¿Te gustaría viajar sola a Berlín pero no terminas de decidirte? En este post vamos a intentar darte toda la información posible para despejar tus dudas. Se trata de una guía en la que te hablamos de la seguridad, qué ver, cómo llegar, dónde alojarte… ¡Toma nota!

Viajar sola a Berlín
En este post te hablamos sobre varias cosas para viajar sola a Berlín

¿Es seguro viajar sola a Berlín?

Si tu mayor duda para viajar sola a Berlín es la seguridad, puedes ir con total tranquilidad. Tal y como te contamos en nuestro post sobre la seguridad en Alemania, este país es de los más seguros del mundo, así que sí, es seguro viajar sola a Berlín. 

En 2016 hubo un atentado terrorista cuando un camión arrolló a varias personas en un mercadillo navideño dejando varios fallecidos. La alerta terrorista es elevada en toda Europa, pero es muy improbable que vayas a sufrir un ataque, así que que esto no te preocupe. A lo que sí debes estar atenta, igual que en el resto de ciudades turísticas, es a los carteristas, especialmente en el centro de la ciudad y en los transportes.


Cómo llegar a Berlín

El medio de transporte en el que llegues a Berlín dependerá sobre todo de tu tipo de viaje. Si vas a realizar una escapada solo a la capital, entonces probablemente llegues en avión. Si, por contra, tienes planeado viajar sola a Alemania durante más tiempo y recorriendo gran parte del país, será más probable que llegues en tren o autobús.

Llegar a Berlín en avión

En Berlín existen dos aeropuertos: Tegel y Schönefeld. El primero está quedándose algo anticuado y por ello la mayoría de los vuelos llegan ahora a Schönefeld. Tegel está algo más próximo a la ciudad, en la parte noroeste, mientras Schönefeld se encuentra en la zona sur.

A la hora de reservar tus vuelos, comprueba a cuál de los dos llega el avión para planear tu ruta hasta tu alojamiento, y no te olvides de revisar si la vuelta la realizarás desde el mismo aeropuerto o no. Si las compañías son distintas, puede que cada una opere desde un aeropuerto.

Aquí te dejamos el link a Skyscanner para que compares precios y puedas elegir la mejor opción. Si nunca has utilizado su web, te dejamos nuestro post acerca de cómo encontrar vuelos baratos. También puede que te interese conocer qué documentación necesitas para entrar en la Unión Europea.

Cómo ir de los aeropuertos de Berlín al centro de la ciudad

Como cada uno de los aeropuertos está en un lado diferente de la ciudad, aquí te dejamos las indicaciones para llegar desde cada uno de ellos al centro de Berlín.

Desde Tegel puedes tomar la línea de autobús TXL, que es el bus exprés al aeropuerto y pasa por la Puerta de Brandenburgo o Alexanderplatz. Si necesitas ir a la zona de la Kurfürstendamm, entonces puedes tomar los autobuses X9 o 109. En cualquier caso el trayecto te costará 2,80€ (zonas AB).

Desde Schönefeld la cosa se complica algo más porque está más lejos. Si vas a quedarte en la zona sur de la ciudad, puedes tomar los autobuses X7, 171 y N7 (nocturno) hasta Rudow, donde enlazar con la red de metro. En caso de ir a cualquier otro lugar de la ciudad, lo mejor es tomar los trenes.

La estación está fuera del aeropuerto, a unos 5 minutos caminando hacia la izquierda de la puerta (lo verás indicado). En este caso puedes tomar el tren local S9 (S-Bahn) o los trenes regionales RE7 y RB14, que llegan hasta Alexanderplatz y la estación central de trenes de Berlín (Berlin Hauptbanhof).

Llegar a Berlín en tren

Si estás viajando por Alemania en tren, lo más probable es que llegues a Berlín a las estaciones de Alexanderplatz o Hauptbanhof (estación central). Están ubicadas en el centro de la ciudad, así que es bastante conveniente moverse en este medio de transporte. Lo malo, eso sí, es el precio, ya que los trenes de alta velocidad son caros. Para comprar tu billete, mira la web de Deutsche Bahn. En las estaciones suele haber taquilla, pero los operarios no suelen ser muy amigables y además te cobran un extra de gestión.

Llegar a Berlín en autobús

La manera más económica de moverte por Alemania y el centro de Europa es con los autobuses de Flixbus. Tienen tarifas desde 4,99€ y puedes llegar a Berlín desde ciudades como Hamburgo o Dresde en 3 horas.

