Si tienes espíritu joven, tienes que viajar sola a Montpellier. Está considerada la ciudad más joven de Francia, y es que una de cada dos personas tiene menos de 30 años y hay muchísimos universitarios. Se está poniendo de moda y es la ciudad que más está creciendo en todo el país. ¡Te contamos por qué tienes que ir a conocerla!

Viajar sola por el sur de Francia
Tienes que viajar sola a Montpellier ya mismo

¿Dónde está Montpellier?

Montpellier se sitúa en el sur de Francia, en la región de Occitania. Está a unas dos horas de Marsella y a otras dos de la frontera con España y, aunque no está en la mismísima costa mediterránea, queda a escasos kilómetros. Podríamos decir que tiene una situación privilegiada, ya que cuenta con muchos días de sol al año, temperaturas suaves en invierno y cálidas en verano y está muy cerca de otras grandes ciudades, destinos pintorescos y lugares de naturaleza.

Puedes llegar a Montpellier en avión, pues tiene aeropuerto (aunque no hay vuelos directos desde España), en tren, la opción más sostenible, o en autobús, sin duda, la más barata.

En caso de llegar al aeropuerto, éste se sitúa hacia el este de la ciudad. Puedes tomar la navette que te lleva hasta la Plaza de Europa, en el barrio de Antigona (de ahí te puedes mover en tranvía a otros lugares). Cuesta 1,6’€ por trayecto y 2,6€ combinado con el tranvía.

En caso de viajar en tren, llegarás a la estación de Saint Roch, en el centro de la ciudad. Por último, si llegas en autobús éste te dejará en Sabines y para llegar al centro deberás tomar la línea 2 de tranvía (1,6€).


¿Cómo moverte por Montpellier?

Montpellier es una ciudad bien conectada y, como ves, puedes ir desde el aeropuerto o la estación de autobuses al centro cómodamente en transporte público.

Lo más conveniente es moverse en tranvía. Existen 4 líneas, cada una dedicada a un elemento de la naturaleza (lo que es un detalle curioso y que nos encanta). Por ello, los trenes de cada línea tienen una decoración diferente:

  • Línea 1: aire (es azul con pájaros)
  • Línea 2: tierra (con flores)
  • Línea 3: agua (motivos marinos)
  • Línea 4: fuego (en tonos dorados)

Funciona todos los días de 4:30 a 1 de la mañana (hasta las 2 los fines de semana) y podrás comprar tu ticket en las máquinas que encontrarás en cualquier estación. Existen tickets de un viaje, para un día o de 10 viajes si planeas moverte mucho. Para ver los horarios, puedes revisar en la página de tam-voyages.com, que es la del servicio de transporte público de la región metropolitana.

Eso sí, no podrás moverte en tranvía por la zona del écusson (el escudo, que es el centro histórico), ya que hay muchas calles peatonales y laberínticas y lo mejor es recorrerlas a pie.

Viajar sola a Montpellier, tranvía
Uno de los tranvías de Montpellier



¿Qué ver en Montpellier?

Precisamente, gran parte de los monumentos o lugares que visitar en Montpellier están dentro de ese llamado escudo (el perímetro del centro histórico tiene esa forma), y es que la parte más antigua de la ciudad.

El écusson

El mejor punto de partida para explorar el centro de la ciudad es la Plaza de la Comedia, y es que es el punto de encuentro oficial de los habitantes de Montpellier. Es una gran plaza con una bonita fuente en el medio, la ópera de un lado y elegantes edificios en sus costados.

Desde allí no dudes en tomar la Rue de la Loge, la principal calle peatonal, repleta de tiendas y artistas callejeros que lo llenan todo de música. El número 19 de esta calle tiene una particularidad. Más allá de ser una zapatería, fue el lugar en el que se cree que nació San Roque. Es el patrón de la ciudad y muchos lugares llevan su nombre (como la estación de tren Saint Roch).

Cuando camines por esta calle y otras del écusson, fíjate en el suelo. Verás la concha característica del Camino de Santiago, y es que una de las muchas rutas de peregrinaje que llevan hasta la ciudad gallega pasan por aquí. Si lo sigues llegarás hasta los barrios de San Roque y Santa Ana, que se conforma en torno a las iglesias del mismo nombre. Estos barrios son una explosión de vida, y entre sus callejuelas estrechas encontrarás cientos de tiendas monísimas, restaurantes y cafeterías. ¡Sus terrazas son perfectas para disfrutar de los días soleados de Montpellier!

