10 cosas que hacer en Carcassonne, la ciudad amurallada

Francia es un país que me encanta. Sus ciudades me parecen elegantes y cuidadas y, sin duda, hay cientos de destinos que merece la pena visitar. En uno de mis viajes en solitario decidí hacer una ruta por Occitania, así que hoy te cuento 10 cosas que hacer en Carcassonne, la famosa ciudadela medieval del sur del país.

Que hacer en Carcassonne
Te hablo de varias cosas que hacer en Carcassonne, la ciudad medieval del sur de Francia

Dónde está Carcassonne y cómo llegar

Carcassonne es una ciudad de la región francesa de Occitania, situada en el sur del país. Se sitúa a medio camino entre Toulouse y Narbona y es uno de los lugares más visitados, no solo del sur de Francia, sino del país entero. Por ello, está muy bien comunicada, tanto con sus ciudades vecinas como con otras urbes europeas.

Antes de salir hacia tu destino, recuerda contar con un buen seguro de viaje. Así, en caso de necesitar asistencia médica o ante cualquier problema logístico estarías cubierta y tendrías quien gestione el papeleo y otras cuestiones. Yo siempre recomiendo Mondo, con quienes tienes la mejor relación calidad-precio y muchas ventajas, como un 5% de descuento en el precio de todos sus seguros por leerme.

Cómo llegar a Carcassonne en tren

Una de las maneras más cómodas de viajar a Carcassonne es en tren, y es que la estación está bastante céntrica, junto a la zona conocida como la Bastida de San Luis. Hasta allí llegan trenes de alta velocidad de SNCF desde otras ciudades francesas, así como trenes en colaboración con Renfe desde España. Yo viajé de hecho desde Barcelona a Carcassonne en uno de estos trenes. Es rápido y cómodo, además de poder ver bonitos paisajes cruzando los Pirineos o a orillas del mar Mediterráneo.

Si estás por la zona además tienes la opción de moverte en tren regional. Por ejemplo, para llegar desde Toulouse tienes el TER, que es un tren regional que hace el mismo recorrido que el tren de alta velocidad. Tarda un poquito más, pero es más económico. Aquí puedes ver los horarios.

Cómo llegar a Carcassonne en avión

Carcassonne tiene un pequeño aeropuerto llamado Sud de France Carcassonne (CCF) que recibe vuelos desde algunas ciudades europeas, principalmente del Reino Unido e Irlanda. Puedes buscar los vuelos aquí. Si aterrizas en este aeropuerto, puedes tomar una navette (autobús) que cubre el trayecto hasta la zona de la Bastida de San Luis con varias paradas alrededor del centro.

Para llegar desde otros países, como España, lo mejor es volar a Toulouse. Una vez allí, en el aeropuerto puedes alquilar un coche para recorrer la Occitania o viajar hasta Carcassonne en transporte público.

Cómo llegar a Carcassonne por carretera

Las principales carreteras de acceso a Carcassonne siguen el mismo recorrido que el tren, es decir, en línea desde Toulouse a Narbona. Así, la principal ruta sería la autopista de peaje A61, aunque si no quieres pagar, tienes también carreteras secundarias que te permitirán moverte por la zona.

Además, aunque no sea un medio de transporte muy común en Francia, también existen empresas de autobús que viajan a Carcassonne. Por ejemplo, Flixbus conecta muchas ciudades europeas. Otra alternativa, aunque también en autobús, es tomar un tour desde Toulouse. No es exactamente un tour guiado, sino que incluye el transporte y algo de información sobre la ciudad y, una vez allí, tienes tiempo libre para visitarla a tu aire.

Carcassonne
Podrás subir a la ciudadela medieval de Carcassonne solamente a pie

Cómo es Carcassonne

Carcassonne era uno de esos lugares que llevaba mucho tiempo soñando con visitar. Me lo imaginaba como un sitio muy bonito, ya que había leído posts y visto miles de fotos de la ciudadela medieval, así que durante una Semana Santa decidí visitarla en un viaje sola por varias ciudades de la Occitania francesa.

