Viajar a Turín, la sede de Eurovisión en 2022

Puede que la capital del Piamonte no se encuentre entre las ciudades más famosas en Italia, pero eso no es motivo para no acercarse a conocerla. ¡Al contrario! Fue la primera capital del país desde 1861 y ciudad residencial de la Familia Real italiana, la Casa de Saboya. Por ello, tiene un aire palaciego y muchos atractivos por visitar, y en este post quiero mostrártelos para animarte a viajar a Turín.

La conocí en un viaje sola en una ruta por el norte de Italia, aunque es una ciudad perfecta para recorrer en un fin de semana a modo de escapada en cualquier momento del año. Si te animas a ir en primavera, este año seguramente estará más animada de lo normal a mediados de mayo, pues este 2022 la final de Eurovisión será en Turín.

Viajar sola a Turín
Te traigo una pequeña guía para viajar sola a Turín

Por qué viajar a Turín

Cuando pensamos en Italia suele venir a nuestra mente Roma, Venecia, Florencia, Milán… pero probablemente de primeras no elegiríamos Turín como destino al que viajar. ¡Y es un error!

A Turín se le llama la cuna de Italia, y es que allí nacieron muchos políticos decisivos en el nacimiento del país. Además, como primera capital, es una ciudad que respira historia. Sus edificios son palaciegos y está llena de museos interesantes, así que, si te gusta la cultura, es un destino muy apetecible.

Pese a situarse «en un rincón» de Italia está perfectamente comunicada tanto con el resto del país como con los países vecinos, y moverse por ella es muy fácil, ya que el centro no es tan grande como en otras ciudades. Además, es un destino seguro y tranquilo, que no sufre del turismo de masas y donde podrás tomar contacto con una Italia más real. Este año, además, en Turín se celebrará la final de Eurovisión el 14 de mayo.

La duración ideal para un viaje a Turín es un par de días, por lo que puedes viajar sola para pasar un fin de semana o incluirla en una ruta más extensa por el país. En mi caso, fue el fin de una ruta por el norte de Italia a la que llegué inmediatamente después de visitar la cosmopolita Milán. Por ello, me pareció un destino tranquilo, en el que disfrutar de la ciudad con calma y donde acercarme más a algunos aspectos menos turísticos y conocidos de Italia.

Viajar sola a Turín, vista panorámica
Un atardecer desde la Mole Antonelliana de Turín

Qué hacer y qué ver en Turín

Si te gusta la historia y la cultura, te va a gustar viajar a Turín. La ciudad está llena de palacios, muchos reconvertidos en museos, de iglesias, de plazas y de galerías. Mi consejo es que te pongas un calzado cómodo y recorras la ciudad a pie, ya que todo está más o menos cerca y, así, podrás admirar su arquitectura y explorar todo lo que te llame la atención.

Si vas a llevar un plan cultural al visitar Turín, quizá te interese hacerte con la tarjeta Torino + Piemonte Card. Es una tarjeta que te permite entrar a muchos museos y palacios de forma libre y te da descuento para el transporte público. La de 2 días cuesta 36€ y sale a cuenta, ya que las entradas en Turín no son baratas. Puedes comprarla online aquí y, una vez allí, acudir a la oficina de información turística de Piazza Castello para canjear el voucher por la tarjeta.

Todos los lugares que te reseño a continuación siguen un cierto orden; puedes también seguirlo o explorar la ciudad a tu antojo. Lo que te animo a hacer sí o sí es entrar en las galerías, los patios, las iglesias y, en general, cualquier lugar que veas que está abierto. ¡Más de uno te va a sorprender!

Visita guiada por Turín

Para una primera toma de contacto, puedes hacer alguna visita guiada con la que conocer la historia de la ciudad y sus curiosidades. Por ejemplo, existe un free tour para recorrer Turín acompañada de otros viajeros con el que conocerás sus principales atractivos turísticos. Tras el tour, podrás recorrer por tu cuenta aquellos lugares que más te gustaron y entrar a los monumentos.

Una alternativa podría ser hacer un tour en bicicleta por Turín. De esta forma disfrutarás de una actividad al aire libre sobre dos ruedas con las explicaciones del guía, combinando turismo con un poco de deporte. Aunque tranquila, el centro de la ciudad es plano.

Además, también tienes la opción de tomar el autobús turístico de Turín. Hay dos líneas para recorrer toda la ciudad y podrás conocer los detalles de todos sus monumentos gracias a la audioguía en castellano. El billete tiene una validez de 24 horas y es una buena manera de acercarte hasta las atracciones turísticas más alejadas.

