Izmir es una de las 81 provincias en las que se divide Turquía y alberga la tercera ciudad en población del país. Es uno de los territorios más variados, así que te proponemos viajar sola a Izmir para conocer no solo la capital, sino también otros lugares emblemáticos como Éfeso o Pérgamo y, por supuesto, ¡muchos otros destinos más desconocidos!

Viajar sola a Izmir
Te hemos preparado una guía para viajar sola a Izmir y su provincia para ver, por ejemplo, las ruinas de Pérgamo

Cómo llegar a Izmir

Como toda gran ciudad, Izmir está muy bien comunicada y puedes llegar a ella en avión, autobús, tren o por carretera.

Llegar en avión

Puedes llegar a Izmir en avión desde Estambul, Ankara o Antalya. Los precios de los vuelos internos en Turquía son muy económicos, así que, si tu plan no es visitar otros lugares intermedios, lo mejor es que vueles directamente hasta allí.

Para ir desde el aeropuerto hasta el centro puedes tomar el Izban, que es un tren que conecta casi toda la provincia. Puedes comprar una tarjeta de transporte en la misma estación, recargarla y utilizarla para moverte por toda la ciudad y la provincia.

Llegar por tierra

Si, por el contrario, vas a ir primero a otras ciudades como Çanakkale, Fethiye o Pamukkale, entonces te recomendamos viajar en autobús para disfrutar de los paisajes tan bonitos que tiene Turquía. Viajar en autobús es bastante cómodo, ya que las empresas cuentan con entretenimiento a bordo, wifi y servicio de cafetería. Además, los precios son muy buenos.

Lo malo de llegar a Izmir en autobús es que la estación está muy lejos del centro. Pregunta si la empresa tiene un shuttle hasta el centro de la ciudad, ya que en algunos casos sí tienen. En caso afirmativo, te llevarán hasta Basmane, que es donde se sitúa la estación de tren principal, cerca del centro de la ciudad. En caso negativo, está algo complicado porque habría que tomar varios transportes para llegar al centro o un taxi, que te costará unas 40 liras (unos 6 euros).

Si vas a llegar a Esmirna desde Pamukkale, por ejemplo, entonces puedes considerar el tren. Es el medio de transporte más barato y llegarás a Basmane, cerca del centro, aunque es algo más lento que el autobús.


Cómo moverte por Izmir (ciudad y provincia)

Para moverte por la ciudad de Izmir y toda la provincia existe una tarjeta de transporte que cuesta 7 liras y que es recargable. Cada vez que subes a un autobús, metro o tren te descuenta el importe, por lo que es muy conveniente. Sin esta tarjeta no se puede subir a los autobuses de línea (ESHOT) en ninguna parte de la provincia y en el caso del tren, aunque sí puedas tomarlo comprando un ticket de un viaje, éste te saldrá más caro, pues cuesta 11 liras el trayecto.

Para planificar tus viajes por la ciudad y provincia puedes ver los horarios de los trenes Izban aquí, del Metro aquí y de los autobuses ESHOT aquí.

Qué ver y hacer al viajar sola a Izmir

Pese a ser una ciudad muy grande, la ciudad en sí tiene pocos monumentos, aunque tiene bastante vida y eso hace que puedas entretenerte todo un día en recorrer sus calles.

Pasear por el paseo marítimo

Esmirna es una ciudad costera, así que el mar está muy presente en ella. Se sitúa en una bahía y para sacarle el mayor partido han construido un paseo marítimo por toda la línea de costa. Es un paseo muy agradable y con vistas, y por él verás a un montón de gente pescando. En la zona de Alsancak, no dudes en hacer una pausa y sentarte por un rato en el césped, especialmente al atardecer.

Subir al Asansör

Como se intuye de su nombre, se trata de un ascensor que conecta la parte de la costa con un barrio en lo alto de una colina. Fue construido en 1907 para salvar el desnivel y desde arriba se tiene una vista espectacular de la ciudad y la bahía.

Visitar el Ágora

Uno de los pueblos que ha pasado por Izmir es el romano, y el Ágora es el sitio arqueológico mejor conservado de la ciudad. Se cree que se construyó en el siglo II d.C. y fue el mayor ágora del imperio romano, lugar de encuentro para comerciantes y políticos.

