Si te entran miles de dudas y miedos al pensar en viajar sola, este post es para ti. Vamos a darte 10 buenas razones para viajar sola y esperamos no solo inspirarte, sino también quitarte los miedos y hacer que te lances a probar una de las experiencias más enriquecedoras que existen en la vida. ¿Preparada?

Razones para viajar sola
Te damos 10 razones para viajar sola y cambiar tu vida

1. Hay miles de cosas por descubrir

Cuando viajas sola, todo lo que te rodea, todo lo que te pasa y todas las personas que conoces son una fuente de conocimiento, aunque en un primer momento no te percates de ello. Al viajar, especialmente en viajes a culturas completamente distintas, cualquier cosa está por descubrir. Más allá de visitar los lugares turísticos y por los que en muchas ocasiones has elegido ese destino, notarás cómo se comporta la gente en ese lugar, cómo habla, cómo funciona su sociedad, qué hábitos y costumbres tienen, qué horarios… Y hablando con ellos y con otros viajeros de otras partes del mundo escucharás mil historias que te mostrarán algo nuevo y que recordarás para siempre.

Además, harás muchísimas cosas por primera vez. Puede que nunca hayas ido sola a un restaurante, que nunca hayas practicado yoga, surf o buceo, que nunca hayas subido una montaña o que nunca hayas viajado en motocicleta. Aprovechando ese viaje sola tendrás la oportunidad de hacer muchísimas actividades y vivir experiencias que quizá nunca se te habían pasado por la cabeza, pero ¿por qué no hacerlas? Se trata de explorar, de probar, de sentir y de darte cuenta de qué te hace feliz.

2. Tu capacidad de observación se multiplicará

Pongamos que entre esas cosas que harás por primera vez está la de ir sola a cenar. En lugar de imaginarte aburrida por no tener nadie sentado enfrente o agobiada pensando lo que el resto de la gente puede estar opinando de ti, tomátelo como una gran oportunidad.

Cuando estás de viaje con amigos o en pareja sales a cenar y probablemente lo único que hagas es hablar de cosas relacionadas con tu vida diaria, no con el destino. Cuando estás sola esto no ocurre y puedes dedicar esa cena para algo más que para llenar la barriga: observar. Observa cómo se comporta la gente que tienes alrededor, si están en familia, con amigos, en pareja o solos, qué comen, cómo se relacionan entre ellos, sus modales o de qué hablan (si entiendes el idioma, claro).

Igual que en un restaurante, puedes observar cuando estás viajando en transporte público, paseando por una ciudad, cuando visitas un templo religioso… Si abres bien los ojos, podrás comprender muchísimas cosas del destino que estás visitando. Lo mejor de todo es que cuando adquieres ese hábito viajando, después puedes incorporarlo a tu vida diaria.

3. Tú decides

Una de las mejores razones para viajar sola es que vas a comenzar a decidir cosas por ti misma. Puede que no seas consciente, pero la mayor parte de las decisiones que tomamos a diario están influenciadas por otras personas que nos rodean. Estando sola tendrás un poder de decisión enorme.

¿Quieres quedarte todo el día en el hotel sin hacer nada? ¡Perfecto! ¿Te has propuesto madrugar para hacer unas fotos preciosas? ¡Adelante! ¿Sientes un cosquilleo que te dice que hagas una locura y compres un billete de avión a un destino que no estaba planificado en ese viaje? ¡Por qué no!

Todo es posible porque tú, y solo tú, decides lo que quieres hacer en cada momento del viaje.

Razones para viajar sola
Viajando sola tú decides lo que hacer en todo momento

4. No habrá problema que se te resista

Uno de los grandes miedos de muchas mujeres a la hora de viajar solas es que les pase algo y no tener alguien conocido cerca, como pueda ser un familiar o un amigo. Y es que si te surge un problema, no te queda más remedio que enfrentarlo sin tus círculos cercanos.

Ahora bien, ¡que no cunda el pánico! Al final, tener que resolver tus propios problemas no es más que un valioso aprendizaje. Descubrirás qué error has cometido, cómo te has sentido en ese momento, cuál ha sido tu reacción, cuánto tiempo has tardado en encontrar una solución, cómo la has planteado o aplicado y si ha funcionado, quiénes te han ayudado…

Por ejemplo, puede que te roben el bolso con toda tu documentación y dinero por haberte distraido, que te quedes sin dinero en una zona no muy civilizada porque no has hecho previsión de la cantidad que te ibas a gastar, que hayas tomado por error el tren que no era y te lleve a un lugar completamente opuesto al que necesitabas ir, o que tengas un percance y te toque pagar una suma muy elevada de dinero (que no tienes) por no haberte hecho un seguro. Estamos seguras de que en éstas y cualquier otra situación en la que se te presente un problema te vas a volver muchísimo más resolutiva y en un futuro sabrás plantarle cara a todo tipo de inconvenientes, ya sea sola o acompañada.

5. Viajando sola nunca estás sola

Al hilo del punto anterior, ¿tener que resolver un problema sin tus amigos o familia significa que vas a estar sola frente a la adversidad? Rotundamente no. Puede ocurrir que nos pase algo y no haya nadie en kilómetros a la redonda que venga a socorrernos, pero siendo realistas, esto suele ser una situación muy extrema. Lo habitual es que, si te pasa algo (te roban, te rompes una pierna, te quedas sin dinero…) cualquier persona va a ofrecerte su ayuda. Hay mucha más gente buena que mala ahí fuera que está dispuesta a llevarte a un hospital, a una comisaria, ofrecerte comida o su propia casa para ayudarte en caso de necesidad.

