Si vas a visitar Chile, deberías viajar sola a Valparaíso. Es la ciudad más colorida del país, llena de grafitis y murales. Eso la hace tener un ambiente muy joven y estar llena de viajeros que no se quieren perder uno de los destinos más alternativos de Sudamérica.

Viajar sola a Valparaíso
Te contamos cómo es viajar sola a Valparaíso

Cómo es Valparaíso

Llamada «Valpo» para abreviar (con cariño), es una de las ciudades más grandes de Chile. Tiene uno de los puertos más importantes del Pacífico Sur y varias universidades, además de ubicarse en el centro del país, cerca de Santiago, lo que hace que sea en sí un centro neurálgico del país.

Por su arquitectura singular de finales del siglo XIX, Valparaíso fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2003, pero además su entorno geográfico hace que sea un lugar muy pintoresco. Se sitúa en una bahía y rodeada de cerros, por lo que subir a ellos para contemplar las vistas es algo obligatorio que hacer en la ciudad. De noche es espectacular, pues según se va la luz del sol comienzan a encenderse las luces de las casas que suben por los cerros.

Valparaíso es un gran lugar donde pasar el fin de año, ya que el espectáculo de fuegos artificiales en la bahía es de los más vistosos del mundo, aunque por lo que se ha hecho más conocido es por sus grafitis. Poco a poco sus calles se han ido llenando de grandes y coloridos murales que son el reflejo de la situación social de la ciudad, de Chile y de América Latina en general, y grandes artistas grafiteros han dejado su huella y visión por todo el centro histórico.


Qué hacer en Valparaíso

Al planear un viaje a Valparaíso, lo mejor es dedicar 2 o 3 días para disfrutarla sin mucha prisa. Para situarte y conocer de primera mano mejor la ciudad, puedes hacer un free tour que te llevará por lo más característico. Después, ya puedes entretenerte en callejear y poder hacer todo lo que te recomendamos a continuación.

Descubrir su arte urbano

Da igual por donde camines. En cuanto te adentres en las calles de los cerros, empezarás a ver murales y colores por todas partes. Paredes, escaleras y hasta las puertas de los hostels se convierten en arte urbano, y es que la cultura grafitera ha calado muy hondo en Valparaíso desde hace décadas.

Artistas de renombre internacional han realizado aquí algunas de sus grandes obras. En un principio, los vecinos eran algo reacios, ya que creían que les daría mala imagen, pero se han dado cuenta pronto de que, en realidad, es todo un aliciente para los turistas y de que tienen auténticas obras de arte en la puerta de sus casas.

Los cerros Alegre y Concepción son probablemente los lugares donde más obras de arte urbano encontrarás. Entre las más famosas, la escalera de piano, We are happies, not hippies o la abuelita.

Viajar sola a Valparaíso
Algunos de los murales más representativos de Valparaíso

Subir a los ascensores y los cerros

Hay muchos cerros en Valparaíso, así que te hartarás de subir y bajar cuestas. Para hacer la vida más fácil, los habitantes de Valpo ya hace tiempo construyeron varios ascensores por toda la ciudad que, además de cumplir su función de evitarte subir el cerro a pie, son joyas de épocas pasadas.

Tienes que subir a todos los posibles, como el Reina Victoria, Artillería o Concepción. Cuentan con tarifas realmente baratas, ya que muchos de ellos cuestan apenas 100 pesos (unos 12 céntimos de euro), y los de los cerros Artillería y Concepción, 300 pesos. El ascensor Reina Victoria está integrado en el sistema de transportes de la ciudad, así que podrás subir utilizando la tarjeta si es que te haces con una para moverte por Valparaíso (y utilizar así sus famosos trolebuses, por ejemplo).

Recorrer los Paseos 21 de mayo, Yugoslavo y Atkinson

Una vez arriba de los cerros, las vistas son espectaculares. Existen muchos miradores, aunque sin duda los lugares que no te puedes perder son los 3 paseos más conocidos de la ciudad.

El Paseo 21 de mayo se encuentra en el cerro Artillería. Se sitúa a los pies del Museo Marítimo Nacional y se tienen vistas privilegiadas del puerto. También encontrarás allí un pequeño mercadillo donde poder comprar algún souvenir de tu viaje sola a Valparaíso.

El Paseo Atkinson, por su parte, está en el cerro Concepción. Su principal característica son sus casitas antiguas de colores que miran hacia la bahía. Por último, el Paseo Yugoslavo está en el cerro Alegre. Allí destaca el edificio del Museo de Bellas Artes, adquirido por Pascual Baburizza, de ascendencia yugoslava, que dio nombre tanto al palacio como al paseo.

Seguir los pasos de Neruda

El gran poeta Pablo Neruda encontró en Valparaíso un pequeño oasis más tranquilo que la bulliciosa Santiago. Allí construyó La Sebastiana, una de sus casas insignia que hoy puede visitarse para conocer un poco más a fondo a este Premio Nobel de Literatura (1971).