Se situaba en la parte baja de la ciudad, bajo la mirada de la Acrópolis (que estaría donde se sitúan los restos del castillo). De los pórticos se conserva algo, pero sobre todo se conserva el piso subterráneo, dónde había una basílica, tiendas y almacenes. También allí se han encontrado pinturas de los siglos II y III, y los canales de agua que se conservan son los originales. La entrada cuesta 12 liras (2 euros) y hay carteles explicativos en inglés.

Viajar sola a Izmir, agora
Los pasajes subterráneos del ágora de Izmir están muy bien conservados

Ir de compras por los bazares

Ya sabes que en Turquía los bazares abundan, pero es que en el caso de Izmir el bazar es literalmente todo un barrio de la ciudad. Se llama Kemeralti y por todas las calles aledañas verás puestos que venden de todo: comida, joyas, ropa, juguetes, menaje, ferretería… Un lugar a visitar es Kizlaragasi, uno de los pocos edificios de la época otomana que se conservan en la ciudad.

Pasear por Konak

La plaza de Konak es el punto de encuentro de la ciudad, al lado del bazar. En la plaza destaca la Torre del Reloj (cuando visité Izmir estaba cerrado por obras, y creo que estarán hasta septiembre de 2019). Junto a él, una pequeña y bonita mezquita.

Dar una vuelta por Alsancak

El barrio con más vida de toda Izmir es Alsancak. Se sitúa al lado del puerto y de él destacan dos cosas. Por una parte, sus casas típicas con balcón, aunque muchas están muy descuidadas y cayéndose, lo que es una lástima. Por otra, el ambiente de bares y restaurantes que hay por aquí. Sin duda el lugar al que ir si quieres tomarte una cerveza, cenar algo a muy buen precio o tomarte una copa.


Qué ver en la provincia de Izmir

La ciudad de Izmir tiene algunos atractivos para pasar un día, pero es sin duda en los alrededores donde está lo mejor.

Éfeso (Selçuk)

Seguro que has oído hablar de las ruinas de Éfeso, ¿verdad? Y si no lo has hecho, te digo desde ya que querrás ponerlo en tu lista de lugares top. Es el lugar histórico más visitado del país y no es para menos, ya que posee lugares muy bien conservados, como su teatro, y otros reconstruidos que te harán transportarte a esa época, como la Biblioteca de Celso, el ágora o sus fuentes. 

Éfeso (o Ephesus) es uno de los mejores yacimientos arqueológicos no solo de Turquía, sino del mundo. Patrimonio de la Humanidad desde 2015. Llegó a ser la ciudad más poblada de Anatolia en tiempos del imperio romano, contando con 200.000 habitantes entre los años 100 y 200. Fue testigo de la visita de Cleopatra y Marco Antonio, que pasearon por sus calles, o de la muerte de San Juan o la Virgen María. 

La entrada cuesta 60 liras (unos 10 euros) y para llegar hasta las ruinas debes ir primero a Selçuk. Desde Izmir puedes tomar el Izban en Alsancak hasta Tepeköy y en esa estación cambiar de tren (de un andén a otro) por el que va a Selçuk. Si no tienes la tarjeta de transporte de Izmir, puedes comprar el billete en la estación. Cuesta 11 liras y te vale para todo el trayecto. Una vez en Selçuk, desde la estación de tren puedes caminar a la estación de autobuses donde tomar un dolmus (minibús) que te lleva al sitio arqueológico por 3,5 liras. Salen cada 20 minutos tanto para ir como para volver y tarda unos 10 minutos. 

Viajar sola a Izmir, Éfeso
La Biblioteca de Celso se ha convertido en una de las postales más famosas de Turquía

Pérgamo (Bergama)

Puede que las ruinas de Pérgamo sean menos conocidas que las de Éfeso, pero el conjunto arquitectónico que posee la hoy ciudad llamada Bergama es impresionante. Cuenta con 3 sitios arqueológicos, la Acrópolis de Pérgamo, Asklepeion y la Basílica Roja, además de numerosas mezquitas, bazares o el barrio griego.

La visita más impactante es, sin duda, la de la Acrópolis. Pese a que se dice que lo mejor de Pérgamo está en Berlín, pasear entre sus ruinas es toda una experiencia y una sorpresa. De lo mejor, su teatro en la ladera de la montaña, los restos del templo de Trajano justo sobre el teatro, o la Biblioteca, que fue la segunda en importancia en la Antigüedad por detrás de Alejandría y donde se inventó el pergamino. La entrada cuesta 35 liras y es posible acceder hasta ella en teleférico, ya que se sitúa en lo alto de una montaña.