Viajar a Turín, Mole Antonelliana
La Mole Antonelliana es uno de los principales edificios que visitar en Turín

Mole Antonelliana

Un lugar perfecto para iniciar un recorrido por tu cuenta es la Mole Antonelliana, el edificio más icónico que ver en Turín. Debe su nombre a su arquitecto, Alessandro Antonelli, que ideó el que en su día fue el edificio más alto de Turín.

La Mole Antonelliana sobresale por encima de los tejados del resto del centro histórico, por lo que es un genial mirador sobre la ciudad y los Alpes, que la vigilan con sus cumbres nevadas. Para subir hay un ascensor con el que atravesarás el corazón del edificio, ocupado actualmente por el Museo Nacional del Cine, uno de los mejores museos con los que cuenta la ciudad.

Cómo visitar la Molle Antonelliana y el Museo del Cine

Puedes visitar ambos, tanto el mirador como el museo, y existen entradas separadas o una combinada, además de incluirse en la Torino + Piemonte Card. Si cuentas con la tarjeta puedes entrar de forma gratuita al Museo del Cine y conseguir un descuento en el ascensor.

Si no, si decides visitar solo el museo, éste cuesta 11 euros, mientras que el ascensor al mirador tiene un precio de 8 euros. La entrada combinada te permite ahorrar algo, ya que cuesta 15 euros. Además, puedes comprar aquí también la entrada al museo, el ascensor y el autobús turístico de Turín de forma combinada y ahorrar incluso algo más si también planeas tomarlo.

Piazza Castello y Palazzo Madama

Aunque la Mole Antonelliana sea el edificio más icónico, el lugar más monumental que ver en Turín probablemente sea la Piazza Castello. Allí podrás ver algunos de los palacios más importantes de la ciudad, entre los que se encuentra el Palacio Madama.

Por esta plaza pasaba la muralla defensiva de la ciudad desde la época romana y una de sus puertas estaba donde hoy se levanta el Palacio Madama. En el siglo XIV se levantó en su lugar un castillo medieval con cuatro torres y unos siglos más tarde una parte se transformó en un bonito palacio barroco.

María Juana Bautista de Saboya, que residió en él, mandó al arquitecto Felipe Juvara transformar su aspecto de castillo medieval a palacio, aunque las obras no se llegaron a finalizar. Por ello, desde la plaza podrás ver el edificio de mármol, pero si le das la vuelta verás la antigua fortaleza.

Este edificio con «dos fachadas» es hoy en día un museo cívico con exposiciones temporales (la entrada está incluida en la Torino + Piemonte Card; si no la tienes, son 10€), pero no es la única razón para que te detengas a verlo. El palazzo forma parte de la declaración como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO de las Residencias de la Casa Real de Saboya, por lo que es uno de los principales lugares que visitar en Turín.

Viajar a Turín, Palazzo Madama
El precioso Palazzo Madama al caer la noche

Palazzo Reale

Desde la plaza Castello, en un rincón y tras las verjas que indican que hay un lugar importante, te encontrarás con la entrada al Palacio Real. Turín fue la primera capital italiana y la Familia Real, la Casa de Saboya, tenía aquí su residencia, así que es el palacio más importante de los declarados como Patrimonio Mundial.

La visita al Palacio Real de Turín comienza subiendo unas escalinatas preciosas que te llevan al corazón del mismo. En las diferentes salas tienes folletos explicativos en varios idiomas (castellano incluido) para poder entender para qué se usaba cada una de ellas. Verás el salón del trono, la impresionante armería, el comedor, los aposentos, las salas donde se celebraban las recepciones…

También tendrás acceso a la capilla de la Sábana Santa de Turín, donde se guardaba esta reliquia hasta que un incendio destruyó la sala. La reliquia se salvó y la capilla, una obra de arte del barroco, se reconstruyó, aunque se dejó el altar tal cual, quemado, para recordar este hecho. Desde allí podrás contemplar la Catedral de Turín desde lo alto (aunque no acceder a ella).

A continuación podrás contemplar la colección de arte sacro de la Galería Sabauda y, para finalizar, bajar hasta los sótanos del Palacio, donde se ubica el Museo de la Antigüedad. Allí podrás ver restos de la época romana, como mosaicos decorando el suelo, figuras de bronce o restos de columnas.

Cómo visitar el Palacio Real de Turín

Visitar el Palacio Real de Turín te llevará unas dos horas, y es que, como ves, hay mucho por ver en el recinto. Además, después de conocer todas sus salas, puedes visitar libremente sus jardines. Abre todos los días hasta las 7 de la tarde y la entrada cuesta 15 euros.

