Durante el pasado encuentro ‘Mujeres que transforman el mundo’ celebrado en Segovia tuvimos la oportunidad de realizar una entrevista a Rosa María Calaf. Gran referente para todas las viajeras, si hay una corresponsal televisiva icónica en España, esa es ella. Hablamos de su carrera, sus viajes y su defensa del feminismo, algo en lo que se encuentra muy activa desde que dejó la televisión. ¡Esperamos que os inspire tanto como a nosotras!

Entrevista a Rosa María Calaf
Esperamos que disfrutes de esta entrevista a Rosa María Calaf. Foto: Rosa María Calaf (Salar de Uyuni, 2011)

¿Cómo nació tu pasión por los viajes y el periodismo?

Procedo afortunadamente de una familia muy viajera en una época en que la gente viajaba poco. Mi abuelo viajó a La India en 1902, recuerdo acompañarle a Barcelona donde tomaba el transatlántico a Nueva York… Esos recuerdos están ahí y en casa se hablaba mucho de viajes. Después, ya más mayor, empecé a pensar qué podría hacer que tuviera que ver con el exterior y el interior, e hice Derecho, antes que Periodismo, con la intención de hacer carrera diplomática.

Tuve la suerte también de que mi familia me envió a estudiar idiomas muy joven, primero francés a Francia con 14 años sola -insisto, sola, en aquella España represora de los años 50-, con 17 a Estados Unidos… Es decir, mi familia tenía mucha amplitud de miras, y siempre vi mi vida relacionada con el viaje de una manera u otra. Terminé Derecho pero ya estaba haciendo colaboraciones de radio y Radio Nacional me ofreció hacer un programa con las primeras unidades móviles que llegaron a España, así que llegué al periodismo por casualidad y desde entonces he podido hacer una profesión que me permitiera también vivir mi pasión.

¿En cuántos países has estado?

De corresponsal en EEUU, Rusia, Sudamérica, Roma, Viena, Hong Kong y Pekín, aunque en total he visitado 183 países.

Hiciste un viaje haciendo autostop hasta Suecia con 18 años. Más allá de que tu familia fuera muy abierta, ¿cómo reaccionó la gente a tu alrededor en aquella época?

Todos los amigos de mis padres pensaban que todo lo que yo hacía era poco frecuente y a mis tíos les parecía que mis padres me educaban fatal, pero el apoyo en casa fue total. Siempre cuento la anécdota de que cuando me marché a Bélgica a estudiar allí hice buenos amigos suecos y alemanes y decidimos irnos en autostop. Iba mandando postales, pero en algún momento mi madre ya decía ¿pero cuándo vuelves?, y mi padre le contestaba que no se preocupase, que estando por el norte de Suecia en algún momento se me iba a acabar el terreno y tendría que volver.

Hay dos viajes que han tenido mucho impacto en mi vida. Uno es éste, y el otro fue en los años 70, que me fui en coche desde Barcelona hasta Ciudad del Cabo y estuve 13 meses por África. Aquello me cambió mucho.

Entrevista a Rosa María Calaf
Con el alcalde de Lusaka, Zambia, en 1974. Foto: Rosa María Calaf

¿Qué has aprendido de los viajes? 

Muchísimo, he aprendido mucho. Una aprende de lo que es diferente. Te construyes como persona viendo otras culturas y otras realidades y valorando qué tienes tú y qué no. Creo que es fundamental darte cuenta de que no solo apendes de los demás, sino que aprendes de ti misma. Es una formación absolutamente completa y necesaria. Siempre digo que a los chavales hay que mandarlos de viaje, niñas y niños.

¿Has sentido alguna vez que tu vida corría peligro?

Profesionalmente sí. He estado en conflictos, guerras, me ha tocado cubrir catástrofes naturales, por ejemplo, terremotos y sus réplicas. En lo personal, sinceramente nunca he tenido un momento de pensar que estuviera en peligro real. Es verdad que lo preparo bien, pero siempre pienso que en general en la vida siempre he tenido un poco de suerte, y es verdad que he estado en situaciones complicadas, pero se han resuelto bien.

¿Crees que los medios tienen algo de culpa de que tengamos miedo de viajar?

Por supesto, porque vamos a ver, ¿cuánta gente está viajando en este momento y cuántas tienen un problema? Es como los aviones, ¿cuántos vuelan y cuántos se caen?

Hay una voluntad de crear una percepción del mundo de buenos y malos. Por supuesto, los malos siempre son los otros, así que lo que está fuera es peligroso y eso crea sociedades miedosas e inseguras, mucho más manipulables y dóciles.

¿Es más peligroso ser mujer y viajar sola que ser hombre y viajar solo?