Desde fuera, la ciudad medieval era tal y como la tenía en mente: una fortaleza en lo alto de una colina guardada por altos muros y torres. Cuando te acercas sorprende más y más, pues su muralla es realmente alta, y, una vez dentro, tiene callejuelas muy pintorescas. Se conserva bastante bien por las restauraciones de Viollet-le-Duc en el siglo XIX y, aunque en conjunto todo sea bonito, resulta demasiado perfecto.

Carcassonne es un destino muy visitado y cuando yo estuve en Semana Santa había muchísima gente. Entre las colas que se formaban para todo, encontrarte gente en cualquier rincón y que todo estuviese orientado al turista, ver la ciudadela tan cuidada la hacía parecer más un decorado de un parque temático que una ciudad de origen medieval.

Por suerte es posible escapar de la masificación turística en la otra parte de la ciudad, la Bastida de San Luis. Esta parte es la ciudad moderna y es agradable para dar un paseo, ir de tiendas o tomar algo. Si bien por aquí también hay turistas, no son tantos como en la ciudadela, así que podrás llevarte una impresión más real de cómo es una ciudad francesa.

Que hacer en Carcassonne, tienda
Una tienda en la ciudadela medieval de Carcassonne

Qué hacer en Carcassonne

Como estarás descifrando por lo que comento más arriba, Carcassonne es algo así como dos ciudades en una. De un lado del río Aude, la Bastida de San Luis, la ciudad moderna que, aún así, conserva su centro antiguo, con edificios antiguos y calles perfectamente alineadas alrededor de su plaza central. Del otro, la ciudad medieval, la joya de Carcassonne, en lo alto de una colina. A continuación te cuento qué hacer en Carcassonne tanto de un lado de la ciudad como del otro.

Rodear las murallas de la ciudadela medieval

La joya de la Corona de Carcassonne es su ciudadela medieval, así que lo primero que te recomiendo hacer es dirigirte hacia allí. Lo primero con lo que te encontrarás serán sus altas murallas que se extienden durante 3 kilómetros alrededor de toda la fortaleza. Gran parte de las lizas, el espacio entre los dos muros que rodean la ciudad, se puede recorrer y desde algunos puntos tendrás una bonita vista de la parte moderna de Carcassonne.

Las murallas fueron una de las partes más controvertidas de la restauración de Viollet-le-Duc en el siglo XIX, y es que el arquitecto estaba acostumbrado a realizar este tipo de trabajos en el norte de Francia, donde los materiales y estilos de construcción son diferentes. Sus 52 torres fueron rematadas con cúpulas de pizarra en lugar de utilizar la teja de la zona, por lo que se prevé ir reformando de nuevo para adecuar el aspecto de la fortaleza a la tradición arquitectónica del sur del país. ​

Una vez hayas curioseado por esta zona, te recomiendo dirigirte a la Puerta Narbonnaise, llamada así por orientarse a la ciudad de Narbona. Es la principal puerta de entrada a la ciudadela medieval y está protegida por varias torres. Aquí también hay un elemento que suscitó cierta controversia tras la restauración de Viollet-le-Duc: se recreó un puente levadizo que nunca llegó a existir.

Que hacer en Carcassonne, lizas
El tamaño de las murallas de Carcassonne es impresionante

Callejear por la ciudad medieval

Una vez dentro, te recomiendo callejear todo lo que puedas. Toda la ciudadela se puede visitar por libre (excepto el Castillo Condal), así que aprovecha para admirar sus construcciones en piedra y el legado que la historia ha dejado entre sus muros. Ahora bien, si quieres enterarte de todo, también puedes contratar una visitar guiada.