Ahora bien, los lunes existe una entrada reducida por la que puedes visitar el Palacio Real, la Armería y la Capilla de la Sábana Santa (en este caso, no podrías ver la galería de arte ni el museo arqueológico) por 10 euros. De igual modo que en los anteriores lugares, el Palacio Real se incluye en la Torino + Piemonte Card, y también puedes hacer una visita guiada si quieres conocerlo todo al detalle.

Viajar a Turín, Palacio Real
Una de las salas más espectaculares del Palacio Real de Turín

Catedral de Turín

Junto al Palazzo Reale se encuentra la Catedral Metropolitana de San Juan Bautista, el principal templo religioso de la capital piamontesa. El Duomo de Turín se comenzó a construir a finales del siglo XV y es el único edificio de la ciudad de estilo renacentista.

En su interior guarda la reliquia del Sudario de Turín, la Sábana Santa que se atribuye a Jesucristo y que, como te comentaba unas líneas más arriba, se salvo de un incendio en la capilla barroca donde se custodia. Desde la Catedral no se tiene acceso a esta capilla, sino que solamente podrás visitarla si accedes al Palacio Real.

Porta Palatina

Además de los restos que puedes ver bajo el Palacio Real, uno de los pocos monumentos romanos que ha sobrevivido hasta nuestros días en Turín es la Porta Palatina. Se construyó de una manera similar a la del Palacio Madama, con dos torres a los lados y un frontal con varias ventanas.

Se puede visitar de manera gratuita, ya que está en la calle, e incluso pasar bajo ella, donde puedes observar las hendiduras que dejaban los carros al pasar. Junto a ella hay un parque con restos de lo que fue el teatro romano de Augusta Taurinorum, el nombre de la ciudad en la época.

Viajar a Turín, Porta Palatina
La Porta Palatina es uno de los restos romanos de Turín

Mercado de Porta Palazzo

En alguna de las mañanas que estés por Turín, no dudes en acercarte a Porta Palazzo, donde se pone el mercado al aire libre más grande de Europa. Con más de 1.000 puestos, allí se vende todo tipo de productos italianos, desde fruta y verdura hasta ropa, pasando por flores o artículos de droguería. El mercado ocupa toda la plaza (que es muy extensa), así que da para entretenerte un rato.

Visitarlo por la mañana es de lo más recomendable, pero te recomendaría evitar pasar por esta zona de noche, ya que es un espacio grande donde fuera de horas de mercado no hay mucha gente y no da mucha sensación de seguridad.

Café Al Bicerin

En los alrededores de Porta Palazzo hay un barrio lleno de restaurantes que está muy bien para comer y cenar. Aquí sí puedes pasear al comienzo de la noche, ya que está lleno de gente. Aún así, te recomendaría pasearlo también a media mañana o media tarde para tomar un bicerin.

¿Y qué es un bicerin? Se trata de un café típico de Turín que consiste en café, chocolate y crema de leche por encima. ¡Está riquísimo! Lo sirven en muchas cafeterías, pero la más típica es la que le da el nombre y que lleva preparando esta receta desde 1763: Café Al Bicerin.

El bicerin cuesta 6,5€, si mal no recuerdo. No es barato, pero más allá de tomar un café, estás en uno de los cafés históricos de Turín que, además, tiene una peculiaridad. Antiguamente no era costumbre que una mujer acudiese a un bar o se dejase ver sola, pero esta cafetería se hizo muy famosa entre el público femenino por estar regentada por mujeres. Aunque ahora acude todo tipo de público, sigue regentada por mujeres, lo que es un aliciente más para visitarla.

Y ya que estás allí, te recomiendo visitar el Santuario della Consolata, justo en frente. No es una iglesia al uso, sino que tiene planta circular, algo muy curioso.

Viajar sola a Turín, café bicerin
El bicerin está muy rico, así que no dudes en probarlo

Calles comerciales y galerías

Tras callejear por el barrio, te invito ahora a tomar la via Garibaldi y volver hacia el centro de la ciudad. Una de las cosas que ver en Turín son sus calles comerciales y ésta en concreto está llena de tiendas de ropa. Además, también hay fachadas de tiendas muy antiguas e iglesias muy bonitas, como la Capilla de los Mercaderes.

Cuando llegues de nuevo a la Piazza Castello, gira 90º y toma la via Roma, la otra principal calle comercial de la ciudad. En esta calle verás que hay muchos soportales; pasea bajo ellos y explora las galerías. Por todo el centro de Turín hay galerías comerciales antiguas preciosas que esconden no solo tiendas, sino cines, cafeterías y restaurantes que son historia viva de la ciudad. Caminando llegarás a la Piazza San Carlo, una de las más bonitas de todo el centro histórico.