Vas a descubrir que la gente se va a preocupar por ti. Cuando alguien ve a una mujer sola automáticamente lo asocia a debilidad (en fin, es lo que la sociedad nos ha vendido siempre) y acude a ayudarla, ya sea para mostrarle en el mapa dónde está, para ofrecerle compañía o para llevarla a alguna parte.

6. Harás amigos de cualquier parte del mundo

Por viajar sola el mundo no se convierte en un desierto ni la gente desaparece. Igual que siempre habrá alguien que te ayude con algún problema, podrás conocer gente y hacer amigos en cualquier parte. Lo más fácil es alojarte en hostels y apuntarte a tours y excursiones, porque te dará la oportunidad de hablar con gente afín a ti. A algunos solo les verás un rato, con otros puede que coincidas en varios lugares y habrá quien se convierta en compañero de ruta en el viaje y en un amigo para el resto de tu vida.

Además, una de las mejores cosas de viajar sola es que es más fácil que otras personas se acerquen a ti. Si alguien ve a dos o varias personas viajando juntas, muchas veces no habla con ellos por no interrumpir o inmiscuirse en los asuntos del grupo. Es como si se crease una barrera. Viajando sola esto no ocurre, al contrario; es como si lleváramos una invitación a la conversación escrita en la frente.

Y una cosa más: no tengas miedo de iniciar conversaciones con los locales. Ellos están encantados de conocer por qué les visitas y contarte cómo es su país. Es más, en muchas situaciones vas a tener que abrirte y hablar con ellos sí o sí, así que olvida aquello que te han repetido mil veces de no hablar con desconocidos.

7. No te vas a aburrir

Como en un viaje tienes mil cosas que aprender, un montón de experiencias nuevas que vivir, problemas por resolver y muchísima gente que conocer, créenos si te decimos que no te vas a aburrir.

Aunque en caso de que ocurra, por aquí te dejamos algunas ideas para combatir el aburrimiento en un viaje: lee un libro (o varios), escribe un diario, escucha música, ve series en Netflix, sal a pasear, haz Skype con los tuyos, sube tus fotos a Instagram, apúntate a las actividades del hostel, pídele a alguien que te enseñe a tocar la guitarra, el ukelele o cualquier disciplina artística que se le dé bien, practica deporte… En definitiva, ¡hay mil maneras de llenar tu tiempo igual que lo harías en cualquier otro momento de tu vida!

Razones para viajar sola
¡Lee! Es una de las maneras más sabias de pasar el tiempo

8. Dirás adiós a los miedos

Muchas mujeres viajan solas para enfrentarse a sus miedos (estar solas, desenvolverse en otras culturas, hacer algo por primera vez…) y es una gran decisión. No hay mejor manera de probarte a ti misma que eres más fuerte que tus miedos que enfrentándote a ellos y superándolos.

No solo vas a dejar atrás tus miedos, sino que además comprenderás que muchos de ellos no tienen razón de ser. Por ejemplo, hay personas que tienen miedo de comer solas en un restaurante por el qué dirán, y cuando lo haces te das cuenta de que el resto de gente va a lo suyo, e incluso que hay muchas más personas también comiendo solas. Lo que una vez te pareció raro se convierte en algo normal y así es como se superan esas inseguridades, prejuicios y dudas que nos surgen ante tantas y tantas situaciones.

9. Tendrás momentos para la reflexión

¿Alguna vez te has parado a pensar en qué quieres hacer con tu vida? No nos referimos a ese momento de adolescente en el que tienes que elegir casi obligatoriamente qué estudios vas a hacer para encaminar tu carrera. Nos referimos a frenar en seco y reflexionar: ¿eres feliz? ¿Tu trabajo te llena? ¿Tienes la vida a nivel personal que realmente quieres?

Dentro de nuestra rutina es difícil tomarse tiempo para reflexionar sobre estas cuestiones. Vamos demasiado deprisa, tenemos horarios y citas que atender, compromisos sociales, distracciones constantes… Es casi imposible hacer una valoración de nuestra vida. Por eso, viajar sola es una gran oportunidad de tomar distancia con tu vida diaria y descubrir cómo te sientes acerca de ella.

Con todas las vivencias que vas a tener durante tu viaje, te aseguramos que te vas a dar cuenta de que no todo lo que tienes te hace feliz y en cuanto vuelvas vas a comenzar a cambiar esas cosas que no te están aportando lo que realmente necesitas.

10. Nunca antes habrás estado tan segura de ti misma

Y es que cuando viajas sola y aprendes a estar sola contigo misma, conocerte y decidir qué quieres tener o lograr personal y profesionalmente, te cambia radicalmente la vida.

Te darás cuenta de que puedes ser completamente independiente (y te encantará), de que puedes superar cualquier adversidad estando sola y de que tus límites debes ponértelos tú, no dejar que los demás te los impongan. Crecerás muchísimo personalmente y tu seguridad en ti misma aumentará hasta el infinito y más allá. Sentirás una libertad absoluta y estarás preparada para comerte el mundo. No desaproveches el momento y apuesta por ti, ¡podrás ser tu mejor yo y conseguir todo lo que te propongas!

Razones para viajar sola
La mejor de las razones para viajar sola es que no hay mayor satisfacción que saber qué quieres y que vas a conseguirlo

¿Necesitas más razones para viajar sola?

Con esta lista de razones para viajar sola esperamos haberte convencido para que te decidas a dar uno de los pasos más importantes de tu vida, pero si necesitas tener más información, recuerda que #QuieroViajarSola es una comunidad. Deja tu comentario con las dudas o inquietudes que tengas acerca de viajar sola o ve al grupo de Facebook para que otras mujeres viajeras puedan darte su consejo.

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Detrás de #QuieroViajarSola, Estela Gómez

Deja un comentario

Cerrar menú