Debido a su ubicación, la colina sobre la que se sitúa la ciudadela ya estuvo ocupada desde el siglo VI a.C. Por allí pasaron los romanos y los visigodos, fue ocupada por los musulmanes y ya en la Edad Media comienza la tomar la forma con la que lo conocemos hoy en día. Ahora bien, estuvo a punto de desaparecer, pues cuando la fortaleza no se necesitó más como lugar estratégico militar quedó abandonada y en ruinas. Fue entonces cuando la reforma de Viollet-le-Duc impidió que se demoliese, y fue todo un acierto. Aunque controvertida, gracias a esta reconstrucción la ciudadela de Carcassonne es Patrimonio de la Humanidad desde 1997 y es uno de los lugares más visitados de Francia.

Entre sus estrechas y empedradas callejuelas encontrarás muchos restaurantes, tiendas y hoteles, además de grandes edificios. Uno de ellos es el Castillo Condal, del que te hablo más abajo, y otro, la Basílica de Saint-Nazaire. Construida entre los siglos XI y XII, fue la Catedral de Carcassonne hasta el año 1801 y se dice que tiene las vidrieras más bonitas del sur de Francia.

Que hacer en Carcassonne, basílica de Saint-Nazaire
Vidrieras de la Basílica de Saint-Nazaire

Visitar el Castillo Condal

El lugar más protegido de toda la ciudadela medieval es el Castillo Condal. Data de comienzos del siglo XII y fue levantado sobre otro castillo anterior. Para protegerlo, en el siglo XIII se construyeron a su alrededor un foso, murallas y nueve torres, y todo ello se puede apreciar aún hoy en día.

En su interior hay un pequeño museo con algunos restos de esculturas, columnas, etc. y para visitarlo es necesario sacar entrada. Puedes hacerlo aquí. La entrada también da acceso a pasear por las murallas, que, para mi, es lo más interesante, pues desde allí tendrás buenas vistas de la ciudadela y los alrededores.

Que hacer en Carcassonne, Castillo Condal
La ciudad medieval de Carcassonne vista desde las murallas

Comer cassoulet

Si te da hambre después de tanto paseo por las murallas y las callejuelas de la ciudad medieval, no te preocupes, porque todo está lleno de restaurantes. Una de las cosas más típicas que hacer en Carcassonne es comer cassoulet, un plato tradicional del sur de Francia que recuerda en cierto modo a la fabada. En su versión básica, es un plato de alubias con carne de cerdo y/o pollo, y en la versión gourmet trae también un muslo de pato. ¡Imprescindible probarlo!

Que hacer en Carcassonne, cassoulet
El cassoulet es típico en la región de Occitania

Fotografiar la ciudadela desde el Puente Viejo

Una vez hayas visto toda la ciudadela y probado el cassoulet, puedes salir por la puerta de Aude, que está muy cerca del castillo y da a la parte del río. Desde aquí llegarás a la Iglesia de Saint Gimer, la cual puedes visitar, y, tomando la Rue de la Barbacane, llegarás al Puente Viejo. Este puente es el que conecta de manera más directa la ciudad medieval con la ciudad moderna y desde él se tiene una vista muy buena de la ciudadela.

Pasear junto al río Aude

El principal río de Carcassonne es el río Aude, que nace en los Pirineos y desemboca en el mar Mediterráneo entre las ciudades de Narbona y Béziers. Forma una especie de “L” al revés a su paso por la ciudad, definiendo el contorno de la ciudad moderna en su margen izquierda y separándola de la ciudad medieval. En ambas orillas encontrarás bonitos jardines y paseos, así que no dudes en recorrerlo si te apetece caminar o hacer algo de deporte.

Que hacer en Carcassonne, río Aude
Para desconectar de la ciudad, nada como pasear junto al río Aude

Pasear o navegar por el Canal du Midi

Además del río Aude, también pasa por Carcassonne el Canal du Midi o Canal del Mediodía, una importante obra de ingeniería del siglo XVII construida para transportar mercancías entre la ciudad de Toulouse y la laguna de Thau. A su vez, este canal conecta con el Canal de Garona entre Toulouse y Burdeos, constituyendo una vía navegable que perdura aún hoy día entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo. En esa época era muy común la construcción de canales en Europa y en España la prueba de ello es el Canal de Castilla.