La estación de Berlín se llama Zentraler Omnibusbahnhof Berlin (estación central de autobuses de Berlín) y se encuentra junto al recinto ferial. Hay dos paradas de autobuses urbanos (Masurenallee/ZOB y Messedamm/ZOB) desde las que tomar líneas que te acerquen a otros lugares de la ciudad. También cerca está la estación de S-Bahn (sería como el Cercanías) de Messe Nord/ICC (Witzleben).



Cómo moverte por Berlín

Es probable que estés hecha un lío con los transportes que tienes que tomar para llegar desde los aeropuertos o las estaciones al centro, así que vamos a intentar aclarar las dudas. Lo primero, aquí te dejamos el mapa de transportes de la ciudad. Todo lo que está entre Brandenburger Tor (Puerta de Brandenburgo) y Alexanderplatz es el centro de Berlín.

Mapa de transportes de Berlín
Éste es el mapa de transportes de Berlín. Fácil, ¿no? XD. Fuente berlin-airport.de

Como ves, la ciudad es enorme, hay autobuses, trenes (S-Bahn -local- y RE -regional-), tranvías y metro (U-Bahn) y el mapa puede no aclararte mucho, así que aquí va un tip para saber qué transportes tomar en cada momento: usar Google Maps. Su función de cómo llegar va muy bien en Berlín y te indicará en todo momento qué combinación es la más rápida para llegar a cualquier lugar usando tu ubicación. También puedes utilizar la web de S-Bahn (en inglés y alemán solamente).

Tickets y tarifas

En cuanto a las tarifas, existen muchísimos tickets. Los que pueden interesarte son los siguientes:

  • Kurzstrecke: válido solamente para moverte en desplazamientos cortos. Esto es hasta 3 estaciones de S-Bahn (tren local) y U-Bahn (metro) o hasta 6 estaciones de autobús urbano y tranvía. Cuesta 1,70€.
  • Einzelfahrausweis: ticket sencillo que te vale para utilizar en los diferentes transportes durante 2 horas. Cuesta 2,80€ para las zonas AB (por ejemplo, aeropuerto de Tegel) y 3,40€ para las zonas ABC (por ejemplo, aeropuerto de Schönefeld o Potsdam).
  • 4-Fahrten-Karte: si vas a moverte varias veces en transporte público puedes comprar este ticket que es el sencillo multiplicado por 4, es decir, te permitirá utilizar cualquier transporte con un máximo de dos horas 4 veces. Puede ser en días diferentes. Para las zonas AB cuesta 9 euros y para las zonas ABC, 13,20 euros.
  • Tageskarte: es un ticket que te vale para todo el día. Lo puedes usar todas las veces que quieras entre las 9 de la mañana y las 3 de la mañana del día siguiente. Para las zonas AB cuesta 7 euros y para las zonas ABC 7,70€.
  • 7-Tage-Karte: si planeas estar una semana, quizá te interese este ticket ya que es válido para 7 días consecutivos en todos los transportes de la ciudad. El precio para las zonas AB es de 30 euros y para las zonas ABC, 37,50€.

Verás que para entrar a los trenes no existen tornos ni barreras, pero recuerda comprar, validar y conservar siempre tu ticket al desplazarte en transporte público. Si viajas sin billete y te pilla un revisor te pondrán una multa.

Si vas a moverte mucho y visitar muchos museos y atracciones, puede que te interese hacerte con una Berlin Welcome Card. Es una tarjeta que incluye todos los transportes de la ciudad de manera gratuita e ilimitada, así como descuentos en museos y las principales atracciones turísticas de la ciudad. Para 2 días el precio de las zonas AB es de 20 euros y de las zonas ABC, de 23 euros. Puedes extenderla hasta 6 días (se incrementa el precio). Puedes reservarla aquí.

También tienes la posibilidad de utilizar el autobús turístico. Estos tienen una ruta fija por las principales atracciones turísticas de Berlín y llevan una audioguía con la que podrás escuchar la historia de la ciudad. El precio para un día es de 32 euros y para dos días de 36 euros. Puedes reservarlo aquí.