Viajar a Turín, Piazza San Carlos
La Piazza San Carlos es una de las más bonitas de Turín

Museo Egipcio de Turín

Volviendo a la parte cultural, el museo estrella de Turín es el Museo Egipcio. Es el más antiguo del mundo y el segundo, detrás del de El Cairo, en tamaño e importancia. Entre sus tesoros, 24 momias humanas, 17 momias animales y una gran colección de papiros que también pueden consultarse online.

Abre de 9 a 18:30 de martes a domingo y de 9 a 14 los lunes. La entrada cuesta 15€ con la que podrás ver la colección permanente y la temporal que haya en ese momento. En caso de tener la Torino + Piamonte Card, puedes acceder libremente, y si no quieres perderte detalle, también puedes entrar con una visita guiada.

Museo del Resurgimiento Italiano

A unos pasos del Museo Egipcio de Turín te encontrarás con el Palazzo Carignano, que alberga el Museo del Resurgimiento Italiano. Se trata de uno de los museos más interesantes que ver en Turín y recoge muy bien el proceso por el cual la Italia feudal, dividida en varios reinos, llegó a unificarse bajo un solo Estado en 1861. Fue una de las residencias de la Casa Saboya y por tanto está incluido también en la declaración de Patrimonio Mundial.

El proceso fue posible, por una parte, gracias a Cavour, ministro del Rey de Cerdeña, y, por otra, a Garibaldi, que con su ejército logró entusiasmar a las clases populares y presionar a muchos dirigentes para unirse a otros territorios. Durante la visita al museo se puede ver además la Cámara Subalpina, utilizada por los diputados en los primeros años, pero que después quedó pequeña y en desuso porque la capital se trasladó de Turín, primero a Florencia y después a Roma.

La entrada se incluye en la Torino + Piamonte Card, pero si no la tienes cuesta 10 euros y está abierto de 10 a 18 horas de martes a domingo (los lunes cierra). En caso de no querer visitar el museo, simplemente observa las fachadas del edificio y entra al patio del palacio. La parte de ladrillo es la más antigua y, a modo de curiosidad, allí es donde nació el rey Victor Manuel II, el primer rey de Italia.

Viajar a Turín, Museo del Resurgimiento italiano
Cámara Subalpina en el Museo del Resurgimiento italiano

Santa María del Monte dei Capuccini

Antes de que acabe el día en Turín, cruza al otro lado del río Po y sube hasta la iglesia de Santa María del Monte dei Capuccini. Desde allí tendrás una de las mejores vistas de Turín, con la Mole Antonelliana sobresaliendo sobre los tejados de la ciudad y los Alpes al fondo. ¡La mejor postal!

Venaria Reale

Si te da tiempo y quieres explorar más allá de la ciudad, existe un pequeño pueblo llamado Venaria Reale donde puedes visitar otro palacio de los Saboya Patrimonio de la Humanidad. En este caso no se puede comparar al Palacio Real de Turín, ya que fue saqueado y abandonado, pero sí se ven las salas del palacio con muebles traídos de otros lugares, los jardines, la capilla y los antiguos carruajes. También se encuentra expuesto el Bucintoro, una impresionante barca bañada en oro utilizada por la Familia Real.

Aunque se puede sacar entrada para las diferentes partes del recinto, lo más lógico es sacar la conjunta que te permite ver todo. Ahora bien, no es barata. Cuesta 25€, lo que me parece demasiado por lo que es, así que si no tienes la Torino + Piamonte Card, que sí lo incluye, solo te aconsejaría ir si realmente te interesa la historia de la Casa de Saboya.

Viajar a Turín, Venaria Reale
La Venaria Reale, en las afueras de Turín

Cómo llegar a Turín

Como te decía más arriba, Turín está como en un rinconcito de Italia, pero aún así es fácil llegar hasta la ciudad. Al viajar sola lo más lógico es que lo hagas en transporte público, así que me voy a centrar en esas opciones.

Vuelos a Turín

La manera más práctica de viajar a Turín desde otro país es tomando un vuelo. Existen conexiones directas desde muchas ciudades europeas y suele haber ofertas de aerolíneas low cost, así que buscando el billete con algo de tiempo puedes conseguirlo fácilmente. Para encontrar el mejor precio, te recomiendo comparar precios.