En Carcassonne podrás ver una de las esclusas del canal, así como tomar uno de los barcos que navegan un tramo. Si lo prefieres, también es posible caminar a sus orillas.

Tomar algo en la Place Carnot

Una vez en la zona moderna de la ciudad, conocida como la Bastida de San Luis, no puedes dejar de acercarte a la Place Carnot. Con su fuente de Neptuno, viene a ser el corazón de esta parte de la ciudad, llena de terrazas y cafeterías, ideal para un descanso. Los martes, jueves y sábados por la mañana encontrarás un mercado. Las calles aledañas están llenas de tiendas y hay edificios antiguos también. Entre ellos, el ayuntamiento de Carcassonne, que se construyó en el siglo XIX y fue en su día el Hotel Rolland.

Que hacer en Carcassonne, place Carnot
La Place Carnot es el centro de la Bastida de San Luis

Visitar la Catedral de Saint-Michel

Otra cosa importante que hacer en Carcassonne es visitar su Catedral. Dedicada a San Miguel, aunque se encuentre en la zona moderna de la ciudad no es ni mucho menos una construcción reciente. Data del siglo XIII, aunque ha sufrido varias remodelaciones, primero para añadirle un carácter defensivo, como su torre, y después para su conversión en Catedral. De aspecto sobrio por fuera, dentro conserva vidrieras del siglo XIV.

Fotografiar Carcassonne de noche

Por último, antes de irte de Carcassonne, te recomiendo pasar una noche allí para que puedas fotografiar sus principales lugares de noche. La ciudadela medieval se vuelve tranquila cuando cae la noche y la mayoría de turistas se han ido, y sus muros de piedra le dan un aspecto misterioso a la luz de las farolas. Si te preocupa la seguridad, es una ciudad bastante segura y sobre todo en la ciudadela te encontrarás con gente porque allí hay muchos restaurantes y hoteles.

Que hacer en Carcassonne, ciudadela iluminada
Aspecto de las murallas de la ciudadela medieval de noche

Dónde dormir en Carcassonne

Para que puedas quedarte a hacer fotos de noche te recomiendo quedarte a dormir en Carcassonne. Encontrarás hoteles y apartamentos turísticos por todas partes, pero si buscas tranquilidad la mejor zona es la Bastida de San Luis. Yo me quedé en el Hotel de La Bastide, que es un hotel pequeñito y acogedor cerca del Canal du Midi y de la estación de tren, aunque puedes mirar y reservar aquí otros alojamientos.

En resumidas cuentas, Carcassonne es bonito y como Patrimonio de la Humanidad debería estar en tu lista de lugares que ver en el sur de Francia. Ahora bien, bajo mi punto de vista está demasiado masificado y orientado al turista, por lo que no se llega a disfrutar del todo. En cualquier caso, ahora que sabes qué hacer en Carcassonne ya no tienes excusa para visitarlo. Si lo haces fuera de puentes y temporada alta, seguro que está más tranquilo y te gusta más.

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Prepárate para viajar sola a Francia

Transportes
Compara los precios de los vuelos a Francia con Skyscanner
Alquila un coche para moverte por Francia con Autoeurope
Viaja por Francia en autobús con Flixbus
Busca y reserva tus billetes de autobús en Francia con Movelia

Alojamiento
Reserva tu alojamiento en Francia a través de Booking

Actividades
Reserva tus tours en Francia con Civitatis, GetYourGuide o GuruWalk

Seguro de viajes
Contrata tu seguro de viaje a Francia con Mondo y llévate un 5% de descuento

Equipamiento
Compra tu equipamiento viajero en Amazon

Código ético: en este post existen algunos enlaces de afiliado, lo que significa que, si haces una reserva o contratas un producto o servicio a través de estos links (Booking, Civitatis, Amazon, Skyscanner, Mondo…), me llevo una pequeña comisión. En ningún caso pagarás de más y yo podré seguir manteniendo esta comunidad. Si te lo recomiendo es porque lo he probado, lo utilizo habitualmente y creo que puede serte útil para planificar tu viaje en solitario.

Deja un comentario