Ciudad cargada de historia y de arte, necesitas al menos tres o cuatro días para conocer todos sus barrios. Tiene fama de insegura, pero exceptuando algunos lugares no lo es, y en este post te cuento qué es lo que no te puedes perder al viajar sola a Buenos Aires.

Viajar sola a Buenos Aires
Nuestra colaboradora Laura Palenque te cuenta sus imprescindibles que ver en Buenos Aires. Foto: Laura Palenque

Qué tener en cuenta al viajar sola a Buenos Aires

En mi caso, pasé cuatro días sola allí, moviéndome en metro (subte para ellos) o Uber, e incluso me lancé a conocer la vida nocturna. La sensación era la misma que en una ciudad europea.

La gente es amable y hospitalaria, siempre me ayudaron cuando pregunté en la calle o en cualquier tienda, y hablar el mismo idioma lo facilita todo. La gastronomía es uno de sus mayores atractivos, no puedes irte de Buenos Aires sin comer un asado y sin probar los alfajores, a poder ser el de dulce de leche.

Los principales monumentos turísticos merecen mucho la pena, pero para mi éstas son las cinco cosas que no te puedes perder.

San Telmo y su mercado de antigüedades

Domingo por la mañana, suena música en la calle y cuesta caminar entre la gente y la multitud de puestos callejeros que llenan el barrio de San Telmo. El mercado de antigüedades, situado en la calles colindantes a la Plaza Dorrego, invade este barrio que es el más añejo de la ciudad.

Sus calles llenas de grafitis y edificios antiguos acompañan a la muchedumbre que pierde su vista en las innumerables paradas ambulantes. Aquí se pueden encontrar auténticas reliquias: desde vinilos clásicos a cuberterías con más de 200 años; cerámicas, pinturas y diseños de autor, juguetes, ropa o libros de segunda mano y todo tipo de curiosidades. Andar y ver es un puro deleite para los sentidos y la música está presente en cada esquina.

Para cerrar una mañana de diez basta con adentrarse en el propio Mercado de San Telmo. Mi recomendación: el puesto con empanadas argentinas, rentable para el bolsillo y una delicia local para el paladar. Si tan sólo quieres tomarte un café o desayunar, no puedes perderte uno de los bares más antiguos y míticos: El Federal, fuera del mercado, pero a escasos metros.

Viajar sola a Buenos Aires
En el mercado de San Telmo hay música por todas partes. Foto: Laura Palenque

Palermo: el SOHO de Buenos Aires

Si hay un barrio de moda ese es Palermo Soho, situado a 15 minutos de metro del centro de Buenos Aires. No está masificado y es muy seguro. Es el lugar para alojarte si buscas algo a buen precio lejos del meollo turístico. Calles anchas con edificios de no más de dos plantas y un aire retro, es conocido por sus tiendas de diseñadores independientes y su oferta de restaurantes.

Eso sí, el barrio despierta a partir del mediodía, no vayas antes que estará todo cerrado, aunque la mejor hora es por la tarde/noche. La oferta de ocio se concentra alrededor del cruce entre las calles Luis Borges y Costa Rica. El fin de semana ponen un mercado en la Plaza Armenia y también alrededor de la Plaza Julio Cortázar.

Las Milongas: el verdadero tango callejero

La oferta de espectáculos de tango es infinita y en la mayoría de casos los precios son estratosféricos, pero si quieres vivir en directo y de cerca la cultura del tango tienes que ir a una Milonga. Son salas de baile que abren sus puertas al público a partir de las nueve de la noche y se llenan de auténticas fieras del tango.

La mayoría tienen bar incorporado, eso sí, hay que reservar mesa o ir pronto. La entrada a una Milonga cuesta alrededor de dos euros, cinco si quieres hacer la clase previa. Las hay por todo Buenos Aires, pero os recomiendo el “Salon Canning” en el barrio de Palermo. Me recibieron con los brazos abiertos, adaptaron la clase para una primeriza como yo y me hicieron sentir como en casa.

Viajar sola a Buenos Aires, milonga
Las milongas son los lugares más auténticos donde vivir la pasión del tango. Foto: Laura Palenque

El Ateneo: un teatro convertido en librería

Erguida sobre el antiguo teatro Grand Splendid en el barrio de Recoleta, la zona alta de la ciudad, la librería conserva la majestuosidad del que fue uno de los faros de la cultura porteña. Con casi 100 años de historia mantiene la decoración original y basta con alzar la vista para contemplar una de sus joyas: la cúpula decorada con los frescos originales.

Pero mi rincón favorito es el antiguo escenario con su cortina roja de terciopelo, hoy convertido en una cafetería con algunas de las butacas originales: es el refugio ideal para tomar un respiro en un ajetreado día como turista por la ciudad. Será inevitable entrar en el Ateneo y sentirse envuelto por su magia, seas o no, una amante de los libros.

Caminito: la calle más colorida de La Boca

La Boca es el barrio más variopinto de Buenos Aires. Situado a las afueras de la ciudad, se caracteriza por sus coloridas calles y por dar nombre a un equipo de fútbol, el Boca Juniors, y su hinchada, una de las más famosas del mundo. Caminito es la calle más llamativa y la puerta de entrada a este barrio que nació hace más de 500 años.

Los inmigrantes, principalmente italianos, que llegaron en busca de una oportunidad de trabajo en el puerto, construyeron sus casas con chapas y madera pintadas con los restos de pintura de los barcos. Así es como se convirtió en uno de los barrios más pintorescos de la ciudad.

Basta con una mañana para visitarlo y no se recomienda pasearse a partir de las 5 de la tarde, sigue siendo una zona pobre y especialmente peligrosa al anochecer. La pasión por el fútbol se plasma en cada rincón y puedes llegar andando hasta La Bombonera con un paseo de 20 minutos. Seas aficionada o no al fútbol, merece la pena visitar el estadio por dentro y conocer la historia del barrio y su pasión futbolera.

Viajar sola a Buenos Aires, Boca
Los colores son la seña de identidad del barrio de Boca. Foto: Laura Palenque

Espero que estos consejos te ayuden a viajar sola a Buenos Aires y disfrutar de esta ciudad tan vibrante. ¡Estoy segura de que te encantará!

Laura Palenque

Cazadora de emociones, adicta a descubrir lugares, culturas e historias, desde hace dos años viajo sola por placer. Periodista de profesión y aficionada a la fotografía, relato e inmortalizo lo mejor de mis viajes a través de Pluma Nómada

Laura Palenque
Código ético: en este post existen algunos enlaces de afiliado de empresas en las que confiamos para realizar nuestros viajes. Esto significa que, si haces una reserva a través de estos links, nos llevamos una pequeña comisión. En ningún caso tú vas a pagar de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Soy de Buenos Aires, lo único que diría es que es IMPOSIBLE conocer todos sus barrios en 3 o 4 días. Yo llevo toda mi vida allí y aún no los conozco a todos jaja.

    1. Hola Cecilia,
      suele pasar. Cuando vivimos en un lugar no lo conocemos; en cambio cuando viajamos lo queremos ver todo jeje.
      Un saludo y gracias por pasar por el blog 🙂

Deja un comentario

Cerrar menú