Si quieres conocer la historia y cultura canadiense, te recomiendo viajar sola a Ottawa. Actualmente es la capital del país y, aunque no tiene tanta fama como Toronto, Vancouver, Quebec o Montreal, es una de las ciudades más bonitas e interesantes. ¡Toma nota de todo!

Qué hacer sola en Ottawa durante dos días

¿Por qué es tan interesante viajar sola a Ottawa? En primer lugar, porque tiene una historia fascinante. Segundo, porque siendo la capital alberga numerosos edificios oficiales y museos nacionales. Tercero, porque la naturaleza está perfectamente integrada en la ciudad y caminar por ella es un placer para la vista.

Estuve allí unas 48 horas en total, así que te voy a plantear un recorrido viendo lo mismo que vi yo en dos días para que puedas sacarle el máximo provecho a la ciudad.

Viajar sola a Ottawa
En este post encontrarás una mini guía para viajar sola a Ottawa

Día 1 en Ottawa

Te recomiendo dedicar el primer día de tu viaje sola a Ottawa a conocer tanto la historia de la ciudad como del país para poder ubicarte y saber de dónde viene todo lo que estás viendo y experimentando al viajar sola a Canadá.

Canal Rideau y Bytown Museum

¿Cómo se fundó Ottawa? La actual provincia de Ontario, donde se sitúa Ottawa, era parte de la colonia británica en Canadá a comienzos del siglo XIX. Los ingleses siempre temían un ataque de los estadounidenses y, como medida preventiva para poner a salvo sus rutas de comercio, decidieron crear un canal por el cual mover todas sus mercancías, alejándose así de los principales ríos, donde era más fácil ser atacados: el Canal Rideau.

Hoy en día el Canal Rideau es uno de los emblemas de la ciudad, y es que es uno de los pocos lugares Patrimonio de la Humanidad en Canadá. Además, también es un lugar de récord, y es que si lo visitas en invierno podrás esquiar sobre él porque ¡es la pista de patinaje sobre hielo más grande del mundo!

Aunque hoy sirva prácticamente solo para el turismo, en su momento fue una importante vía de comercio. Junto a esta gran obra de ingeniería diseñada por John By fue surgiendo un núcleo de población, que se llamó Bytown en su honor. ¿Cuándo pasó la ciudad a llamarse Ottawa? ¿Por qué fue seleccionada como capital de Canadá?

Si tienes curiosidad te recomiendo descubrirlo en el Bytown Museum. Cuesta apenas 2 dólares canadienses y está situado junto al Canal Rideau en el edificio más antiguo de toda la ciudad. ¡Para mi es un imprescindible de la ciudad!

Parlamento de Canadá

Tanto el Canal Rideau como el Bytown Museum se sitúan a los pies de Parliament Hill, la colina del Parlamento, así que, ya que estás por allí, te recomiendo continuar tu visita a Ottawa conociendo la Cámara de los Comunes. Los exteriores son impresionantes, pues el edificio es uno de los más representativos de todo el país con su gran torre.

Lamentablemente está en obras y la sede del Parlamento original no se puede visitar, pero sí podrás ver el lugar provisional donde se celebran las sesiones. Y te aviso: no te va a decepcionar. Literalmente se han llevado todo el mobiliario al edificio contiguo y lo han puesto en un patio con paredes antiguas de piedra preciosas.

La visita es gratuita y dura una media hora aproximadamente. Eso sí, solo hay tours en inglés y francés. Puedes reservar el horario que prefieras en la web del Parlamento, aunque no lo dejes para última hora porque se suelen agotar.

Parlamento de Canadá en Ottawa
¿Qué te parece el Parlamento provisional?

Senado de Canadá

Y ya que has conocido un poco mejor cómo funciona el Parlamento, ¿por qué no visitar también el Senado? Originalmente se encuentra en Parliament Hill, pero con las obras lo han trasladado a un edificio que antiguamente era una estación de tren. Está a unos minutos caminando del Parlamento, junto al Canal Rideau.

El Senado no impresiona tanto como el Parlamento, pero también tiene sus curiosidades, como las alfombras rojas, algunas con muchas hojas y otras sin decoración. Pista: tiene que ver con la importancia del lugar sobre el que se pisa 😉 . También es gratuito y hay que reservar la visita por internet. De igual modo, los tours son en inglés y francés y duran en torno a la media hora.

Consejo: ya sea al entrar o al salir, no dejes de acercarte al monumento de «The famous five» («Las cinco famosas»), dedicado a Emily Murphy, Irene Marryat Parlby, Nellie Mooney McClung, Louise Crummy McKinney y Henrietta Muir Edwards, quienes lucharon por la igualdad de género en la Constitución. Junto a él, una exposición de mujeres canadienses relevantes en diversos ámbitos. Girl power!

Major’s Hill Park

Frente al Senado verás un edificio enorme, que tiene un cierto aire a castillo. Es el Château Laurier, un hotel de lujo que, sin duda, ocupa un lugar privilegiado en la ciudad. Te recomiendo que lo bordees junto al Canal Rideau para llegar hasta uno de los espacios verdes más importantes de la capital canadiense: el Major’s Hill Park.

