• Tiempo de lectura:3 minuto(s) de lectura

Lo que más pesa en la mochila es lo que no te llevas, lo que dejas atrás; así sea cuando partas o cuando vuelvas.  

Cuando llega el momento tan anhelado de viajar, lo primero que metemos a la mochila es a nosotras mismas y, cuantas menos cosas materiales lleves, más lleno llevas el corazón. 

Sueños en el corazón, Roma
Viajar no es contar países, es aprender. Foto: Karina Juárez. Roma

Viajar es mucho más que subirte a un avión y llegar a un sitio desconocido; viajar es ver belleza en lo raro, perfección en el caos, valentía en el miedo, riqueza en la pobreza y luz en la oscuridad. 

No se trata de contar países porque al final es sólo un número sin importancia; por eso me aferro a contar historias, a coleccionar momentos y lo más importante, a APRENDER, porque viajar te enseña a romper barreras mentales, sobrepasar fronteras físicas y empatar ideales. 

Si quieres ser otra persona, viaja, navega en mares de dudas y océanos de miedos, cierra los ojos, abre tus alas y lánzate al vacío porque perderás el miedo a las alturas y aprenderás a volar alto. 

Y ahí he estado; lejos de mi  familia, de mis amigos, de mi país, lejos de todo, en lugares que al final he amado, que me han hecho crecer, que me han curado en muchas ocasiones el corazón roto y cambiaron mi  forma de ver la vida. Ahí he estado, sin saber lo que me  esperaba, lo mucho que me costaría, sin saber si iba a lograr sobrevivir en algunas ocasiones sola. Ahí  he estado, después de demoler mi castillo, perdiéndome en el camino, descifrando los besos rotos, los abrazos partidos por la mitad y sin zapatillas de cristal. 

sueños en el corazón, México
Viajar y volver. Foto: Karina Juárez. México

Y aquí estoy hoy, encerrada en cuarentena, desbordando nostalgia y viviendo el duelo cada vez que tengo que despedirme de esos lugares para volver a casa; esos lugares que me recuerdan que no importa quién seas, qué hagas o de dónde vengas, todos somos iguales, pero siempre van a quererte mucho si dices que eres mexicana. 

Aquí estoy hoy, escribiendo mis memorias después de cada viaje porque la vida se trata de soñar y hacer que otras personas sueñen. 

Aquí estoy hoy, recordando a los nuevos amigos, los que te regala el camino, esos que por alguna razón se cruzaron por la misma geografía de tu sueño, con los que tenemos algo en común; no vestimos ropa de marca, ni dormimos en hotel de 5 estrellas, nuestro mayor tesoro es ese atardecer o la noche del cielo estrellado, tal vez sea aquél imán para nuestra colección o la fotografía con la que regresaremos a casa y con la que podremos saber que somos muy afortunados porque estamos viviendo las experiencias más emocionales y emocionantes de la vida.

Estos son mis viajes, viajes de los que no se vuelve aunque creas que ya volviste porque el viaje es hacia adentro y el pasaje sin retorno. O tal vez ese es el verdadero viaje, el de vuelta.

Sigue leyendo relatos motivacionales en la sección Inspiración viajera.

Karina Juárez

Mexicana, mujer de alas no de jaulas, medio loca y aventurera que hoy quiere recorrer todos los caminos que llevan a Roma. Supongo que con los años se me irán acabando las palabras, la memoria y los recuerdos; por eso, en mi afán de descubrir que he hecho algo que valga la pena contar, escribo historias que a nadie le interesan.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Diana Alvarez

    Wow eres inspiración puro amor y vida..!!! 😊💜Dios te bendiga… a cumplir más viajes..!!! Y cuéntanos más de tus aventuras 🤗

Deja una respuesta