Por fuera llama la atención por sus formas, aunque es por dentro donde más sorprende. Allí se pueden ver objetos del poeta y comprender por qué le gustaba tanto este lugar: las vistas de la bahía son impresionantes. Si quieres profundizar en la vida de Neruda, existe un free tour para conocer no solo La Sebastiana, sino todo el barrio.

Casa La Sebastiana
La Sebastiana era la casa de Neruda en Valparaíso. Hoy es un museo al que tampoco le falta su mural

Visitar Viña del Mar, Reñaca y las dunas de Concón

Valparaíso no está sola junto a la bahía, sino que tiene unas vecinas que merece la pena visitar. En primer lugar, Viña del Mar, uno de los destinos más turísticos de playa de Chile. Allí se celebra cada año un certamen internacional de música, lo que ha hecho que el nombre de la ciudad suene por todo el mundo. Además de su costa, destaca el reloj de flores, que te da la bienvenida, o el peculiar castillo Wulff, construido sobre las rocas junto al mar.

Siguiendo la costa (puedes caminar perfectamente por la playa y carretera) llegarás a Reñaca. Aquí verás que la esencia es básicamente de apartamentos y resorts vacacionales, y no es de extrañar, pues las playas y el atardecer son muy bonitos. Junto a Reñaca, el campo de dunas de Concón, un lugar con dunas de arena de 30 metros de altura junto al mar que muchos utilizan para hacer sandboard (¡atrévete!).

El lugar, de primeras, impresiona, porque no te esperas ver de repente esas montañas de arena entre los edificios. Ahora bien, enseguida te darás cuenta de que es una pena ver cómo los edificios están tan cerca de las dunas. Si no existieran esos edificios residenciales, este lugar sería el paraíso.

Viajar sola a Valparaíso, Dunas de Concón
Al final se encuentran las Dunas de Concón, pero como ves los edificios «se las comen»

Cómo llegar a Valparaíso

Pese a ser una ciudad grande, Valparaíso no tiene aeropuerto. Por tanto, para llegar en avión, debes ir primero a Santiago de Chile y, de ahí, moverte en autobús o con un transfer. La opción más económica es evidentemente el autobús.

Turbus tiene dos servicios diarios que te llevan desde el aeropuerto de Santiago directamente hasta la terminal de autobuses de Valparaíso. El billete cuesta 6.000 pesos chilenos (7,6€) y el trayecto no llega a las dos horas. Los horarios de salida son a las 10:30 y las 14:30. En cuanto al trayecto inverso, de Valparaíso al aeropuerto de Santiago, existen 4 frecuencias: 05:20, 10:55, 14:10 y 22:10. También cuesta 6.000 pesos chilenos.

En caso de querer viajar desde la ciudad de Santiago porque ya estés allí, puedes ir a la terminal de Pajaritos y allí comprar tu billete. Hay varias empresas que cubren el trayecto (Turbus, Pullman) y sale cada poco tiempo, así que no tendrás problemas en conseguir plaza. El precio, entre 5.000 y 7.000 pesos chilenos, dependiendo de la compañía y el tipo de asiento.


Por qué viajar sola a Valparaíso

Valparaíso es una ciudad que se está reinventando a sí misma de forma continua. El movimiento del arte urbano ha logrado crear una mayor conciencia sobre los problemas sociales a la vez que atrae a miles de turistas cada año. Por eso, si tienes espíritu joven, da igual la edad, Valparaíso es para ti.

Si te apasiona la fotografía y/o Instagram, en Valparaíso tienes rincones y colores ideales para hacer(te) miles de instantáneas. Desde los murales más conocidos a los típicos ascensores, los trolebuses o las casitas antiguas, todo es instagrameable en Valpo.

A la vez, también es una ciudad que te hará reflexionar sobre la vida y sobre ti misma. ¿O acaso pensabas que los murales solo están para hacerte fotos delante de ellos? Muchos de ellos te parecerán graciosos e ingeniosos, y otros te harán plantearte, literalmente, tu plan de vida.

Viajar sola a Valparaíso, murales
Hay murales perfectos para Instagram y otros perfectos para cambiar conciencias

También te encontrarás allí con viajeros de todas las partes del mundo, así que probablemente vas a conocer a mucha gente con la que salir o simplemente intercambiar puntos de vista y experiencias. Hay muchos hostels repartidos por la ciudad, así que si quieres conocer gente, son tus mejores aliados. Por aquí te dejamos unas guías sobre cómo elegir un hostel y cómo conocer gente viajando sola.

Por todo ello, creemos que tienes que viajar sola a Valparaíso a la de ya. Realmente es un destino muy distinto a todos los demás en Chile. ¿Te ha quedado alguna duda? ¡Déjanos un comentario!

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Detrás de #QuieroViajarSola, Estela Gómez

Código ético: en este post existen enlaces de algunas empresas que son de afiliado, lo que significa que, si haces una reserva a través de ellos, nos llevamos una pequeña comisión. Tú no pagarás de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad. Si te los recomendamos es porque los hemos probado y los utilizamos en nuestros viajes 😉 .

Deja un comentario

Cerrar menú