Además de ser un espacio perfecto para hacer un picnic (cuida tu comida de las ardillas), desde aquí tendrás unas vistas preciosas del Parlamento, el Canal Rideau y el río Ottawa (puedes comprobarlo en la primera foto del post). Si es otoño, los colores de los árboles lo harán incluso más bonito, así que prepara tu cámara.

Museo Canadiense de Historia

Después del momento relax en el parque, te sugiero cruzar el río Ottawa por el puente Alexandra. ¡Las vistas son increíbles! Además, sin darte cuenta estarás dejando la provincia de Ontario para visitar la de Quebec, y es que el río actúa de límite provincial. Una vez allí, ¡sorpresa! ¡Todo está en francés!

Ontario es de habla inglesa, mientras Quebec es de habla francesa. La razón se remonta a la época colonial, cuando los territorios estaban dominados por Inglaterra y Francia. Resulta curioso cómo caminando apenas 5 minutos puedes llegar a un lugar con una cultura diferente, y es que así de diversa es Canadá.

¿Y cuál es la razón para cruzar el río y adentrarte en territorio francófono? Visitar el Museo Canadiense de Historia, donde conocer mucho más sobre esa época colonial, pero también sobre los pueblos originarios que habitaban por todo Canadá antes de que llegasen los conquistadores. Si quieres entender Canadá y aprender cómo llegó a formarse, éste es tu lugar.

Sin duda es una visita muy interesante. Hay carteles explicativos en inglés y francés, aunque puedes descargarte su app y ver toda la información en castellano. La entrada son 20 dólares canadienses y debes tener en cuenta que cierra a las 5 de la tarde. Calcula al menos unas dos horas para visitarlo con cierta calma.

Viajar sola a Ottawa, Museo Canadiense de Historia
En este museo podrás conocer las raíces canadienses

Día 2 en Ottawa

Una vez que ya conozcas toda la historia de Ottawa, así como el pasado y el presente del país, es hora de profundizar en su cultura y estilo de vida.

National Gallery of Canada

¿Qué mejor manera de empezar el día que sumergiéndote entre la mejor colección de arte del país? Este museo tiene una impresionante colección de pinturas y esculturas de artistas canadienses que, a lo largo de los años, han ido representando los preciosos paisajes de Canadá, la forma de vida de su gente y las culturas indígenas que aún perviven en su territorio.

También posee varias salas con pintores extranjeros, como Claude Monet, Alberto Durero o Gustav Klimt, sin olvidar la gigantesca araña de la entrada, Mama, de Louise Bourgeois, presente también en otros museos de arte por todo el mundo. La entrada son 16 dólares canadienses y también abre hasta las 5.

Consejo: antes de irte a otro lugar, bordea el edificio en dirección al río. Llegarás a un pequeño parque con la estatua de Samuel de Champlain, navegador y explorador que recorrió y documentó los territorios de Francia en Canadá y fundó la ciudad de Quebec. Pues bien, desde allí tendrás una vista privilegiada sobre el Parlamento y el río Ottawa y te sentirás casi como una descubridora tú también.

Basílica Catedral de Notre Dame

La siguiente parada que te recomiendo está justo frente a la National Gallery. Aunque por fuera no llame demasiado la atención y parezca un poco sobria, debes entrar a visitar la Basílica Catedral de Notre Dame. La entrada es gratuita y te aseguro que te va a sorprender.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Quiero Viajar Sola (@quiero_viajarsola) on

Byward Market

¿Tienes hambre? Estás de suerte porque junto a la Catedral se ubica el barrio de Byward Market. Restaurantes de todo tipo, cafeterías, música en directo, pubs… Éste es el barrio más animado de la ciudad, especialmente cuando cae la noche.

Por el día, aunque no haya tanta gente como de noche ni tantos eventos, también puedes comer y tomar algo, o visitar su mercado, que es lo que da nombre al barrio y hace que sea lo que es. No es un mercado al uso (verduras, quesos, etc.), sino que en él encontrarás tiendas de artesanía y pequeños restaurantes de comida de diferentes partes del mundo a buenos precios.

Si hace bueno, no dudes en sentarte en las sillas de colores del exterior. ¡Son todo un símbolo canadiense! Además, en las calles aledañas, que son peatonales, también encontrarás más tiendas y puestos de comida. El más famoso probablemente sea Beaver Tails, el dulce típico de la ciudad, que consiste en una masa frita con forma de cola de castor, de ahí su nombre, con canela y lo que le quieras añadir por encima (chocolate, plátano…). ¡Un must al visitar Ottawa!

Consejo: Pásate por York Street, donde encontrarás algunos de los pubs más antiguos y las letras de Ottawa. ¡Muy instagrameables!

Río Rideau

Por último, si quieres explorar una zona un poco más alejada del centro, sin tanto turista y más en contacto con la naturaleza, caminando unos minutos desde Byward Market llegarás hasta el río Rideau.