Autobús turístico Berlín
Los autobuses turísticos son una buena manera de recorrer lo principal si no tienes mucho tiempo

Qué ver en Berlín

Berlín es una ciudad con una historia reciente apasionante. Tanto la Segunda Guerra Mundial como la división de la ciudad provocada por el Muro de Berlín siguen muy presentes en la sociedad y gran parte de sus atractivos turísticos están relacionados con estos hechos.

Para llevarte una primera impresión de la ciudad, sumergirte en esta historia y situarte, te recomendamos hacer un free-tour el primer día. Berlín es una ciudad muy bohemia y moderna, así que podrás hacer tanto el clásico free-tour a pie como uno en bicicleta. ¡Seguro que esto no lo has visto en muchos sitios!


El Berlín de la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial ocurrió entre los años 1939 y 1945 y no puede entenderse sin el ascenso de Hitler al poder en Alemania. Por ello, uno de los lugares que más te recomendamos visitar en la capital alemana es el Berlin Story Bunker, un bunker real de la guerra donde se repasa la figura del dictador, cómo ascendió al poder, los ataques a los países vecinos, las atrocidades de la guerra… Es un museo imprescindible para entenderlo todo. La entrada cuesta 12€ (si tienes la Berlin Welcome Card te descuentan 3€).

Para seguir conociendo la historia nazi puedes acercarte hasta el Memorial del Holocausto Judío, cerca de la Puerta de Brandenburgo, donde los bloques de hormigón son un recuerdo que intenta que evitemos repetir aquella monstruosidad. Cuenta con un museo también, y junto a él, se sitúa el solar donde se situaba el búnker de Hitler.

Viajar sola a Berlín, monumento holocausto
Los días grises de Berlín acompañan a lugares como el Memorial del Holocausto

Cuando te acerques a ver lo que queda del Muro de Berlín, no dejes de entrar a la exposición gratuita «Topografía del Terror«. Ofrece una gran documentación sobre la Gestapo, la policía secreta del Estado, que tuvo aquí su edificio principal.

Por último, sin tener mucho que ver con Hitler, la Iglesia Rota (Kaiser-Wilhelm-Gedächtnis-Kirche) se ha convertido en un símbolo, pues quedó destrozada en el conflicto y se ha querido conservar así para recordarnos los horrores de la guerra.

El Berlín del muro

El fin de la Segunda Guerra Mundial tuvo como consecuencia el reparto de Berlín entre las potencias aliadas. Así, Berlín se dividió en 4 sectores: Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la URSS. Los aliados occidentales controlarían la parte occidental de la ciudad, mientras los rusos se quedarían con la oriental.

De las grandes diferencias económicas y culturales entre ambos bloques nació el muro, y es que muchos habitantes de la parte oriental no querían vivir en el régimen comunista de la URSS por lo que escapaban hacia la parte occidental. Así pues, la solución de la URSS fue levantar un muro de la noche a la mañana para evitar la pérdida de población (y por tanto, de poder), dejando atrapados en la parte oriental a miles de ciudadanos.

Es imprescindible acercarse a ver lo que queda del muro en la calle Niederkirchnerstraße, así como Checkpoint Charlie, uno de los puntos del muro por los que se permitía el paso de ciudadanos entre uno y otro lado de manera muy estricta.

Para conocer cómo se vivía en la República Democrática Alemana (lado soviético), lo mejor es visitar el Museo de la DDR, que reúne una gran colección de objetos de la época. También merece la pena viajar hasta la parte este de la ciudad y ver el mayor trazado del muro en pie lleno de graffitis y murales en pro de la paz y la convivencia (East Side Gallery). Junto a ellos, el Oberbaumbrücke, el puente más pintoresco de Berlín que evidentemente fue cortado durante toda esta época para evitar que los habitantes de la DDR pudieran escapar.

Viajar sola a Berlín, East Side Gallery
Uno de los murales más populares de la East Side Gallery. Tendrás que hacer cola si quieres una foto

Por último, señalar que el mayor icono de la ciudad, la Puerta de Brandenburgo, ha sido testigo de toda esta parte de la historia alemana y quedó muy dañada durante la Segunda Guerra Mundial. Con la construcción del muro quedó atrapada entre los sectores oriental y occidental y no fue hasta la reunificación alemana que se restauró y volvió a convertirse en el mayor monumento de la ciudad.