Una vez aterrices en el aeropuerto de Turín, situado unos 16 kilómetros al norte de la ciudad, puedes llegar fácilmente hasta el centro en transporte público. Existe un tren (línea A) que conecta el aeropuerto con la estación Torino Dora en una media hora. Cuesta 3 euros y te permite también tomar el autobús Dora Express que te lleva hasta la estación de Porta Susa en el centro de Turín.

Viajar en tren a Turín

Si ya estás viajando sola por Italia, puedes llegar fácilmente a Turín en tren. Treintalia es la compañía nacional y tiene tanto trenes rápidos como regionales para conectar no solo las ciudades, sino también otras localidades más pequeñas. Aquí puedes buscar tus billetes y reservar.

Las principales estaciones en Turín son Porta Susa y Porta Nuova, ambas próximas al centro de la ciudad. Desde allí podrás ir tranquilamente caminando a tu alojamiento o tomar el transporte público, ya sea autobús o tranvía. Puedes mirar en Google Maps cómo llegar y te indicará cuál es la manera más rápida de llegar.

Cómo llegar a Turín en autobús

Por último, si prefieres moverte en autobús, también puedes llegar hasta Turín desde otras ciudades italianas. Puede ser una opción más económica que el tren, especialmente si reservas a última hora. Aquí puedes comparar precios y reservar. Además, también puedes viajar a Turín desde otras capitales europeas con Flixbus.

La estación de autobuses se encuentra frente al Palacio de Justicia de Turín, no muy lejos de la estación de Porta Susa y del centro de la ciudad.

Viajar sola a Turín, transporte público
Un billete de transporte público en Turín

Hoteles en Turín

Por último, para terminar esta guía para ayudarte a viajar sola a Turín, quisiera añadir brevemente un consejo sobre dónde alojarte. Lo ideal sería hacerlo en el centro de la ciudad, ya que así estás al lado de todo lo que hay para ver y puedes ir a descansar si lo deseas fácilmente.

Ahora bien, alojarse en el centro puede ser costoso. Una opción que siempre recomiendo es la de alojarse en hostels al viajar sola, porque así puedes conocer a otros viajeros. En el caso de Turín hay varios hostels, pero por precio en algunas épocas del año puede que te interese más alojarte en un B&B donde tienes habitación individual si quieres estar más tranquila. La cama en un hostel suele estar en unos 20 euros, mientras un B&B puedes reservarlo por unos 25 euros (fuera de temporada).

Yo me alojé en el B&B Il Sogno, en una habitación individual con baño compartido. El desayuno estaba incluido y el dueño me explicó todo a la perfección al llegar (qué ver, cómo moverme, cómo hacerme el café si me apetecía a cualquier hora…). Estaba fuera del centro, pero cerca de la terminal Dora, así que digamos que está a mitad de camino entre el centro y el aeropuerto.

En cualquier caso, Turín es una ciudad grande y tienes muchas opciones de alojamiento para elegir. Aquí te dejo algunos alojamientos bien valorados y con opciones para quienes viajamos en solitario:

¡Fue todo un acierto viajar sola a Turín! Es una ciudad que me sorprendió gratamente. No sabía muy bien qué esperar ya que no tenía una imagen tan clara de ella como de otras ciudades italianas y me encontré una ciudad cuidada, palaciega y con muchas cosas por descubrir. Si quieres ver la ciudad en imágenes te invito a visualizar mis stories de Turín.

Este artículo forma parte de la guía para viajar sola a Italia.

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Prepárate para viajar sola a Italia

Transportes
Compara los precios de los vuelos a Italia con Skyscanner
Alquila un coche para moverte por Italia con Autoeurope o Rentalcars
Reserva tus billetes de autobús y tren por Italia con Omio
Viaja a Italia en autobús con Flixbus

Alojamiento
Reserva tu alojamiento en Italia a través de Booking o Hostelworld

Actividades
Reserva tus tours en Italia con Civitatis, GuruWalk o GetYourGuide

Seguro de viajes
Contrata tu seguro de viaje a Italia con Mondo (5% dto.)

Equipamiento
Compra tu equipamiento viajero en Amazon

Código ético: en este post existen algunos enlaces de afiliado, lo que significa que, si haces una reserva o contratas un producto o servicio a través de estos links (Booking, Civitatis, Amazon, Skyscanner, Mondo…), me llevo una pequeña comisión. En ningún caso pagarás de más y yo podré seguir manteniendo esta comunidad. Si te lo recomiendo es porque lo he probado, lo utilizo habitualmente y creo que puede serte útil para planificar tu viaje en solitario.

Deja un comentario