Ya te hemos dicho en más de una ocasión que Francia nos encanta, así que queremos compartir un nuevo post para que descubras una zona histórica muy interesante. Hoy te contamos cómo puedes viajar sola a Toulouse y sus alrededores.

Viajar sola a Toulouse, Capitolio
La Plaza del Capitolio es el corazón de la ciudad

Viajar sola a Toulouse

Toulouse es una ciudad situada en el sur de Francia que poco a poco va conociéndose más. Históricamente siempre fue muy importante, ya que fue y es la capital de la región de la Occitania. Es la cuarta ciudad más poblada del país y gran parte de esa población son universitarios. Como te imaginarás, hay muchos planes por hacer y una vida alternativa en sus calles más allá de sus edificios emblemáticos de color rosado.

Se le llama la Ciudad Rosa precisamente por el color de los edificios, y es debido a las arcillas del Garona, el río que pasa por la ciudad y que, si lo sigues, te llevará hasta Burdeos. En sus calles verás que las indicaciones no solo están en francés; también se escribe en occitano o lengua de oc, que era el idioma histórico de esta región. Se fue perdiendo con el paso de los años, pero ahora la ciudad está luchando por recuperarlo y no perder esta identidad cultural.

A la hora de viajar sola verás que es una ciudad muy segura. También es muy manejable, y es que la puedes recorrer fácilmente a pie. Además, como hay un ambiente joven, seguro que encontrarás a gente para salir a tomar algo o recorrer la ciudad. (Quizá te interese leer nuestro post «7 maneras de conocer gente viajando sola«).


Cómo llegar a Toulouse

Al viajar sola te recomendamos hacerlo en transportes colectivos, ya que suelen ser más baratos que alquilar un coche y también más sostenibles. Por ejemplo, el tren y el autobús son buenas opciones, ya que te dejan en el centro de la ciudad. Toulouse Matabiau (así se llama la estación de tren), está a apenas 15 minutos caminando de la Plaza del Capitolio. También hay una línea de metro (línea A, de color rojo) que las conecta en unos minutos y cuyo trayecto cuesta 1,7€. La estación de autobuses se sitúa frente a la estación de tren.

Otra opción es llegar en avión, ya que existen conexiones directas con muchas ciudades europeas. Para comprobar si desde tu ciudad existe conexión y las tarifas, lo mejor es comparar aerolíneas y agencias (te dejamos un post para encontrar vuelos baratos con Skyscanner).

El aeropuerto se sitúa hacia el oeste y está también cerca de la ciudad. Existen dos formas de llegar al centro en transporte público. La primera es con la Navette Aero, un autobús que hace el recorrido desde el aeropuerto hasta Jeanne d’Arc, muy cerca de la Basílica de Saint Sernin, en pleno centro. Éste cuesta 8 euros el trayecto. La segunda es el tranvía, que te convendrá si tu alojamiento está hacia el sur del centro de  Toulouse. La línea es la T2 y debes bajarte al final, en Palais de Justice. En este caso, el precio es de 1,7€.

Si prefieres una mayor comodidad, entonces puedes utilizar Welcome Pickups, el servicio de traslados desde el aeropuerto más popular en Toulouse. Cuesta lo mismo que un taxi mientras ofrece un servicio de 5 estrellas con conductores locales que hablan inglés con fluidez y que te darán consejos útiles para tu estancia en la ciudad. El conductor te recibirá en la zona de llegadas del aeropuerto y te ayudará llegar a tu destino con seguridad. Además, puedes cancelar gratis hasta 24 horas antes del traslado. ¡Reserva tu traslado desde el aeropuerto de Toulouse ahora y disfruta de tu viaje!

Cómo moverte por Toulouse

Como ves, tienes la opción de moverte por la ciudad en transporte público. En general, casi todo está cerca y el centro se puede recorrer perfectamente a pie. Si necesitas desplazarte al aeropuerto, la estación o la ciudad espacial, entonces encontrarás metro, tranvías y autobuses urbanos que tienen tarifas muy económicas. Como te decíamos más arriba, un viaje cuesta 1,7€. En caso de que creas que vas a utilizarlo mucho en un día, puedes comprar el pase para todo el día, que cuesta 6,1€.

En general Google Maps funciona a la perfección para ver qué trayecto te conviene más, pero en caso de dudas, puedes también buscar en tisseo.fr, que es la web del transporte de la ciudad. Así verás también los avisos de cambio de línea, ya que hay veces que los recorridos se ven alterados (por ejemplo, los sábados por el conflicto de los Chalecos Amarillos).


Qué ver en Toulouse

Un buen punto de partida para comenzar a explorar Toulouse puede ser la Plaza del Capitolio, con sus edificios rosados. El edificio más importante es el Ayuntamiento, que se puede visitar de forma gratuita (hazlo si puedes, tiene salones muy bonitos). En la plaza suele haber mercado y también te recomendamos darte un paseo por las arcadas de sus edificios para ver los frescos que cuentan la historia de la ciudad.

Desde la plaza, toma la Rue du Taur, la calle más pintoresca de la ciudad. Aquí el rosa deja de ser tan omnipresente y encontrarás mucho colorido. Hay muchas tiendas y cafés y de fondo verás la torre de una iglesia. Es la Basílica de Saint-Sernin, la mayor basílica románica en ladrillo que encontrarás en Francia. Dedica un tiempo a verla por dentro, pero sobre todo por fuera, porque es muy bonita.

