Turismo rural en Girona: a solas con la naturaleza

Tras estos meses de pandemia está claro que necesitamos desconectar y para ello no hay nada mejor que volver a los orígenes. La naturaleza es siempre una gran aliada, y más en momentos en los que necesitamos poner en orden nuestros pensamientos y tomarnos un descanso. Por ello, hoy te propongo hacer turismo rural en Girona, una provincia que me encanta por su entorno natural y que he visitado en solitario en varias ocasiones. 

Turismo rural en Girona, naturaki
Girona es una provincia perfecta para hacer turismo rural. Fuente: Naturaki

Alojarte en casas rurales en Girona

La provincia de Girona lo tiene todo: mar, montaña, pueblos con encanto, buena gastronomía, rutas de senderismo, cultura… ¡y hasta volcanes! Por ello, es perfecta para hacer una escapada y disfrutar de lo que tiene que ofrecerte. 

Si eres una amante de la naturaleza como yo, seguro que te alegrará saber que hay muchas casas rurales de calidad por su territorio. En portales como Naturaki podrás encontrar antiguas masías con bonitos jardines y piscina, casas en mitad del campo decoradas a la última o pequeños apartamentos con vistas increíbles y todo lujo de detalles.

Gracias a su buscador, podrás filtrar las casas para encontrar aquellas que tengan lo que buscas y un tamaño adecuado para disfrutar de unos días en solitario. Gracias a que son el portal líder en Girona, encontrarás una buena variedad de casas en las diferentes comarcas de la provincia. 

Dónde ir de turismo rural en Girona

Aunque aún no he podido conocer todos los rincones de la provincia de Girona, gracias a los viajes que he hecho sola por allí puedo asegurarte que es un buen lugar para practicar turismo rural. Hay muchas zonas naturales en las que relajarte, olvidarte de las prisas de la ciudad y caminar con calma disfrutando del sonido de los pájaros o las olas del mar. A continuación te recomiendo aquellos lugares que he visitado.

Turismo rural en la Costa Brava

Una de mis zonas preferidas de Girona es la Costa Brava. A través de sus 214 kilómetros de costa puedes recorrer toda la orilla del mar desde Blanes hasta Portbou, en la frontera con Francia. Junto al mar, muchos pueblos bonitos, con historia, calas solitarias y rincones para ver preciosos atardeceres, y en el interior, lugares históricos que te hacen retroceder en el tiempo con sus callejuelas y casas de piedra. 

La Costa Brava se sitúa en tres comarcas: Alto Ampurdán, Bajo Ampurdán y La Selva. Todas ellas merecen una visita, aunque las que mejor conozco son el Bajo Ampurdán y La Selva, que son las que he visitado y te recomiendo al 100%.

Para disfrutar de ellas, lo mejor es reservar una casa rural no muy lejos del mar, para así poder hacer un recorrido tanto por los pueblos del interior como por los de la costa. Tossa y Lloret de Mar, Begur, Pals, Calella de Palafrugell… ¡Hay muchos destinos imperdibles!

Además, si te gusta caminar puedes recorrer parte de los Caminos de Ronda y el sendero GR-92 que atraviesa toda la costa. Los Caminos de Ronda eran vías de comunicación y vigilancia en el pasado y hoy en día son bonitos senderos pegados al mar desde los que acceder a las bonitas calas de la Costa Brava y contemplar la naturaleza que le da nombre.

Viajar sola a la Costa Brava, Caminos de ronda
La Costa Brava, con el mar, sus acantilados y sus calas, es un destino perfecto para viajar sola

Turismo rural en la Garrotxa

La otra zona de Girona que he visitado sola en dos ocasiones es la de la Garrotxa. En un primer viaje visité Girona ciudad y desde allí fui a conocer el pueblo medieval de Besalú. Mientras, en la segunda ocasión me quedé unos días en Olot para hacer senderismo por el Parque Natural de la Zona Volcánica.

Y es que sí, ¡en la Garrotxa hay volcanes! Se trata del único lugar de la Península Ibérica donde puedes encontrarlos y forman un paisaje de lo más curioso. Hay varios en el entorno de la comarca, aunque los más conocidos son el Croscat y el Santa Margarida, ideales para hacer senderismo en solitario. También por allí podrás visitar la famosa Fajeda d’en Jordá, un precioso hayedo que crece sobre antiguas coladas de lava volcánica.

Olot es la principal localidad de la zona y cuenta con todos los servicios, aunque no debes perderte pueblitos como Santa Pau o Castellfullit de la Roca. Por la comarca encontrarás varias casas rurales en mitad de la naturaleza, así que no dudes en elegir cualquiera de ellas para lograr descansar y sentir la paz que transmite este entorno único.

Viajar sola a La Garrotxa, fageda d'en Jordá
La Fageda d’en Jordá es uno de los principales atractivos de la Garrotxa

Como ves, hacer turismo rural en Girona es una maravilla. Hay paisajes muy bonitos, zonas para reconectar con la naturaleza olvidando por unos días los problemas y casas rurales espectaculares donde disfrutar al máximo de la escapada. Cualquier época del año es buena para visitar este rincón de Cataluña, así que apúntalo para un próximo viaje.

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Código ético: este post ha sido patrocinado por Naturaki.

Deja un comentario