Es un lugar muy agradable para pasear, ya que hay varios parques a orillas del río con senderos y varias islas a las que se llega cruzando unos preciosos puentes blancos de metal, los Minto Bridges. La zona está especialmente bonita en otoño e incluso puedes ver una pequeña cascada, Rideau Falls, que es la que se forma cuando el río Rideau desemboca en el río Ottawa.

Cómo llegar a Ottawa

Siendo la capital de Canadá, lógicamente Ottawa está perfectamente conectada con otras ciudades canadienses y el extranjero. Puedes llegar a la ciudad fácilmente en avión, tren y autobús (y por supuesto también en coche, pero al viajar sola es mucho más caro).

Si viajas desde el extranjero, es raro que tu primer destino sea Ottawa. Lo más lógico sería ir a Toronto, porque además de ser una ciudad más conocida, suele haber más ofertas para volar hasta allí. Ahora bien, puede que te interese llegar a Ottawa en un vuelo interno si, por ejemplo, has visitado primero Vancouver. En cualquier caso, te recomiendo comparar los precios en tus fechas de viaje, ya que cada vuelo, aerolínea y agencia suele tener un precio diferente.

Si estás viajando por la zona este del país (Toronto, Quebec, Montreal) entonces lo mejor es moverte en tren o autobús. Son opciones más baratas que el avión y más responsables con el medioambiente. Hay bastantes frecuencias entre las principales ciudades y, si lo miras con antelación, puedes encontrar muy buenos precios. La compañía de tren es Via Rail, mientras que para moverte en autobús puedes hacerlo con Greyhound.

Cómo moverte por Ottawa

Toda Ottawa está perfectamente conectada por transporte público. La compañía se llama OC Transpo y tienen tanto autobuses de línea como metro. Para ver itinerarios y cómo ir de un lugar a otro tanto caminando como en transporte público puedes utilizar su página o app o Google Maps. Funcionan perfectamente y así evitarás perderte.

Para ir desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad puedes tomar el autobús 97. Dependiendo de la hora llegará directo hasta el centro o tendrás que hacer trasbordo en la estación de tren de Hurdam. Allí puedes tomar la línea 1 de metro en dirección Tunney’s Pasture.

En caso de llegar a Ottawa con Via Rail, lo harás a la estación de Tremblay. En este caso también debes tomar la línea 1 de metro hacia Tunney’s Pasture. Si llegas a la estación de autobuses, en las inmediaciones encontrarás los buses de las líneas 6 y 14.

El trayecto en la red OC Transpo cuesta 3,60 dólares canadienses. Existen pases por días con viajes ilimitados (1 día 10,75$), pero no te lo recomiendo porque creo que no es necesario utilizar el transporte público para tu visita a la ciudad más allá de trasladarte desde y hacia el aeropuerto o estación.

Si necesitas internet para consultar los horarios y rutas, te recomendamos hacerte con la SIM de Holafly para Canadá con datos ilimitados (tienes un 5% de descuento por leer #QuieroViajarSola -solo disponible en España por ahora).

Cómo es viajar sola a Ottawa

Como en el resto de Canadá, puedes viajar sola a Ottawa con total tranquilidad. Es la capital, pero aún así y teniendo más de un millón de habitantes, es muy manejable. Las cosas que ver que te reseño en este post están muy cerca unas de otras y se puede ir caminando perfectamente.

Las calles son, en general, seguras. Como en otras ciudades norteamericanas notarás que en las calles comerciales y estaciones principales hay mucha gente sin hogar (por ejemplo, en Rideau Street). Eso no significa que la zona sea peligrosa, aunque sí puede dar cierta sensación de inseguridad.

Ottawa no es uno de los destinos más conocidos fuera de Canadá, así que aquí no verás demasiados mochileros si éste es tu plan de viaje. Tampoco vi muchas otras mujeres viajando solas. Creo que la mayor parte de personas que viajan a Ottawa lo hacen en verano (yo la visité en otoño) y es un turismo más familiar, pero como digo, la ciudad es bonita y muy interesante, así que te animo a que la descubras. 

¿Necesitas más información? Aquí tienes las stories de Ottawa y, en caso de estar planificando un viaje por Canadá, aquí te dejo el resto de artículos para ayudarte a recorrer este país: 

Si buscas más inspiración, aquí tienes varios destinos donde viajar sola, y, cómo no, en caso de duda puedes dejar un comentario más abajo y desde #QuieroViajarSola te ayudaremos en la medida de lo posible ;). 

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Detrás de #QuieroViajarSola, Estela Gómez

Código ético: en este post hay algunos enlaces de afiliado de empresas en las que confiamos para realizar nuestros viajes (vuelos, alojamiento, actividades…). Cuando hagas una reserva a través de estos links, nos llevamos una pequeña comisión. En ningún caso tú vas a pagar de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad.

Deja un comentario

Cerrar menú

Encuentra lo que necesitas

Toda la información por destinos