Puede que nunca te hayas planteado viajar sola a Kars y, de hecho, puede que ni siquiera sepas que existe, pero estoy decidida a que eso cambie con este post. ¡Te presento una de las ciudades más remotas de Turquía!

Viajar sola a Kars, lago Çildir
Si te decides a viajar sola a Kars disfrutarás de maravillas como el lago Çildir

Kars se sitúa casi en la frontera con Armenia y no es muy habitual que se incluya en un itinerario por el país. Apenas hay turistas extranjeros y no hay mucha gente local que hable inglés, así que para viajar sola a Kars asegúrate de tener el traductor del móvil a mano. Es una ciudad muy diferente al resto de lugares de Turquía, al menos de las que conocemos más, como Estambul, la Capadocia, etc.

Se nota que está muy alejada de los recorridos turísticos y todo es mucho más lento, algo más caótico y que hay un menor desarrollo económico, aunque eso está empezando a cambiar por el Dogu Ekspresi.

El Dogu Ekspresi es un tren que se ha puesto muy de moda (tal y como te comentábamos en nuestro anterior post) gracias a Instagram. Éste recorre medio país desde Ankara a Kars en 24 horas y, claro, después de semejante paseo, ¿qué mejor que quedarse unos días en esta desconocida ciudad y descubrir sus secretos? Porque sí, aunque nunca hayas oído hablar de ella, Kars y sus alrededores poseen lugares que merece la pena conocer.


Qué ver y hacer en Kars

Visitar las ruinas de Ani

Ani es uno de esos lugares que tienen una energía especial. Hay algo en el ambiente que te envuelve y te indica que estás en un lugar importante. Y lo es. Hoy solo quedan sus ruinas, pero Ani fue una de las mayores ciudades de la Ruta de la Seda hace cientos de años. Fue el epicentro comercial, cultural y religioso de la zona, lo que ha sido reconocido en 2016 por la UNESCO al catalogarla como Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Aunque se sitúa en Turquía, lo cierto es que en su época de máximo esplendor pertenecía a Armenia, que está justo al otro lado del río que discurre en los alrededores, y por ello es un símbolo para los armenios. Hasta hace poco, debido a la fragilidad del patrimonio, había que pedir un permiso para visitarla, pero esto ya no es necesario.

Viajar sola a Kars, ruinas de Ani
Algunos de los edificios que aún se pueden visitar en Ani

Cómo llegar a las ruinas de Ani

Para llegar hasta Ani puedes tomar un taxi desde Kars o un tour de un día que te lleva a los lugares más emblemáticos de esta zona por 70 liras (pregunta en el hotel donde te estés quedando, probablemente lo puedas contratar allí). La entrada no está incluida en el tour y son 10 liras (euro y medio).

Al estar en plena frontera con Armenia debes tener en cuenta  varias cosas:

  • La frontera con Armenia está cerrada, así que ni se te ocurra acercarte a los puestos fronterizos o «pasarte de la raya».
  • Debes llevar el pasaporte contigo, ya que hay controles policiales en las rutas para comprobar la identidad de quien está por la zona.
  • ¡Ojo con internet! Desconecta los datos de tu teléfono móvil porque desde un rato antes de llegar a Ani detectará las compañías armenias y se conectará automáticamente a alguna de ellas. No querrás que te llegue un factura astronómica, ¿verdad?
  • Igual que tu teléfono detecta la señal armenia, hace el cambio horario automáticamente y puedes encontrarte de repente que es una hora más de la que debería ser.

Los tours te dejan dos horas para visitar por libre las ruinas de Ani. Si te lo tomas con calma y haces muchas fotos quizá sea muy justo, pero da para visitar sus iglesias y subir a las ruinas del castillo para tener una gran panorámica. No solo las ruinas merecen la pena; todo el entorno es una maravilla.

Caminar sobre el lago Çildir

En dirección norte, casi en la frontera con Georgia esta vez, se encuentra el lago Çildir. Antes de llegar a Ani no había oído hablar de él, así que cuando estábamos yendo para allá con el tour no sabía qué esperar. Estando en abril y yendo a visitar un lago, una puede pensar que será un lago, más o menos grande, quizá rodeado de montañas nevadas, porque así es el paisaje de Kars, quizá con algunos patos, pero al llegar me quedé con la boca abierta.

Desde la ventanilla iba buscando un manto de agua azul entre aquellas montañas nevadas, pero no lo vi. En su lugar me parecía como si estuviera viendo un salar, pues solo había una extensa superficie completamente blanca. ¡Era el lago completamente congelado!

Se sitúa a unos 2.000 metros de altitud y, al estar rodeado de montañas, suele nevar y hacer mucho frío. Por ello se congela y en invierno se utiliza para patinar o pasear en trineo porque la capa de hielo es tan gruesa que puedes caminar sobre él. Aunque lo vi congelado, lo cierto es que ya se empezaban a ver muestras de deshielo, así que no pude caminar. Aún así, el paisaje es espectacular.


Ver un atardecer desde el castillo

Uno de los atractivos que tiene la ciudad de Kars es su castillo. Se puede subir andando (aunque cuesta un poquito porque está muy empinado) y desde arriba hay una vista genial. No se ve el atardecer como tal, ya que la vista es hacia el este, pero verás cómo va cambiando la luz sobre la ciudad y, sobre todo, sobre los alrededores, con ese paisaje montañoso.

