Sé lo que estás sintiendo. Cuando dijiste que ibas a viajar sola por Colombia no hubo nadie que se alegrara: “¿Estás loca? ¡Te van a robar! ¡A secuestrar! ¿A qué quieres ir por allá?”. Pero tranquila, Colombia tiene mucho para ofrecer, más allá de las series de Narcos que abundan en el mundo del espectáculo.

Seguro te habrán advertido de todos los crímenes inimaginables que podrías padecer si te arriesgas a viajar sola por Colombia, aunque -claro- siempre viniendo de gente que solo viaja a través de las noticias.

Sé que estás pensándolo unas tres o cuatro, o hasta cinco veces antes de decidirte a viajar sola por Colombia. La mala propaganda no ayuda y, acá entre nosotros, odiamos que siempre nos mencionen a los criminales más famosos cuando vamos fuera.

¡Pues prepárate para revolcar todos esos estereotipos! Cuando vayas a Colombia, te darás cuenta de cómo nos sentimos respecto a todo lo que se dice en el extranjero, y podrás juzgar, con tus propios ojos, si es realmente justa esa imagen del país.

Viajar sola por Colombia, Barichara
De lo mejor que descubrirás al viajar sola por Colombia es su diversidad. Foto: Paula Carrillo

¿Por qué ir a Colombia?

La diversidad de ecosistemas y, además, de rasgos culturales, te harán sentir que cambias radicalmente de lugar en cada nueva etapa de tu viaje. 

Paisajes variados

En nuestro territorio encontrarás grandes ciudades, pero también selvas (la amazónica, la selva del Pacífico), desiertos (La Tatacoa, La Guajira), playas como pocas (Islas del Rosario, San Andrés y Providencia), páramos de locura (Chingaza, Ocetá) e identidades tan diversas como la caribeña, la paisa, la andina, la llanera… ¡Hay para escoger!

Lo bueno del estigma – veamos el vaso medio lleno – es que Colombia aún no está en el radar del turismo mega-masivo, lo que hace que haya lugares casi vírgenes. Estos sitios te dejarán impresionada por su belleza.

La hospitalidad, lo mejor de Colombia

Otra razón de peso para viajar sola por Colombia es, definitivamente, su gente. En pocos países he notado una hospitalidad que esté al mismo nivel de la colombiana (y no es porque sea de aquí). Tal vez se pueda igualar a los saludos y sonrisas eternas de las zonas poco turísticas de Myanmar, o a los “no problem, my friend”, de Turquía

En Colombia los saludos, las sonrisas, los abrazos, los consejos de desconocidos… te harán sentir como en casa.

¿Qué tener en cuenta en cuanto a seguridad?

En Colombia, así como en muchos otros países de Latinoamérica, la seguridad, en general, depende de la zona por donde te muevas. Algo diferente es la seguridad en cuanto a tu integridad como mujer, de lo que hablaremos más abajo.

Viajar sola por Colombia, Monguí
No hace falta saber karate para viajar sola por Colombia. Foto: Paula Carrillo

Robos

Un barrio puede verse súper tranquilo y, justo al lado, tener la peor olla de la ciudad (llamamos olla a un lugar de expendio de drogas, prostitución, y crimen en general). 

¡No te asustes! Los colombianos sabemos por dónde movernos y por donde no, y hemos desarrollado una especie de sexto sentido al respecto. Esa capacidad, en resumidas cuentas, implica no caminar por calles solas. Sea de día o de noche, los lugares sin gente son más propicios para los robos.

Pregunta a los locales

Pregunta siempre a algún local si hay calles o zonas concretas de la ciudad que debas evitar. Por ejemplo, si vas al centro de Bogotá y al tradicional barrio de La Candelaria, la gente te dirá que te camines toda la carrera séptima hasta la Plaza de Bolívar, pero que no te emociones bajando más allá de la séptima, porque de la décima para abajo, el ambiente se pone pesado.

En general, los centros de las ciudades en Latinoamérica no son como los centros europeos. Es decir, sí hay muchos sitios históricos, pero es mejor visitarlos de día. Mantén los sentidos alerta y respeta el mandamiento colombiano que llama a “no dar papaya”. O sea, a no mostrar a posibles ladrones lo que llevas, no olvidar tu teléfono encima de la mesa de un restaurante, por ejemplo, en fin.