Siguiendo con templos, en Toulouse, como toda gran ciudad que se precie, hay Catedral, pero la verdad es que no lo parece. Es un edificio de ladrillo, que mezcla estilos y parece que ha sido el resultado de un corta pega más que una obra de arte. Tienes que verla simplemente por lo curioso de su estética.

Mucho más bonito, dónde va a parar, es el Convento de los Jacobinos que, aunque por fuera tampoco dice mucho, por dentro es una maravilla. Al igual que la Catedral, también es peculiar en el sentido de que no es una iglesia al uso, sino que la nave es una sola, no tiene una nave central y naves laterales. Además, las columnas están en mitad de la nave, lo que lo convierte en un espacio diáfano. No te pierdas las paredes, donde aún se conservan pinturas medievales, ni los restos de Santo Tomás de Aquino, en el altar (que, para seguir con las curiosidades, está en un lateral).

Para recorrerlo todo y empaparte bien de la historia, te recomendamos hacer un free-tour por Toulouse. Es una manera muy económica de empaparte de toda la información posible de la ciudad y, en este caso, incluye explicaciones dentro de algunos de los monumentos.

Si te gustan los aviones y las naves espaciales, estás de suerte, porque Toulouse es una ciudad muy ligada a ambos. Por una parte, La Cité de l’espace es un parque temático con reproducciones de cohetes, la estación internacional espacial MIR y otros artilugios aeroespaciales. Por otra, Toulouse es una de las ciudades donde se fabrican los Airbus, y podrás visitar la cadena de montaje en una visita guiada. Cerca de allí, otro museo, el Aeroscopia, donde hay una gran colección de aviones históricos, como el Concorde.

Para acabar el día, no te pierdas un atardecer en el río Garona y salir a tomarte algo por las animadas calles del centro.

Viajar sola a Toulouse, atardecer río Garona
No te puedes perder ver el atardecer a orillas del río Garona

Alrededores de Toulouse

¿Tienes tiempo para más? Entonces te recomendamos acercarte a dos ciudades cercanas que te van a encantar si te gusta la historia y lo medieval.

Carcassonne

Carcassonne es una de las ciudades medievales mejor conservadas de toda Europa. Hubo un momento en que estuvo a punto de ser derruida por su mal estado, pero Viollet-le-Duc la restauró en el siglo XIX y el resultado no solo fue espectacular, sino que le ha permitido entrar en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco.

Carcassonne es una «doble ciudad». Por una parte está la ciudad moderna, donde está la vida diaria, digamos. Por otra, la cité, es decir, la ciudad medieval. Completamente amurallada, impresiona mucho verla desde fuera, pero más aún acercarte a sus murallas y caminar por las lizas. Dentro de la muralla, su Catedral, el Castillo Condal (no merece mucho la pena, no hay apenas nada dentro) y decenas de tiendas de souvenirs y restaurantes.

En este sentido, Carcassonne es un poco parque temático. Siempre está abarrotado de turistas, especialmente en fines de semana o fechas señaladas, así que te recomendamos visitarlo un día normal para estar algo más a gusto.

Carcassonne
La ciudad amurallada de Carcassonne es un lugar único



Cómo llegar a Carcassonne

Carcassonne está a unos 90 kilómetros de Toulouse y puedes llegar fácilmente en tren. Hay muchas frecuencias, especialmente del TER, el tren regional. Éste tarda entre 1 hora y hora y cuarto ya que para en otros pueblos. Para ir de forma directa tienes el TGV (alta velocidad) o el Intercités. En ambos casos el trayecto dura alrededor de 45 minutos. En cuanto a los precios, rondan los 10-16 euros por trayecto.

Albí

Otra ciudad histórica y con encanto es Albí, hacia el noreste. En esta caso no hay murallas que llamen la atención, sino que la joya de la corona es su Catedral de Santa Cecilia. Por fuera puede resultar extraña, siendo de ladrillo y teniendo un aspecto austero, pero por dentro es una auténtica maravilla.

Justo al lado se encuentra el Palacio de la Berbie, donde no te puedes perder sus jardines ni el Museo de Toulouse-Lautrec, quien nació aquí. Date una vuelta por sus calles medievales y cruza el puente para tener una de las mejores vistas de la ciudad con el río en primer plano. El conjunto de la ciudad es también Patrimonio de la Humanidad.

Viajar sola por el sur de Francia, Albí
Albí es uno de los destinos más desconocidos del sur de Francia

Cómo llegar a Albi

De nuevo, la mejor forma de moverte por Occitania y llegar a Albí, es el tren. En este caso no hay línea de alta velocidad, pero sí TER. El trayecto dura alrededor de una hora y encontrarás tickets a 5€ e incluso ofertas a 1€. ¡No hay excusa para no ir a Albí!

Ya ves que viajar sola a Toulouse puede convertirse en una buena escapada. No solo en la ciudad hay muchas cosas interesantes por descubrir, sino que en sus alrededores hay auténticas joyas históricas que te harán viajar en el tiempo. ¡Apúntatelo para tu viaje sola a Francia!

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Detrás de #QuieroViajarSola, Estela Gómez

Código ético: en este post hay algunos enlaces de publicidad y de afiliado de empresas en las que confiamos para realizar nuestros viajes. Cuando hagas una reserva a través de estos links, nos llevamos una pequeña comisión. En ningún caso tú vas a pagar de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad.

Deja un comentario

Cerrar menú

Encuentra lo que necesitas

Toda la información por destinos