No dejes tampoco de visitar Asklepeion, al otro lado de la ciudad. Se trata de las ruinas del hospital o lugar de sanación de enfermos por sus aguas termales. La entrada cuesta 30 liras. Por último, la Basílica Roja fue el mayor templo de la antigua Bergama, siendo hogar de los dioses egipcios, iglesia más tarde y, en parte, ahora mezquita.

Para ir a Bergama por tu cuenta, puedes tomar el tren en Alsancak hasta Aliaga y, allí, tomar el autobús ESHOT 835. Lo mejor es que previamente te hagas con la tarjeta de transporte porque la necesitarás para tomar los transportes hasta allí. Si no, el tren te costará 11 liras y en el autobús alguien tendrá que pasar su tarjeta por ti, porque los conductores no llevan cambio. 

Foça

Izmir cuenta con muchos kilómetros de costa en el mar Egeo y en ella hay algunos pueblos interesantes que están muy concurridos sobre todo en verano. Uno de ellos es Foça, donde destaca la muralla de su castillo y donde hay muchos restaurantes alrededor del puerto, lleno de barquitos.

Para ir a Foça puedes tomar un dolmus (minibús) desde la estación de autobuses de Izmir que cuesta 10 liras, y lo mismo para volver. Aquí te dejo los horarios de una de las compañias de dolmus que hace el trayecto.

Tire, Ödemis y Birgi

Hacia el este de Izmir hay algunos pueblos muy curiosos. Uno de ellos es Tire, donde sobrevive la cultura antigua que tiene su máxima expresión en el mercado que se celebra los martes. Para llegar hay que tomar un tren desde la estación de Basmane.

En esa zona también se encuentra Ödemis, donde destaca Birgi, Patrimonio de la Humanidad desde 1994 por su peculiar arquitectura. Para llegar también hay que tomar un tren desde Basmane, aunque es uno diferente al de Tire (no podrías ir de Tire a Ödemis directamente).


Dónde alojarte en Izmir

Esmirna es una ciudad muy grande, pero el centro de la ciudad tiene un aire de ciudad pequeña, es como si todo estuviera concentrado en una zona. Konak es el centro de la ciudad y en los alrededores hay muchos hoteles, pero más allá de la vida de los bazares, no hay mucho más.

Vista de Izmir desde el Asansör

Es mucho más animada la zona de Alsancak, con todo el parque frente al mar y la cantidad de terrazas y restaurantes que hay por todo el barrio. Es algo decadente pero a la vez bohemio, así que yo te recomendaría quedarte por aquí. Yo me alojé en el Rooster Hostel, un hostel pequeñito que lleva un turco que ha viajado por todo el mundo durante tres años.

Además, en Alsancak hay una estación de tren que te lleva a Aliaga (donde tomar el bus a Bergama), a Selçuk para ir a Éfeso (vas hasta Tepeköy y allí cambias de tren) y al aeropuerto de Esmirna.

Si vas a ir a Éfeso, puedes considerar quedarte una noche en Selçuk. Además de ver las ruinas de esta ciudad antigua, como te comentamos puedes ver su castillo, así que te puedes entretener un día entero. En caso de que tu plan sea después viajar sola a Pamukkale, te recomendamos mucho quedarte allí, en Selçuk, y tomar el tren desde allí para ir hasta Denizli (y de ahí a Pamukkale).

Esperamos que esta guía te ayude a planificarte para viajar sola a Izmir y su provincia. Es una de las regiones más completas de Turquía en la que pasar varios días junto al mar, la montaña, de compras o sumergiéndote en su historia. No te olvides de mirar nuestras stories de Izmir en Instagram y, si tienes dudas, puedes dejar tu comentario. Te recomendamos visitar también la página de turismo de Izmir y la provincia o pasarte por su oficina en Izmir.

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Detrás de #QuieroViajarSola, Estela Gómez

Código ético: en este post hay algunos enlaces de afiliado de empresas en las que confiamos para realizar nuestros viajes (como alojamiento o vuelos). Esto significa que, si haces una reserva a través de estos links, nos llevamos una pequeña comisión. En ningún caso tú vas a pagar de más y nosotras podemos seguir manteniendo esta comunidad.

Deja un comentario

Cerrar menú

¿Nos lees desde México?

Dentro de poco llegará Bnext, una tarjeta ideal para viajar al extranjero y no pagar comisiones.

Haz clic en la imagen para informarte