Guarda tu teléfono

Otro consejo de seguridad es que no saques el teléfono o equipos electrónicos por la calle. Los ladrones huelen a leguas este tipo de equipos y, realmente, es lo que más roban en grandes ciudades. Los atracadores suelen estar más ávidos de celulares que de dinero o joyas, así que mejor evitar. 

Es verdad, esa regla no la cumplen a rajatabla ni los propios colombianos. Los sacamos por momentos para contestar, pero guíate siempre por lo que veas en el lugar donde estés. En todo caso, si tienes un teléfono Iphone último modelo, por favor evita sacarlo, aunque veas a todo el mundo con el teléfono en la mano.

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Paula Carrillo 🌏 solo traveler (@viejaqueviaja) on

Estafas

La más común es, sin duda, cobrarte de más al notar que eres extranjera. Regatear es el mejor consejo para estos casos.

Los taxis también pueden darte vueltas innecesarias con tal de cobrarte más, o tener el taxímetro alterado para la misma función. También debes tener en cuenta que en Colombia, y sobre todo, en Bogotá, tomar un taxi en la calle no es lo más recomendado.

Las mujeres, sobre todo, preferimos pedirlos por medio de una aplicación (como Easy taxi, por ejemplo) que tenga a los conductores registrados, o si no, a través de Uber o Cabify. Lo más recomendable, en cualquier caso, es usar mapas offline, para que estés pendiente siempre de la ruta. 

Seguridad específica para viajar sola por Colombia

Las regiones de Colombia son muy diversas entre sí, así que el respeto a la integridad de la mujer difiere mucho de la zona por donde te estés moviendo. A mi parecer, los hombres costeños (costa Caribe) son los más coquetos hacia las desconocidas y, a veces, esa coquetería llega a ser irrespetuosa.

Las miradas revisándote el cuerpo de arriba abajo no son ni disimuladas y resultan incómodas. Aparte de los “¡Pssst! ¡Pssst!” y los piropos. Más allá de eso, te preguntarán por qué no tienes novio, marido o lo que sea, o por qué no viajas con él. Del resto no tienes de qué preocuparte aunque, nuevamente, evita las calles solas. No solo eso: también los treks sola y en lugares recónditos, donde la gente no pueda acudir fácilmente si pides ayuda (como una montaña muy alta, o una caminata en selva). 

Si en algún momento sientes miedo, ¡cuenta con la gente alrededor! Siempre habrá alguien que se preocupe por ti, te deje llamar de su teléfono, o se quede contigo mientras pasa alguien sospechoso.

Los colombianos exageramos mucho

En ese afán de protegerte, a veces los propios colombianos exageramos con las precauciones a los foráneos. En ese sentido, cree los consejos de los locales, por supuesto, pero también pregunta a otros viajeros que ya hayan ido por la zona adonde quieres ir.

Ten en cuenta que, en época de conflicto, los colombianos nos acostumbramos a no salir mucho de las ciudades y a conocer únicamente lo más turístico, como Cartagena. Así que, para muchos, ¡Colombia es una verdadera desconocida!

Espero no haber pecado por sobreprotectora (yo también) en este post. De todas maneras, viajar sola por Colombia es posible y, como dice el eslogan oficial de la imagen del país, “el riesgo es que te quieras quedar”.

Paula Carrillo

Soy la “vieja que viaja”, aunque no soy vieja (en mi país podemos llamar así a cualquier mujer, sin importar su edad). Tengo 32 años y hace dos dejé mi vida estable como periodista de televisión y agencias de prensa para viajar sola. Después de varios viajes sola, he vuelto a la ruta y llevo dos meses conociendo Turquía. No te pierdas mis tips de viaje y anécdotas (bautizadas como “novelas”) en mi blog Vieja que viaja.

Paula Carrillo

Código ético: en este post hay algunos enlaces de afiliado de empresas en las que confiamos para realizar nuestros viajes (vuelos, alojamiento, actividades…). Cuando hagas una reserva a través de estos links, nos llevamos una pequeña comisión. En ningún caso tú vas a pagar de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad.

Deja un comentario

Cerrar menú