Burdeos es un color y un vino, y también una ciudad. Precisamente, es la que da nombre a ambos. Se llama Burdeos al vino porque se produce allí, y se llama Burdeos al color porque es el tono de ese vino. Lo supieras o no, más allá de esta curiosidad hoy queremos hablarte de esta ciudad del sur de Francia que nos fascina. Sí, hablaremos de vino, pero también de muchas otras cosas. ¡Prepárate para viajar sola a Burdeos!

Viajar sola a Burdeos
Una calle cualquiera del centro de Burdeos

¿Cómo llegar a Burdeos?

Burdeos se sitúa en la región de Nueva Aquitania y puedes incluirla perfectamente en una ruta al viajar sola por el sur de Francia. En caso de hacer un viaje largo por el país galo, lo más cómodo es llegar hasta Burdeos en tren o autobús. Son las opciones más sostenibles y pueden salirte muy bien de precio. Además, llegarás en ambos casos hasta la estación de Saint Jean, en plena ciudad. Desde allí puedes tomar el bus C que te dejará en el centro de la ciudad en 15 minutos. 

Si prefieres viajar sola a Burdeos a modo de escapada, entonces lo más probable es que llegues en avión. Desde España y otros países europeos existen vuelos directos con precios económicos, así que te recomendamos comparar todas las tarifas y horarios.

El aeropuerto no está muy lejos del centro y para llegar tienes varias opciones de transporte público. Por una parte, puedes tomar el autobús de la línea 1 de los transportes de la ciudad (TBM) y bajar en Gambetta Meriadeck o Palais de Justice (las más cercanas al centro). El ticket cuesta 1,70€ por trayecto. Por otra, existe una lanzadera llamada Navette 30’Direct que va a la estación de tren. Se llama así porque tarda media hora en realizar el recorrido y tiene un precio de 8€ por trayecto.

Para más información sobre los transportes en el país, consulta nuestro post «Cómo moverte por Francia«.


¿Dónde dormir en Burdeos?

Ya sabes que nosotras siempre solemos recomendar reservar un hostel al viajar sola, y es que, además de ser más económico, nos parece la mejor manera de poder conocer gente.

En Burdeos hay 3 hostels, dos en el centro y otro en el barrio de Chartrons. En nuestra opinión es más conveniente estar en el centro porque estarás al lado de todo, pero por otra parte Chartrons es un barrio de moda, más bohemio, y siempre puedes llegar al centro caminando por la orilla del río Garona.

El mejor valorado es el Central Hostel Bordeaux, y además también es el más moderno y más bonito a nivel decoración. Lo malo, es el precio, ya que tiene una tarifa más elevada. En pleno centro está también el albergue Loketik, que acaba de abrir.

El que se sitúa en Chartrons es el Hostel20 y es el que conocemos. Creemos que le hace falta una pequeña renovación, ya que el edificio donde se sitúa es muy antiguo, pero más allá de eso otros aspectos fueron buenos.

En este punto, quizá te interese leer nuestros posts «7 maneras de conocer gente viajando sola» y «Cómo elegir un hostel«.

¿Qué ver y hacer en el centro de Burdeos?

Burdeos es una ciudad muy bonita, con esa arquitectura tan característica de las principales ciudades francesas. Seguro que una vuelta por sus calles te va a enamorar.

Por ejemplo, el lugar más conocido de la ciudad es la Place de la Bourse, junto al río Garona y con un espejo de agua que hace que se reflejen todos los edificios. Es especialmente bonito de noche, cuando la iluminación les da un toque elegante.

Viajar sola a Francia, Burdeos
Así luce la Place de la Bourse de noche

Allí está la oficina de turismo y desde ella salen (o llegan) los tours que recorren la ciudad. Siempre está bien hacer uno de ellos para conocer más sobre la ciudad y, si no te apetece gastar demasiado, siempre puedes hacer un free-tour. En este tipo de tours simplemente das una propina al guía en función de cómo te haya parecido, en lugar de pagar un precio fijo por algo que no sabes si te va a gustar o no.

En los tours conocerás la Catedral, la Puerta Cailhau y muchos otros lugares interesantes de esta ciudad que tuvo su auge a finales del siglo XVIII. Si quieres ir de tiendas, la Rue Sainte-Catherine es tu lugar, aunque si tu bolsillo te lo permite, también puedes echar un vistazo en el Triángulo de oro (donde se encuentran las firmas más caras).


¿Te gusta el vino?

Además del bonito centro histórico, al viajar sola a Burdeos te recomendamos conocer más sobre sus vinos. ¡Porque ir a Burdeos y no probarlos tiene delito! 😀

En la propia ciudad se encuentra la Cité du vin, un museo de 3.000 metros cuadrados donde se repasa toda la historia de esta bebida y podrás conocer por qué es tan importante la industria vitivinícola para la ciudad. El edifico por fuera ya es de por sí un espectáculo; parece una bota gigante, pero en realidad es un decantador (recipiente para servir el vino).

Si te quedas con ganas de conocer más sobre la historia del vino, puedes hacer otro free-tour que recorre el barrio de Chartrons en busca de las huellas de los antiguos almacenes y las mejores vinaterías de la ciudad.

Ahora bien, si lo quieres es tener fotos entre viñedos y visitar algunas de las actuales bodegas para poder probar sus vinos, entonces lo mejor es realizar un tour de medio día o un día a Saint-Emilion, la zona próxima a Burdeos donde se encuentra el epicentro de la producción de vino. Malbec, Cabernet-Sauvignon, Syrah… Si has estado en otros destinos donde el vino es la estrella (como Mendoza, en Argentina) podrás comparar y realizar tu propia clasificación de mejores vinos.

¿Qué otras cosas hacer en Burdeos?

Además de las bodegas de Saint-Emilion, en los alrededores de Burdeos puedes encontrar muchos otros lugares interesantes para realizar una excursión. Por ejemplo, la Dune du Pilat, una inmensa duna de fina arena dorada que la naturaleza ha ido creando a lo largo de los años. Se sitúa a orillas del mar y es la duna más alta de Europa, con 110 metros.

También te recomendamos mucho ¡comer! Sí, es una necesidad básica y lo haces cada día, pero hay algunos dulces típicos que debes probar, como los canalés. Son una especie de pequeños bizcochos con canela y ron y los puedes acompañar de un chocolate o un café. Además, si por casualidad estás allí el 6 de enero, Día de los Reyes Magos, podrás probar la Gallette des Rois, que es la versión francesa del Roscón de Reyes español.

Viajar sola a Burdeos, canelés
¡No te vayas sin merendar unos canelés!

Y para terminar el día, ¿por qué no salir de fiesta? Puede que no hayas pensado en Francia como el lugar más fiestero del mundo, pero en Burdeos hay muy buenos pubs y clubs. Haz amigos en el hostel o en los tours y ¡a bailar toda la noche!

¿Te hemos convencido para viajar sola a Burdeos? ¡Esperamos que sí! Es una ciudad bonita con bastantes planes para disfrutarla, así que no dudes en incluirla en una ruta por Francia.

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Detrás de #QuieroViajarSola, Estela Gómez
Código ético: en este post hay algunos enlaces de afiliado de empresas en las que confiamos para realizar nuestros viajes. Cuando hagas una reserva a través de estos links, nos llevamos una pequeña comisión. En ningún caso tú vas a pagar de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad.

Deja un comentario

Cerrar menú

¿Viajas sola?

Te presentamos La comunidad de #QuieroViajarSola, donde compartir dudas y experiencias de viaje y contactar con otras viajeras de todo el mundo.

¡Únete!