Turquía. Como te decía más arriba, está a medio camino entre la Capadocia y otros lugares, y en autobús se tardan unas 3 horas y media desde Göreme, también desde Ankara y en torno a 5 desde lugares como Antalya o Pamukkale.

Una vez en la ciudad, si has llegado en autobús te recomiendo hacerte con la tarjeta de transporte. Puedes comprarla en cualquiera de las casetas que hay junto a las estaciones de tranvía (las reconocerás porque pone Konya Elkart) y es la mejor opción, ya que sin ella no podrás acceder al transporte público y tendrás que moverte en taxi. En mi caso, la compré en la parada de tranvía de la estación de autobuses y el chico hablaba inglés, así que me cargó dos viajes directamente en la tarjeta para ir al centro y volver a la estación al día siguiente. Los dos viajes y la tarjeta (que se paga aparte) me costaron 6,5 liras (1 euro).

Hay varias líneas de tranvía que funcionan bastante bien, con trenes muy nuevos y buenas frecuencias. Si llegas a la estación de autobuses, tienes allí la línea que conecta con el centro (Aladdin). Si, por el contrario, llegas al aeropuerto, entonces debes tomar el shuttle de la empresa Havas hacia el centro (no llega el tranvía hasta allí).

Viajar sola a Konya, Jardín Japonés
Si te sobra tiempo, acércate al Jardín Japonés. Es de los lugares más agradables de la ciudad

¡Y esto es todo lo que te puedo contar para viajar sola a Konya! Realmente es una ciudad que me saltaría. En un principio ni siquiera tenía planeado visitarla, pero al final me cabía en la agenda y decidí darle una oportunidad. Sin más.

Aún así, si quieres visitarla o de casualidad acabas allí, recuerda ir en sábado para ver a los derviches gratis y que el Museo Mevlana es gratis el domingo. Si tienes tiempo que matar, puedes visitar también algunas mezquitas (recuerda llevar un pañuelo para cubrirte la cabeza y descálzate al entrar) y el Jardín Japonés, que está un poco más al norte de la estación de autobuses y es un lugar agradable. Te dejo por aquí las stories sobre Konya y si tienes dudas, deja tu comentario.

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Detrás de #QuieroViajarSola, Estela Gómez

Código ético: en este post hay algunos enlaces de afiliado de empresas en las que confiamos para realizar nuestros viajes. Esto significa que, si haces una reserva a través de estos links, nos llevamos una pequeña comisión. En ningún caso tú vas a pagar de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad.

Deja un comentario

Cerrar menú