Sí, pero también creo que es una cuestión de sentido común. El que sea más peligroso no quiere decir que no haya que hacerlo. Pasa no solo viajando, sino que siendo mujer siempre hay una dificultad añadida, ya sea en un trabajo o en un viaje. Hay que saber dónde estás, comprender el entorno, estar más alerta, ser más respetuosa con las culturas que te vas encontrando…

Entrevista a Rosa María Calaf
Rosa viajando por Indonesia en 2006. Foto: Rosa María Calaf

¿Crees que es necesario que las mujeres viajemos solas?

Sí, es una máxima que le digo a todas las mujeres. Te da un conocimiento de ti misma, de tus capacidades y limitaciones, y es bueno conocerse. Muchas veces me dicen qué valiente soy, pero igual que yo no me atrevería a hacer cosas que otras mujeres hacen. Por ejemplo nunca me he atrevido a tener hijos porque creo que es una responsabilidad que soy incapaz de asumir.

Aunque ya no estés en la tele, sigues viajando…

No paro, todos los años hago 3 o 4 meses de viajes. Hago dos viajes con mi compañero, que tenemos un todoterreno de expedición muy equipado. Hacemos un viaje más difícil (Mongolia, Guinea Bisau, Sudán, Etiopía…) y luego hacemos otro de país o región europea (Sicilia, Grecia, Escocia, Noruega…), pero todo sin planificar, vamos improvisando sin nada reservado, a la aventura. 

Entrevista a Rosa María Calaf
Rosa en Mongolia en 2013. Foto: Rosa María Calaf

Además de seguir viajando, estás muy activa en la lucha feminista

Por suerte volvemos a tener el feminismo en el debate, para lo bueno y lo malo. La gente se está dando cuenta de que simplemente estamos hablando de los derechos de la mitad de la población, pero al mismo tiempo hay la contrarevolución dañando al feminismo. Yo toda mi vida he sido feminista, ¿cómo no lo voy a ser? Estoy simplemente defendiendo mis derechos. Si a ti te parece justo que cobres diferente por el mismo trabajo, que no puedas salir sola, que tengas que tener miedo de que un hombre te ataque… ¿Cómo es posible que haya quien no entienda que hay que pelear por que eso no suceda? No hay ninguna razón para que la mitad de la población esté por encima de la otra por razón de género, como no la hay por razón de raza, religión, clase social ni nada.

Yo ya peleaba por esto cuando tenía 14 años y ahora estoy activa sobre todo porque hay que proteger lo que se ha ganado. Ganar derechos es muy difícil, pero perderlos es muy fácil. Cuando se instala en la sociedad la idea de que ya está todo conseguido, entonces es cuando se retrocede.

¿El feminismo está de moda?

Es otra ola más, pero hay que vigilar que no se convierta en una moda. Cuando se convierte en una moda lo que se hace en banalizarlo y fagocitarlo como sistema, como ocurrió con los hippies o mayo del 68. Todo eso se absorbió por la sociedad y se frenó en cuanto se frivolizó y se conviritó en una moda, así que hay que tener cuidado con eso.

¿Qué le dirías a una mujer que tiene miedo de viajar o de dedicarse a lo que quiere por el qué dirán?

Que se dé cuenta de que puede hacer lo que quiera. Que se dé cuenta de que a las niñas ya desde pequeñas se nos subestima y se nos enseña a subestimarnos. Los seres humanos tienen que confiar en que son capaces de hacer aquello que quieren hacer, y una vez lo sabes, debes prepararte para hacerlo y ser consciente de que requiere un esfuerzo. Que confíen, que se preparen y que no escuchen para nada a aquellos que quieran disminuir sus capacidades. Hay una frase que creo que era de Eleonor Roosevelt que decía que nadie te puede decir cómo tienes que vivir tu propia vida. Esa es la cuestión.

Muchas gracias por tu tiempo, Rosa.

Estela Gómez

Viajera, fundadora de #QuieroViajarSola y travel blogger en Viajes e ideas. En 2016 agarré una mochila y me fui de viaje sola por primera vez a recorrer Sudamérica durante 6 meses y, desde entonces, quiero que todas las mujeres viajen solas porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en la vida.

Detrás de #QuieroViajarSola, Estela Gómez

No te pierdas nuestra ponencia en TEDxMálaga

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Hola Estela,
    Que gran oportunidad, me encanta Rosa Maria Calaf. Recuerdo que de pequeña me llamaba la atención su seguridad, el color del pelo y los pendientes que llevaba, ¡siempre me gustaban todos! En unos años en la que la mayoría eran hombres, verla era recordar que sí había opción para las mujeres también.
    Felicidades por la entrevista. ¡Un abrazo!

    1. Gracias Maruxaina, la verdad es que fue un placer poder hablar un ratito con ella. Es pura sabiduría e inspiración. Todo un referente para todas las viajeras.
      ¡Un saludo viajero!

Deja un comentario

Cerrar menú

Encuentra lo que necesitas

Toda la información por destinos