El Muro de Berlín cayó el 9 de noviembre de 1989. Este otoño se cumplirán apenas 30 años de este acontecimiento histórico y es increíble que hace tan poco tiempo un muro infranqueable dividiera la que hoy es una de las ciudades más modernas y libres del mundo. Sin duda, viajar sola a Berlín te hará reflexionar, y mucho, sobre el sinsentido de los conflictos políticos, las consecuencias de aquella Segunda Guerra Mundial y de todos los errores que seguimos cometiendo hoy día y que parecen indicar que estamos condenados a repetir los mismos errores del pasado.


Monumentos y edificios representativos

Conocer la Segunda Guerra Mundial y el Muro son muy importantes a la hora de entender Berlín, pero hay muchos otros monumentos que te encontrarás por las calles de Berlín y que también son iconos de la ciudad.

La Torre de la Televisión, en Alexanderplatz, es uno de esos iconos. Con sus 250 metros de altura es un increíble mirador sobre la ciudad. También un buen mirador, aunque con un carácter muy diferente, es el Parlamento alemán. La cúpula acristalada del Bundestag puede visitarse de manera gratuita previa solicitud. Una vez allí, te darán una audioguía en español para conocer la historia del edificio y reconocer todo lo que se ve desde allí arriba.

Viajar sola a Berlín, Bundestag
La cúpula del Bundestag se ha convertido en un buen lugar donde disfrutar del atardecer

Los edificios gemelos de Gendarmenmarkt son también muy famosos (y aquí se celebra uno de los mercadillos de Navidad más concurridos de la ciudad), así como la Catedral. A su lado, la Isla de los Museos, una pequeña isla en el río que cruza Berlín que está repleta de museos. Entre ellos, el museo de Pérgamo, con muchas ruinas de esta antigua ciudad que se sitúa en la hoy ciudad turca de Bergama. En nuestra «Guía para viajar sola a Izmir» te contamos cómo llegar para visitar la antigua Acrópolis si alguna vez visitas Turquía.

Berlin Pass

Si estás planeando visitar varias atracciones turísticas, quizá te interese comprar la Berlin Pass. Es una tarjeta que te incluye las entradas a numerosos museos, como el de la DDR, el Berlin Story Bunker o el de Pérgamo, la Catedral y tours por la ciudad a pie y en bici, además del transporte público.

Muchas veces no compensa pedir este tipo de tarjetas, pero en el caso de Berlín incluye muchísimas atracciones y el precio está muy bien, ya que el pase de 3 días cuesta 99€ y 123€ el que incluye transporte.

Dónde alojarte al viajar sola a Berlín

Como la mayoría de lugares a visitar están en el centro de la ciudad, te recomendamos que busques tu alojamiento por allí. Las mejores opciones son las inmediaciones de Alexanderplatz y la estación central de trenes, ya que te será fácil llegar hasta allí desde los aeropuertos (o llegarás directamente si vienes desde otros puntos de Alemania).

Te dejamos la página de Booking para que busques el alojamiento que más se adapte a tu tipo de viaje, aunque ya sabes que nosotras siempre recomendamos los hostels al viajar sola. Son un buen lugar para conocer gente y en Berlín puedes encontrar algunos a la última en decoración y servicios. Para que elijas bien, aquí te dejamos nuestra guía «Cómo elegir un hostel (y hacerlo bien)«.

¿Te hemos convencido con esta guía para viajar sola a Berlín? Faltan muchas cosas, lo sabemos, y es que hay un Berlín para cada persona. Si eres fiestera, hay decenas de clubs en los que bailar hasta el amanecer. Si te va más un estilo de vida saludable puedes recorrerte la ciudad en bicicleta y encontrar muchas actividades deportivas al aire libre, así como restaurantes veganos y vegetarianos. Para las amantes de la cultura, aquí hemos nombrado algunos museos, pero hay casi 200 repartidos por toda la ciudad. Así pues, tómate varios días para hacer ese viaje sola a Berlín. ¡Es una ciudad que te va a atrapar y a la que volverás porque no te la vas a acabar!

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Detrás de #QuieroViajarSola, Estela Gómez

Código ético: en este post hay algunos enlaces de afiliado de empresas en las que confiamos para realizar nuestros viajes. Cuando hagas una reserva a través de estos links, nos llevamos una pequeña comisión. En ningún caso tú vas a pagar de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad.

Deja un comentario

Cerrar menú

¿Nos lees desde México?

Dentro de poco llegará Bnext, una tarjeta ideal para viajar al extranjero y no pagar comisiones.

Haz clic en la imagen para informarte