Asistir a un espectáculo de Kafkasya

¡La manera más divertida de poner fin a tu viaje sola a Kars! La Kafkasya es la danza del Cáucaso típica de los países de esta región. En mi caso, lo pude ver una noche de sábado en el Kale Cafe Restoran, en el centro. Allí puedes cenar o simplemente ir a tomar un té y disfrutar del espectáculo (30 liras espectáculo y tés, unos 5 euros al cambio). También pude disfrutar de música turca en vivo en los bares Baris Türkü y Sehir, tanto en viernes como en sábado noche. Es una ciudad remota, pero saben cómo divertirse.

Viajar sola a Kars, kafkasya
No sabía muy bien qué iba a ver ¡y me encantó el espectáculo!

Cómo llegar a Kars

Como te venía contando, mucha gente (sobre todo turcos) comienzan a conocer Kars por el tren Dogu Ekspresi, pero también se puede llegar en avión.

Llegar a Kars en tren

Los viajeros que viven la experiencia del Dogu Ekspresi suelen hacer el trayecto en sentido este, es decir, desde Ankara o Kayseri (Capadocia) hasta Kars. Debido al tiempo que toma el tren en recorrer toda esta distancia y a los horarios del mismo, es la opción preferida por la mayoría para poder disfrutar de los paisajes más espectaculares del recorrido durante el día. El tren también hace el recorrido inverso, pero se pasa por los paisajes más bonitos de noche, así que es mejor tomarlo en sentido Kars.

Mucha gente no solo llega a Kars en tren, sino que también hace el recorrido de vuelta. Si estás pensando en ello, evalúa si te merece la pena el tiempo (cada recorrido son 24 horas).


Llegar a Kars en avión

Otra manera de llegar a Kars (o irse de allí) es tomando el avión. Te recomiendo mucho tomar el avión en uno de los trayectos, no solo porque los vuelos internos son baratos y es la opción más rápida, sino porque desde el avión se ven unos paisajes increíbles en invierno y primavera cuando las montañas están nevadas.

Existen vuelos directos desde y hacia Estambul, Ankara e Izmir, ideal para hacer un recorrido por varios lugares del país. De este modo puedes tomar el Dogu Ekspresi hasta Kars y desde allí tomar el avión hasta tu siguiente destino, o, en caso de hacerlo al revés, volar a Kars y tomar desde allí el tren hacia Kayseri o Ankara (aunque, como te decimos, es mejor viajar hacia Kars).

Para ir al centro de Kars desde el aeropuerto o viceversa existe un dolmus (un minibús) que cuesta apenas 5 liras (no llega a 1 euro). No sé cuáles son los horarios ni las paradas exactas, aunque pasa por todas las agencias de viaje para ver si hay viajeros. Lo mejor es que preguntes en tu hotel cómo ir al aeropuerto, o si estás en el aeropuerto, preguntar por el dolmus o tomar un taxi si lo ves muy mal. No será muy caro porque está cerca y la ciudad no es muy grande.

Por si te sirve de ayuda, yo lo tomé en el cruce entre las calles Kazim Karabekir y Faikbey una mañana de domingo a las 07:45 (se suponía que salía a las 07:15) y llegué a tiempo para facturar y tomar el vuelo a Estambul de las 09 de la mañana. El trayecto dura apenas 15 minutos y el aeropuerto es muy pequeño, así que no hace falta estar con mucha antelación, aunque ten en cuenta que para entrar al aeropuerto deberás pasar un control de seguridad (además del control de seguridad de antes de subir al avión).

Dónde alojarse en Kars

Kars no es una ciudad muy turística. El turismo apenas está comenzando a desarrollarse y por supuesto en materia de alojamientos no hay mucho donde elegir, al menos en un rango de precios económicos. No busques hostels, porque no los hay.

Yo me quedé en el Hotel Kent Ani, que dentro de las opciones más baratas era el que más me convencía, y la verdad es que está bastante bien. Se ve bastante nuevo, la limpieza es correcta, tiene wifi, está cerca del centro de la ciudad y de la estación de tren y el dueño te ayuda en todo lo que puede, incluso me acompañó a donde se toma el dolmus para el aeropuerto, cosa que se agradece cuando nadie habla inglés. Cuesta unos 16 euros por noche con desayuno y la verdad es que por el precio no se le puede pedir más.

Te aconsejo que te quedes dos noches en Kars. La primera, porque el día del tren llegarás de tarde-noche, y la segunda, para que te dé tiempo de hacer el tour y salir a tomar algo.

Espero que te hayan entrado ganas de viajar sola a Kars y conocer todo lo que ofrece, más allá de vivir la experiencia del Dogu Ekspresi. Para terminar de convencerte, aquí te dejo las stories. A mi es un destino que me conquistó, no solo por el tren, las ruinas de Ani o la belleza del lago Çildir, sino por la gente que conocí allí.

Ya desde el tren comencé a conocer a otros viajeros que iban solos hacia Kars y durante el tour a Ani y Çildir el grupo, aunque no nos conocíamos de nada y muchos no nos podíamos comunicar por el idioma, se sintió como una piña, quizá por aquello de ser unos intrépidos que se atreven a llegar hasta este lugar tan remoto. La noche del sábado nos fuimos todos de cena y a ver el espectáculo de Kafkasya y lo pasamos muy bien. Así que ¡un aplauso por esos destinos desconocidos que nos dan muchísimo más de lo que podemos llegar a imaginar!

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Detrás de #QuieroViajarSola, Estela Gómez

Código ético: en este post hemos incluido enlaces de afiliados de empresas en las que confiamos para realizar nuestros viajes. Esto significa que, al hacer una reserva a través de estos links, nos llevamos una comisión. En ningún caso tú vas a pagar de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad.

Deja un comentario

Cerrar menú

¿Viajas sola?

Te presentamos La comunidad de #QuieroViajarSola, donde compartir dudas y experiencias de viaje y contactar con otras viajeras de todo el mundo.

¡Únete!