Hacia el norte del écusson se encuentra la Catedral (dedicada a San Pedro en esta ocasión) y, junto a ella, la que fue la primera escuela de Medicina el mundo occidental. Debido a la afluencia de peregrinos camino a Santiago, se decidió establecer un lugar para ofrecerles descanso y curas en caso de necesitarlo.

Para salir del écusson, nada mejor que hacerlo atravesando el Arco del Triunfo. No es tan grande como el de París, pero si haces el tour guiado de la ciudad podrás subir a él y disfrutar de las vistas de la ciudad.


Peyrou y el acueducto

¿Y por qué recomendamos salir por esta zona? Porque frente a él se encuentra una de las zonas más agradables de Montpellier. Si vas hacia la derecha te encontrarás con el Jardín Botánico, de libre acceso, y si decides seguir de frente, con la esplanada de Peyrou.

Se trata de una gran esplanada con zona ajardinada donde descansar entre tanta visita a la ciudad. Al final del todo hay un pequeño estanque muy bonito, y desde él verás el acueducto de San Clemente. Es una construcción bastante reciente (1754) y resulta muy curioso que en esa época se utilizase este sistema de transporte de agua (algo que tenemos asociado a los romanos).

Antigone y Port Marianne

Desde el Arco del Triunfo podrás tomar el tranvía para cruzar la ciudad y llegar hasta los barrios de moda: Antigone y Port Marianne. Como decíamos antes, la ciudad está creciendo mucho, y lo está haciendo hacia el mar. Como dato llamativo, el propio gobierno municipal prevé que la ciudad siga creciendo y han trasladado el ayuntamiento hasta Port Marianne, muy alejado del centro de Montpellier, pero en la zona de mayor proyección en estos momentos.

El éxito de esta zona viene lógicamente por el espacio para construir nuevos edificios y poder crecer, pero también por el río Lez, que actúa como un corredor natural en mitad de la nueva ciudad. Sus orillas están llenas de parques, lugares para practicar deporte y edificios muy llamativos, como el Arbre Blanc (el Árbol Blanco, por su forma).

Playas

A unos 10 kilómetros de la ciudad se sitúa el mar Mediterráneo y, si visitas Montpellier en verano y tienes tiempo, te animamos a que te acerques hasta ellas. Hasta aquí no llega el tranvía, pero sí algunos autobuses. También puedes alquilarte una bici y así sentir la brisa marina mientras haces un poquito de deporte.

Las zonas de Carnon y Palavas les Flotes son las más cercanas y las más concurridas. Allí podrás tomar el sol o caminar, practicar algún deporte náutico o tomar algo en uno de los chiringuitos tipo chill-out.

Viajar sola a Montpellier
La Place de la Comedie es el punto de encuentro

¿Por qué viajar sola a Montpellier?

¡Para disfrutar de todo lo que te acabamos de contar! Montpellier es una ciudad bastante desconocida aún y por eso es muy sorprendente. No te la esperas. No te esperas esa cantidad de vida en la calle, las tiendas, las terrazas, ese espíritu joven que lo impregna todo. Poco a poco se está convirtiendo en una de las ciudades más importantes de Francia, pero no pierde su carácter mediterráneo.

Su centro histórico es muy bonito y se complementa a la perfección con los nuevos barrios que están posicionando a la ciudad como un referente del siglo XXI. Además, está rodeada de naturaleza, de parques naturales y regionales y de playas. Escapar de «la ciudad» es muy fácil y se está fomentando el transporte sostenible para preservar todo ello.

Al ser una ciudad tan joven hay mil planes por hacer y es fácil conocer gente, ya sea en los hostels o apuntándote a eventos que puedas encontrar por ejemplo en Couchsurfing o Meetup. Además, es una ciudad segura y amigable, probablemente la mejor ciudad en este sentido para viajar sola a Francia, y seguro que no vas a tener ningún problema.

Así que, ¿te hemos convencido para viajar sola a Montpellier? ¡Ojalá que sí!

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Detrás de #QuieroViajarSola, Estela Gómez
Código ético: en este post hay algunos enlaces de afiliado de empresas en las que confiamos para realizar nuestros viajes. Cuando hagas una reserva a través de estos links, nos llevamos una pequeña comisión. En ningún caso tú vas a pagar de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad.

Deja un comentario

Cerrar menú

Encuentra lo que necesitas

Toda la información por destinos