¿Te has planteado alguna vez viajar sola a Lamu? O mejor dicho, ¿has oído hablar alguna vez de Lamu? Con la mayoría de su población musulmana, Lamu es la ciudad swahili habitada más antigua de Kenia. Se encuentra en una isla que se llama igual y que pertenece al archipiélago que también lleva su mismo nombre.

Viajar sola a Lamu
Nuestra colaboradora Patricia te cuenta qué hacer al viajar sola a Lamu

Allí encontrarás casas hechas de piedra con preciosas puertas talladas en madera y patios interiores. Sus habitantes siguen el estilo de vida de sus antepasados, comerciantes, pescadores, constructores de barcos, agricultores y artesanos, que viven una vida sencilla.

Lo más sorprendente de todo, es que ¡no hay vehículos! Sus calles son tan estrechas que por ellas solo transitan personas y… ¡burros! Sí, sí, has leído bien, ¡burros! Es el medio de transporte de la isla y debes tener mucho cuidado porque ellos siempre, siempre, tienen prioridad.

Por todo ello, no es de extrañar que esta ciudad esté declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Viviendo Lamu

Pero todo esto son solo datos. Lamu hay que vivirla. Es un sitio mágico, dónde el tiempo se detiene. No hay reloj ni prisas. Solo paz. Todo lo que conoces hasta ahora, se olvida una vez que pisas la isla.

Por sus estrechas calles siempre oirás “pole pole”, que quiere decir “tranquilo, con calma”. Al principio, para alguien recién llegado del ajetreo de una gran ciudad, se hace difícil dejar la prisa atrás, pero al final, te rindes. El tiempo pasa a un segundo plano. Desconectas, vives el hoy, y aprendes a valorar lo que realmente importa. Es una lección de vida.

Viajar sola a Lamu es toda una experiencia, pero si quieres vivirla de verdad, tendrás que empaparte de toda su magia. No dejes de perderte por sus calles laberínticas, de ir a comprar al mercado y de pasear por sus inmensas playas hasta llegado el atardecer. Y, sobre todo, no dejes de relacionarte con los habitantes de Lamu. Al igual que la ciudad, tienen magia.

Viajar sola a Lamu, calle
Una calle de Lamu. Foto: Patricia Frías

¿Qué hacer en la ciudad de Lamu?

Lo primero, perderte por las calles del Old Town, donde se mezclan culturas y religiones en perfecta armonía. ¡No dejes de hacerte un vestido a medida lleno de color con las telas africanas! Existen pequeños talleres en la ciudad donde podrás elegir tu propia tela y tallaje de vestido a precios muy económicos.

Entrar en el Siyu Fort es una visita obligada, ya que se trata de un edificio construido en el siglo XIX por constructores de la isla, por lo que es una construcción auténticamente swahili. El fuerte está cerrado y tendrás que pedir la llave al guardián, así que llévate algo de dinero para dejarle la propina.

Además, no puedes dejar de visitar el Museo de Lamu para conocer la historia swahili de la ciudad y, ya que en la isla de Lamu el medio de transporte es el burro, acércate al Santuario de burros. Fue fundado en 1985, ofrece ayuda veterinaria a estos animales y se puede visitar.

Si quieres conocer de una forma mágica y divertida la ciudad, “Lamu Misteries” es una gymkana con la que disfrutarás conociendo la historia y misterios de Lamu. La gymkana son unas dos o tres horas de emociones con pruebas y acertijos. ¡Te lo pasarás bomba!

Vida local

Pasear por el Sea Front de Lamu también es un must. Debido a la vida pesquera y turística de la ciudad, podrás ver todo el movimiento de barcos, tomar un café, comer o cenar en alguno de sus restaurantes. O simplemente pasear.

Resulta muy curioso ver la “gasolinera” de los barcos, que no es más que otro barco anclado en el mar. Podrás también observar que en medio del mar hay una especie de edificio: ¡es un bar! Los locales lo llaman el “floating” -por aquello de que flota 🙂 -. Si quieres ir a pasar un buen rato y a tomarte algo, tendrás que coger un pequeño barco.

Por supuesto, en Lamu tienes que ir también al mercado, en la plaza principal. Hacer la compra resultará toda una aventura, pues está lleno de colores y olores: fruta, verdura, carne, especias… Podrás observar la vida tan relajada que llevan los lamunios con su “pole pole”, que te atenderán sin prisa, pero con una sonrisa. También podrás ver la inmensa pescadería, donde podrás echar un vistacillo o comprar pescado fresco.

Además, en la isla hay una veintena de mezquitas debido a que el 95% de la población es musulmana, que también se pueden visitar. De todas ellas destaca Riyadha el Maudili, digna de ver.

Viajar sola a Lamu, mercado
No dejes de darte una vuelta por el mercado de Lamu y sentirte como una persona local. Foto: Patricia Frías

¿Qué hacer fuera de Lamu?

Visita la isla de Shela, a unos 45 minutos andando o a un corto paseo en barco desde la ciudad de Lamu. Es la parte más turística de la isla. El restaurante más famoso se llama Peponi, donde podrás tomar algo con vistas a sus playas de aguas cristalinas y arena blanca.

Existen excursiones en dhow (un barco tradicional de madera) con las que podrás hacer snorkel o visitar otras islas y playas del archipiélago. Podrás pasar un día disfrutando de sus playas y manglares. Las excursiones incluyen la comida; normalmente pescado fresco recién cocinado, una delicia, acompañado de arroz, somosas, una especie de empanadillas y chapatis, que son tortas de pan. ¡Una maravilla!

Desde Lamu también podrás realizar algún safari. Eso sí, tendrás que volar. Desde la isla el lugar más cercano para hacer un safari es Tsavo National Park. Yo volé a Malindi, y desde allí nos recogieron para hacer el safari por Tsavo. El safari incluía una noche en la reserva natural y lo recomiendo. Es mágico ver el anochecer en la sabana, observar la inmensidad del cielo y sus estrellas, y levantarse a desayunar observando elefantes o jirafas, como fue mi caso.

¿Cómo llegar a Lamu?

La forma más sencilla de llegar es en avión, haciendo escala en Nairobi y después en Manda Island. Una vez que llegues a la Isla de Manda, para poder acceder a Lamu tendrás que coger un barquito. ¡No hay otra forma de llegar! ¿No te parece toda una aventura?

¿Es seguro viajar sola a Lamu?

Ningún lugar es seguro al 100%. Si estás atenta y tienes precauciones no hay nada que temer. Además, en Lamu cuidan más a los turistas porque saben que son la fuente de ingresos principal de la isla. Aquí te dejamos unos consejos de seguridad de todos modos.

Espero haberte inspirado a descubrir nuevos lugares o que, por lo menos, te haya picado el gusanillo 🙂

Patricia Frías

Soy Patricia. Un culo inquieto y viajera empedernida. Viajo sola, a mi rollo, ¡y me encanta! Por eso me gustaría que más mujeres se atrevieran a hacerlo y les animo desde mi blog Can’t stop moving.

Código ético: en este post existen algunos enlaces de afiliado, lo que significa que, si haces una reserva a través de estos links, nos llevamos una pequeña comisión. En ningún caso pagarás de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad. 

Deja un comentario

Cerrar menú